/ domingo 21 de julio de 2019

Tiempo extra

En las últimas semanas, infinidad de medios y aficionados han presumido que en la actualidad las estrellas del mejor basquetbol del tienen un poder sin precedentes. Lo que es un hecho es que no hay persona en la NBA que tenga todo el poder y todo el tiempo.

Uno de los mejores movedores de balón de todos los tiempos, presidente de la asociación de jugadores de la NBA y ahora desterrado al purgatorio de Oklahoma City gracias al cambio con Houston por Russell Westbrook.

Como mandamás de la unión de basquetbolistas modificó el contrato colectivo de trabajo para que los jugadores de más de 35 años pudieran recibir contratos millonarios sin restricciones, algo que le funcionó a la perfección a él mismo hace un año con los Rockets.

Sin duda el conocido como CP3 es uno de los basquetbolistas más poderosos e influyentes de la liga, pero hoy ni su posición privilegiada lo puede salvar.

A esta altura de su carrera, Paul quiere competir por un título, pero su contrato (uno de los peores de todos los tiempos por la relación talento/edad/dinero), lo tiene atado de manos.

Unos dirán que el hecho de que el 40% de los jugadores no pueden ser canjeados hasta el 15 de diciembre, debido a que apenas firmaron en este verano sus nuevos acuerdos, es la principal razón de que siga en Oklahoma.

Pero lo que es una realidad es que no existe un equipo que esté tan desesperado por sus servicios para absorber los millones de dólares restantes en su contrato.

De hecho el Thunder tendría que sumar un par de selecciones colegiales en un hipotético cambio, para convencer a la franquicia involucrada en tomar a CP3 y su terrible contrato, situación que no están dispuestos a hacer.

Así que queda de manifiesto que el único que está buscando incansablemente que Paul esté en un equipo contendiente es el propio Paul. Hoy está demostrado que ni uno de los mejores en la historia en su posición y cabeza de la asociación de jugadores tiene todo el poder para hacer o deshacer la liga a su antojo.

En otras palabras, el balance de fuerzas en la NBA se mantiene, aunque parezca a veces no ser así.

En las últimas semanas, infinidad de medios y aficionados han presumido que en la actualidad las estrellas del mejor basquetbol del tienen un poder sin precedentes. Lo que es un hecho es que no hay persona en la NBA que tenga todo el poder y todo el tiempo.

Uno de los mejores movedores de balón de todos los tiempos, presidente de la asociación de jugadores de la NBA y ahora desterrado al purgatorio de Oklahoma City gracias al cambio con Houston por Russell Westbrook.

Como mandamás de la unión de basquetbolistas modificó el contrato colectivo de trabajo para que los jugadores de más de 35 años pudieran recibir contratos millonarios sin restricciones, algo que le funcionó a la perfección a él mismo hace un año con los Rockets.

Sin duda el conocido como CP3 es uno de los basquetbolistas más poderosos e influyentes de la liga, pero hoy ni su posición privilegiada lo puede salvar.

A esta altura de su carrera, Paul quiere competir por un título, pero su contrato (uno de los peores de todos los tiempos por la relación talento/edad/dinero), lo tiene atado de manos.

Unos dirán que el hecho de que el 40% de los jugadores no pueden ser canjeados hasta el 15 de diciembre, debido a que apenas firmaron en este verano sus nuevos acuerdos, es la principal razón de que siga en Oklahoma.

Pero lo que es una realidad es que no existe un equipo que esté tan desesperado por sus servicios para absorber los millones de dólares restantes en su contrato.

De hecho el Thunder tendría que sumar un par de selecciones colegiales en un hipotético cambio, para convencer a la franquicia involucrada en tomar a CP3 y su terrible contrato, situación que no están dispuestos a hacer.

Así que queda de manifiesto que el único que está buscando incansablemente que Paul esté en un equipo contendiente es el propio Paul. Hoy está demostrado que ni uno de los mejores en la historia en su posición y cabeza de la asociación de jugadores tiene todo el poder para hacer o deshacer la liga a su antojo.

En otras palabras, el balance de fuerzas en la NBA se mantiene, aunque parezca a veces no ser así.

miércoles 18 de septiembre de 2019

Tiempo extra

domingo 15 de septiembre de 2019

Tiempo extra

miércoles 11 de septiembre de 2019

Tiempo extra

domingo 08 de septiembre de 2019

Tiempo extra

jueves 05 de septiembre de 2019

Tiempo extra

jueves 15 de agosto de 2019

Tiempo extra

jueves 08 de agosto de 2019

Tiempo extra

domingo 04 de agosto de 2019

Tiempo extra

miércoles 31 de julio de 2019

Tiempo extra

domingo 21 de julio de 2019

Tiempo extra

Cargar Más