/ lunes 8 de octubre de 2018

Sector público, ¿listo para la 4 a Transformación?

Andrés Manuel López Obrador recibirá oficialmente la administración pública federal en menos de dos meses, a partir de ahí deberá instrumentar su visión y estrategia de política económica y de políticas públicas. Terminará la época de campañas y comenzará el gobierno real.

El alcance de sus propuestas será definido, entre otras cosas, por la inercia de la administración pública que se ha construido a lo largo de los últimos años, parte de la cual fue cuestionada por una población que salió mayoritariamente a votar por una opción política que ofreció una transformación del estado que guarda el desarrollo social y la economía de México.

Pobreza, economía informal, corrupción, inseguridad, precarización laboral y bajo crecimiento económico son algunas de las realidades que conviven con exportaciones e importaciones crecientes, bonanza en sectores como el automotriz y la aeronáutica, aumento en el flujo de turistas y una inversión extranjera que promedia más de 30 mil millones de dólares al año.

Un país fragmentado, en el que conviven realidades divergentes, será parte de la herencia que recibirá López Obrador. Hasta donde se conoce, parte de su estrategia será enfrentar dicho contexto utilizando el gasto público como elemento precursor

Pero ¿Se encuentra preparado el sector público para cumplir con el proyecto que le será encomendado a partir del 1 de diciembre próximo? De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y sus Indicadores Macroeconómicos del Sector Público 2017 parece que el desafío será muy grande. El reporte publicado el pasado 3 de octubre indicó que durante el año pasado “el valor agregado bruto del Sector Público disminuyó en términos reales (-)3.7% respecto al año anterior. A su interior, el del Gobierno General creció 0.5%, en tanto que el de las Empresas Públicas mostró un decremento de (-)8.4%”.

¿Qué significa lo anterior? Básicamente que la capacidad del sector público para generar valor agregado fue negativa, algo particularmente preocupante para el caso de las Empresas Públicas.

Lamentablemente lo anterior es un problema estructural: entre el 2004 y el 2017 la tasa promedio de crecimiento del valor agregado generado por el sector público en sus tres órdenes de gobierno cayó a una tasa promedio de (-) 0.1%, el de las empresas públicas (-) 1.5% y el de las empresas públicas energéticas (-) 2.4%. Como referencia en el mismo periodo de tiempo el valor agregado del sector privado aumentó 3%.

¿Cómo incidirá esto en los planes del nuevo gobierno? Para alcanzar eficacia en la ejecución de su estrategia, López Obrador transformará primero el interior de la administración pública, un proceso que no será fácil. Al mismo tiempo deberá apoyarse del sector privado, el motor estructural del crecimiento y la creación de empleo formal durante los últimos 25 años. Seguir con la inercia sería costoso para su proyecto de 4a Transformación.

Andrés Manuel López Obrador recibirá oficialmente la administración pública federal en menos de dos meses, a partir de ahí deberá instrumentar su visión y estrategia de política económica y de políticas públicas. Terminará la época de campañas y comenzará el gobierno real.

El alcance de sus propuestas será definido, entre otras cosas, por la inercia de la administración pública que se ha construido a lo largo de los últimos años, parte de la cual fue cuestionada por una población que salió mayoritariamente a votar por una opción política que ofreció una transformación del estado que guarda el desarrollo social y la economía de México.

Pobreza, economía informal, corrupción, inseguridad, precarización laboral y bajo crecimiento económico son algunas de las realidades que conviven con exportaciones e importaciones crecientes, bonanza en sectores como el automotriz y la aeronáutica, aumento en el flujo de turistas y una inversión extranjera que promedia más de 30 mil millones de dólares al año.

Un país fragmentado, en el que conviven realidades divergentes, será parte de la herencia que recibirá López Obrador. Hasta donde se conoce, parte de su estrategia será enfrentar dicho contexto utilizando el gasto público como elemento precursor

Pero ¿Se encuentra preparado el sector público para cumplir con el proyecto que le será encomendado a partir del 1 de diciembre próximo? De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y sus Indicadores Macroeconómicos del Sector Público 2017 parece que el desafío será muy grande. El reporte publicado el pasado 3 de octubre indicó que durante el año pasado “el valor agregado bruto del Sector Público disminuyó en términos reales (-)3.7% respecto al año anterior. A su interior, el del Gobierno General creció 0.5%, en tanto que el de las Empresas Públicas mostró un decremento de (-)8.4%”.

¿Qué significa lo anterior? Básicamente que la capacidad del sector público para generar valor agregado fue negativa, algo particularmente preocupante para el caso de las Empresas Públicas.

Lamentablemente lo anterior es un problema estructural: entre el 2004 y el 2017 la tasa promedio de crecimiento del valor agregado generado por el sector público en sus tres órdenes de gobierno cayó a una tasa promedio de (-) 0.1%, el de las empresas públicas (-) 1.5% y el de las empresas públicas energéticas (-) 2.4%. Como referencia en el mismo periodo de tiempo el valor agregado del sector privado aumentó 3%.

¿Cómo incidirá esto en los planes del nuevo gobierno? Para alcanzar eficacia en la ejecución de su estrategia, López Obrador transformará primero el interior de la administración pública, un proceso que no será fácil. Al mismo tiempo deberá apoyarse del sector privado, el motor estructural del crecimiento y la creación de empleo formal durante los últimos 25 años. Seguir con la inercia sería costoso para su proyecto de 4a Transformación.

lunes 22 de octubre de 2018

¿Y la reforma laboral? I

lunes 24 de septiembre de 2018

México ¿En bancarrota?

lunes 17 de septiembre de 2018

¿Quién se ocupa del crecimiento?

lunes 10 de septiembre de 2018

Renegociación del TLCAN sin Canadá

lunes 03 de septiembre de 2018

México: atrapado por su pasado

lunes 27 de agosto de 2018

Desaceleración del PIB, otra herencia

lunes 20 de agosto de 2018

TLCAN, la definición

Cargar Más