/ sábado 9 de marzo de 2024

Tech trends / Día de la mujer; más que un día para celebrar

@daguilargallego

El día Internacional de la Mujer es importante recordarlo, pero sobre todo, festejarlo y no olvidar que sus contribuciones a la humanidad han marcado las vidas de todos. Ada Lovelace, por ejemplo, es reconocida como la primera programadora de la historia por su trabajo en el siglo XIX con Charles Babbage en la Máquina Analítica, un precursor de la computadora moderna. Lovelace fue la primera en reconocer que la máquina tenía aplicaciones más allá de los cálculos numéricos, sentando las bases para la programación de computadoras, sin ella no existirían los videojuegos, por ejemplo.

Otro ejemplo relevante es el de Hedy Lamarr, actriz austriaca y co-inventora de la tecnología de espectro ensanchado, una técnica que es base para el desarrollo de las tecnologías inalámbricas contemporáneas, incluyendo Wi-Fi y Bluetooth. A pesar de sus contribuciones, el reconocimiento a Lamarr como inventora tardó décadas en materializarse. Hoy, gracias a su invención podemos escuchar música en nuestros audífonos inalámbricos.

En el campo de la ciencia, Marie Curie sobresale como la primera mujer en ganar un Premio Nobel y la única persona en ganar un Nobel en dos ciencias diferentes (Física y Química), por su trabajo en radioactividad. Curie no solo abrió el camino para la investigación en física y química, sino que también rompió barreras para las mujeres en la academia y la ciencia.

En la actualidad, la presencia femenina en la tecnología y la ciencia es cada vez más notable. Ginni Rometty, ex CEO de IBM, es un ejemplo contemporáneo de liderazgo femenino en una de las compañías tecnológicas más grandes del mundo. Rometty ha sido una defensora de la inteligencia artificial y el cloud computing, contribuyendo significativamente a la transformación digital de empresas alrededor del mundo.

En el ámbito de la investigación científica, Jennifer Doudna, bioquímica estadounidense, co-inventó la tecnología CRISPR-Cas9, una herramienta de edición genética que ha revolucionado la biotecnología. Su trabajo ofrece esperanzas en la cura de enfermedades genéticas y ha sido fundamental para el avance de la genómica.

La sociedad mexicana, al igual que el resto del mundo, enfrenta el desafío de cerrar la brecha de género en ciencia, tecnología y en general en todo. A pesar de los avances, las mujeres en México aún enfrentan barreras complicadas para su plena participación en estos campos. Es de vital importancia fomentar políticas y programas que promuevan la educación STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) entre las niñas y jóvenes, así como asegurar entornos laborales inclusivos y equitativos.

Las mujeres han jugado y continúan jugando roles fundamentales en el avance de la tecnología y la ciencia. Desde figuras históricas como Ada Lovelace y Marie Curie hasta líderes contemporáneas como Ginni Rometty y Jennifer Doudna, su contribución es indispensable para el progreso humano. Es responsabilidad de todos promover la equidad de género y empezar desde casa y con acciones pequeñas, se marca una diferencia.

@daguilargallego

El día Internacional de la Mujer es importante recordarlo, pero sobre todo, festejarlo y no olvidar que sus contribuciones a la humanidad han marcado las vidas de todos. Ada Lovelace, por ejemplo, es reconocida como la primera programadora de la historia por su trabajo en el siglo XIX con Charles Babbage en la Máquina Analítica, un precursor de la computadora moderna. Lovelace fue la primera en reconocer que la máquina tenía aplicaciones más allá de los cálculos numéricos, sentando las bases para la programación de computadoras, sin ella no existirían los videojuegos, por ejemplo.

Otro ejemplo relevante es el de Hedy Lamarr, actriz austriaca y co-inventora de la tecnología de espectro ensanchado, una técnica que es base para el desarrollo de las tecnologías inalámbricas contemporáneas, incluyendo Wi-Fi y Bluetooth. A pesar de sus contribuciones, el reconocimiento a Lamarr como inventora tardó décadas en materializarse. Hoy, gracias a su invención podemos escuchar música en nuestros audífonos inalámbricos.

En el campo de la ciencia, Marie Curie sobresale como la primera mujer en ganar un Premio Nobel y la única persona en ganar un Nobel en dos ciencias diferentes (Física y Química), por su trabajo en radioactividad. Curie no solo abrió el camino para la investigación en física y química, sino que también rompió barreras para las mujeres en la academia y la ciencia.

En la actualidad, la presencia femenina en la tecnología y la ciencia es cada vez más notable. Ginni Rometty, ex CEO de IBM, es un ejemplo contemporáneo de liderazgo femenino en una de las compañías tecnológicas más grandes del mundo. Rometty ha sido una defensora de la inteligencia artificial y el cloud computing, contribuyendo significativamente a la transformación digital de empresas alrededor del mundo.

En el ámbito de la investigación científica, Jennifer Doudna, bioquímica estadounidense, co-inventó la tecnología CRISPR-Cas9, una herramienta de edición genética que ha revolucionado la biotecnología. Su trabajo ofrece esperanzas en la cura de enfermedades genéticas y ha sido fundamental para el avance de la genómica.

La sociedad mexicana, al igual que el resto del mundo, enfrenta el desafío de cerrar la brecha de género en ciencia, tecnología y en general en todo. A pesar de los avances, las mujeres en México aún enfrentan barreras complicadas para su plena participación en estos campos. Es de vital importancia fomentar políticas y programas que promuevan la educación STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) entre las niñas y jóvenes, así como asegurar entornos laborales inclusivos y equitativos.

Las mujeres han jugado y continúan jugando roles fundamentales en el avance de la tecnología y la ciencia. Desde figuras históricas como Ada Lovelace y Marie Curie hasta líderes contemporáneas como Ginni Rometty y Jennifer Doudna, su contribución es indispensable para el progreso humano. Es responsabilidad de todos promover la equidad de género y empezar desde casa y con acciones pequeñas, se marca una diferencia.