/ lunes 13 de abril de 2020

Se va a necesitar la reconstrucción del país

No cuestiono el derecho que tiene el Presidente a mandar, nadie que se defina demócrata puede cuestionar la validez institucional de su encargo. Lo que se cuestiona es si lo que decide es competente para resolver los problemas, retos y obligaciones derivados del cargo en el marco de la crisis provocada por la pandemia del COVIS19. Porque decida lo que decida, tiene consecuencias.

Los ingresos no serán los programados, no llegarán las remesas esperadas, por el contrario miles de conciudadanos están regresando a México, bajó dramáticamente el precio del petróleo, el ISR y demás impuestos se constriñen. Ante esto ha habido comunicaciones, cartas publicas al Presidente con un objetivo: pedirle rectifique su política económica y establezca acciones para el rescate de la planta productiva afectada por la pandemia y sus estragos. La respuesta del Presidente es no hay cambios, todo está bien y seguirá la construcción de sus obras; por desgracia López Obrador y contrariamente a lo que piensan quienes votaron por él, está fomentando la división, el resentimiento, el reclamo social, aumentarán hechos violentos y ante su terquedad no podemos quedarnos con los brazos cruzados observando como caemos al precipicio, incluidos quienes votaron por él. Urge atender a las personas de carne y hueso que hoy ya están sin o a punto de quedarse sin ingresos.

Ante este panorama, diversas personas integradas a la plataforma denominada FUTURO21, convocan al Diálogo por la Reconstrucción Nacional entre quienes estamos preocupadas porque el gobierno no escucha, le está fallando al pueblo y en vez de dar confianza se empecina en la polarización social. En un año cuatro meses que lleva en el poder, ha destruido el entramado institucional, insiste en obras absurdas y su mérito es dar prebendas a personas pobres desde un enfoque populista; por que si bien debemos atenderles, no es regalando dinero en efectivo como van a superar su situación irregular, sino con políticas que les inscriban en el marco del desarrollo y atención sostenible como lo señala la ONU.

Las ciudadanas y los ciudadanos debemos discutir cuando menos 4 ejes: prepararnos a la reorientación presupuestal para reforzar considerablemente al sistema de salud para lo cual es indispensable se pospongan o cancelen proyectos que hoy representan un derroche disparatado e inaceptable para atender de mejor manera la PANDEMIA. Discutir en serio, cual debe ser el Programa emergente desde el Estado al sector privado y social, en especial a las pequeñas y medianas empresas y a los y las trabajadoras para la reactivación económica y la capacidad productiva y la protección del empleo. Conforme a nuestros derechos políticos es necesario que incidamos de manera concertada, la unión y la acción de las fuerzas opositoras para asegurar una mayoría en el 21 con el fin de restablecer el equilibrio entre Poderes. Pensemos el proceso de transición y un Gobierno de Salvación y Reconstrucción Nacional que retome los principios republicanos y democráticos establecidos en nuestra Constitución.

Hacemos un llamado a ciudadanas y ciudadanos a discutir estos ejes desde este Diálogo por la Reconstrucción Nacional el 23 de abril, 11:00 AM, y construir el programa emergente frente a esta crisis sanitaria y económica. Para conocer este pronunciamiento puedes acceder desde la cuenta de @Futuro21.

Defensora de Derechos Humanos

No cuestiono el derecho que tiene el Presidente a mandar, nadie que se defina demócrata puede cuestionar la validez institucional de su encargo. Lo que se cuestiona es si lo que decide es competente para resolver los problemas, retos y obligaciones derivados del cargo en el marco de la crisis provocada por la pandemia del COVIS19. Porque decida lo que decida, tiene consecuencias.

Los ingresos no serán los programados, no llegarán las remesas esperadas, por el contrario miles de conciudadanos están regresando a México, bajó dramáticamente el precio del petróleo, el ISR y demás impuestos se constriñen. Ante esto ha habido comunicaciones, cartas publicas al Presidente con un objetivo: pedirle rectifique su política económica y establezca acciones para el rescate de la planta productiva afectada por la pandemia y sus estragos. La respuesta del Presidente es no hay cambios, todo está bien y seguirá la construcción de sus obras; por desgracia López Obrador y contrariamente a lo que piensan quienes votaron por él, está fomentando la división, el resentimiento, el reclamo social, aumentarán hechos violentos y ante su terquedad no podemos quedarnos con los brazos cruzados observando como caemos al precipicio, incluidos quienes votaron por él. Urge atender a las personas de carne y hueso que hoy ya están sin o a punto de quedarse sin ingresos.

Ante este panorama, diversas personas integradas a la plataforma denominada FUTURO21, convocan al Diálogo por la Reconstrucción Nacional entre quienes estamos preocupadas porque el gobierno no escucha, le está fallando al pueblo y en vez de dar confianza se empecina en la polarización social. En un año cuatro meses que lleva en el poder, ha destruido el entramado institucional, insiste en obras absurdas y su mérito es dar prebendas a personas pobres desde un enfoque populista; por que si bien debemos atenderles, no es regalando dinero en efectivo como van a superar su situación irregular, sino con políticas que les inscriban en el marco del desarrollo y atención sostenible como lo señala la ONU.

Las ciudadanas y los ciudadanos debemos discutir cuando menos 4 ejes: prepararnos a la reorientación presupuestal para reforzar considerablemente al sistema de salud para lo cual es indispensable se pospongan o cancelen proyectos que hoy representan un derroche disparatado e inaceptable para atender de mejor manera la PANDEMIA. Discutir en serio, cual debe ser el Programa emergente desde el Estado al sector privado y social, en especial a las pequeñas y medianas empresas y a los y las trabajadoras para la reactivación económica y la capacidad productiva y la protección del empleo. Conforme a nuestros derechos políticos es necesario que incidamos de manera concertada, la unión y la acción de las fuerzas opositoras para asegurar una mayoría en el 21 con el fin de restablecer el equilibrio entre Poderes. Pensemos el proceso de transición y un Gobierno de Salvación y Reconstrucción Nacional que retome los principios republicanos y democráticos establecidos en nuestra Constitución.

Hacemos un llamado a ciudadanas y ciudadanos a discutir estos ejes desde este Diálogo por la Reconstrucción Nacional el 23 de abril, 11:00 AM, y construir el programa emergente frente a esta crisis sanitaria y económica. Para conocer este pronunciamiento puedes acceder desde la cuenta de @Futuro21.

Defensora de Derechos Humanos

lunes 06 de julio de 2020

La demagogia de los populistas

lunes 29 de junio de 2020

¿Llegamos a un punto de quiebre?

lunes 15 de junio de 2020

El gobierno de las esquizofrenias

lunes 08 de junio de 2020

Giovanni López, un caso de tortura

lunes 11 de mayo de 2020

Obrador y su “familia mexicana”

lunes 04 de mayo de 2020

El fenómeno de López-Gatell

Cargar Más