/ lunes 28 de agosto de 2023

Responsable del Frente Amplio por México

El ejercicio para seleccionar a la persona que coordinará al Frente Amplio por México está en fase final, con la participación de dos mujeres de amplia trayectoria, muy representativas en la vida pública nacional. Se trata de un proceso virtuoso, novedoso, que no tiene precedente en la historia política reciente de nuestro país, que involucra a la coalición opositora integrada por PAN, PRI y PRD y el apoyo de diversas organizaciones ciudadanas.

Hace apenas dos meses, la exigencia principal de analistas, académicos y diversos segmentos de la sociedad consistía en que la oposición actuara, en que los partidos políticos que no forman parte de la alianza gobernante salieran de su letargo y activaran mecanismos para equilibrar el juego conducido por el presidente de la república que, a costa de dividir al país y violentar todo lo que se oponga a sus intereses, construyó un pesado aparato político electoral que ha llevado a la cuarta transformación a ganar 23 gubernaturas con sus aliados, además de adelantar la sucesión presidencial e incumplir las normas electorales y diversos mandatos de las autoridades.

En un entorno convulso y polarizado, el mérito del FAM está en un hecho evidente: logró modificar el escenario político que hoy no es de un solo color, además de innovar con reglas más democráticas para seleccionar a una persona que, ya en el proceso electoral, asumirá la candidatura presidencial, no por decisión de las cúpulas partidarias ni por el tradicional dedazo, como ocurrirá en el oficialismo, sino como resultado de un procedimiento que abre una posibilidad para incorporar en nuestra legislación las elecciones primarias abiertas, tal y como ocurre en otros países.

Queda la recta final del ejercicio. Esta semana se aplicarán dos encuestas, una telefónica y otra domiciliaria que ponderadas al 30% y al 70%, respectivamente, significan el 50% de la calificación total. El domingo 3 de septiembre se llevará a cabo la consulta ciudadana, en la que podrán votar solo quienes se inscribieron en la plataforma, poco más de dos millones de personas; habrá centros de consulta en cada uno de los 300 distritos electorales federales, al menos dos, con mesas de participación integradas por los y las ciudadanas que voluntariamente recibirán las simpatías entre las 9:00 y las 17:00 hrs., para luego realizar los conteos.

Los resultados de la consulta significan el otro 50% de la calificación total. Después de las sumatorias por mesa, el Comité Organizador realizará las sumatorias nacionales y las ponderaciones para saber quién de las dos aspirantes coordinará la construcción del FAM, para dar a conocer los resultados en el transcurso de la noche.

El Comité organizador concluirá sus actividades con el anuncio de la persona ganadora. Lo que sigue, en mi opinión, es la integración de una agenda nacional que incluya un diagnóstico preciso de la densa problemática que vivimos, las propuestas específicas de solución y los mecanismos para implementar políticas públicas exigentes y acordes a la realidad del país.

Los partidos enfrentarán el reto de mantener y fortalecer su alianza con las organizaciones ciudadanas. Se trata de hacer del Frente Amplio por México un ejercicio auténtico y no simulado, de construir una candidatura fuerte y competitiva, con el respaldo social suficiente para enfrentar al aparato de la cuarta transformación que pondrá en juego lo que sea, cueste lo que cueste, para intentar mantenerse en el poder.

Profesor en UNAM, UP y UX. Especialista en materia electoral.

@MarcoBanos


El ejercicio para seleccionar a la persona que coordinará al Frente Amplio por México está en fase final, con la participación de dos mujeres de amplia trayectoria, muy representativas en la vida pública nacional. Se trata de un proceso virtuoso, novedoso, que no tiene precedente en la historia política reciente de nuestro país, que involucra a la coalición opositora integrada por PAN, PRI y PRD y el apoyo de diversas organizaciones ciudadanas.

Hace apenas dos meses, la exigencia principal de analistas, académicos y diversos segmentos de la sociedad consistía en que la oposición actuara, en que los partidos políticos que no forman parte de la alianza gobernante salieran de su letargo y activaran mecanismos para equilibrar el juego conducido por el presidente de la república que, a costa de dividir al país y violentar todo lo que se oponga a sus intereses, construyó un pesado aparato político electoral que ha llevado a la cuarta transformación a ganar 23 gubernaturas con sus aliados, además de adelantar la sucesión presidencial e incumplir las normas electorales y diversos mandatos de las autoridades.

En un entorno convulso y polarizado, el mérito del FAM está en un hecho evidente: logró modificar el escenario político que hoy no es de un solo color, además de innovar con reglas más democráticas para seleccionar a una persona que, ya en el proceso electoral, asumirá la candidatura presidencial, no por decisión de las cúpulas partidarias ni por el tradicional dedazo, como ocurrirá en el oficialismo, sino como resultado de un procedimiento que abre una posibilidad para incorporar en nuestra legislación las elecciones primarias abiertas, tal y como ocurre en otros países.

Queda la recta final del ejercicio. Esta semana se aplicarán dos encuestas, una telefónica y otra domiciliaria que ponderadas al 30% y al 70%, respectivamente, significan el 50% de la calificación total. El domingo 3 de septiembre se llevará a cabo la consulta ciudadana, en la que podrán votar solo quienes se inscribieron en la plataforma, poco más de dos millones de personas; habrá centros de consulta en cada uno de los 300 distritos electorales federales, al menos dos, con mesas de participación integradas por los y las ciudadanas que voluntariamente recibirán las simpatías entre las 9:00 y las 17:00 hrs., para luego realizar los conteos.

Los resultados de la consulta significan el otro 50% de la calificación total. Después de las sumatorias por mesa, el Comité Organizador realizará las sumatorias nacionales y las ponderaciones para saber quién de las dos aspirantes coordinará la construcción del FAM, para dar a conocer los resultados en el transcurso de la noche.

El Comité organizador concluirá sus actividades con el anuncio de la persona ganadora. Lo que sigue, en mi opinión, es la integración de una agenda nacional que incluya un diagnóstico preciso de la densa problemática que vivimos, las propuestas específicas de solución y los mecanismos para implementar políticas públicas exigentes y acordes a la realidad del país.

Los partidos enfrentarán el reto de mantener y fortalecer su alianza con las organizaciones ciudadanas. Se trata de hacer del Frente Amplio por México un ejercicio auténtico y no simulado, de construir una candidatura fuerte y competitiva, con el respaldo social suficiente para enfrentar al aparato de la cuarta transformación que pondrá en juego lo que sea, cueste lo que cueste, para intentar mantenerse en el poder.

Profesor en UNAM, UP y UX. Especialista en materia electoral.

@MarcoBanos