/ sábado 19 de septiembre de 2020

Todo por la fuerza

Nada por el diálogo, por la razón y el entendimiento. Con mano de hierro y el peor uso de la fuerza del Estado contra los críticos, AMLO acalla –o lo intenta-, a cualquiera que se atreva a retar su palabra.

Para poner entre la espada y la pared, a quienes considera sus adversarios, usa, en primer término, a la Unidad de Inteligencia Financiera, que preside el implacable Santiago Nieto.

Uno de los ejemplos más conocidos, de los tantos que hay, fue el congelamiento de las cuentas bancarias del exministro de la Suprema Corte, Eduardo Medina Mora. El tabasqueño lo quería fuera del máximo tribunal, por lo que le aplicaron la receta de poner su patrimonio en tela de juicio, filtrar acusaciones sin sustento y cerrarle su chequera, para obligarlo a renunciar. De haber sido culpable habría habido un juicio. No, simplemente se le forzó a retirarse y ahí acabó el cuento.

La otra mano de acero la ejerce la Secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, reprimiendo, a través de una absurda y fantasmagórica multa e inhabilitación, a la Revista Nexos. El trancazo lo dirigió a su director, Héctor Aguilar Camín, a quien, desde el púlpito presidencial se denuesta y agravia, debido a sus opiniones contrarias a la 4T y al tlatoani.

El inefable Nieto dispara ahora, en el Estado de Chihuahua. Congela alrededor de 50 cuentas bancarias, pertenecientes a quienes los delirios lópezobradoristas, suponen atrás del movimiento que tiene tomada la Presa de La Boquilla.

El tema es complejo en razón de la existencia de un Tratado (1944) con Estados Unidos, por el que se comparte el agua de varios ríos. El excelente internacionalista, Enrique Berruga, explicó con palabras claras, la trascendencia de este acuerdo que, en última instancia, favorece a México.

Establece el compartir tres litros para México por uno para Estados Unidos, ya que los ríos corren entre ambas naciones. Se cumple el compromiso, a trancas y barrancas, pero, el conflicto chihuahuense radica en que ha sido un año de sequía y a los agricultores de esa región no les alcanza el agua, por lo que rechazan que se envíe al otro lado.

El movimiento ya tuvo una confrontación con la Guardia Nacional –la que llegó para desalojar a los contestatarios-, con el saldo de la muerte de una joven madre. Jessica Silva y su esposo, Jaime Torres, regresaban de una manifestación, cuando los alcanzó una patrulla de la Guardia, les disparó por la espalda y mataron a la mujer, mientras el hombre resultó gravemente herido.

Iban desarmados, de camino a su casa. AMLO se comprometió a que se llegará hasta el fondo y se castigará a los culpables. ¿Se le puede creer? En otros tiempos, habría estado al frente de quienes pelean por su sobrevivencia: ahora todopoderoso, reprime.

Para ponerlos quietos, Nieto argumentó que, José Reyes Baeza, exgobernador de la entidad y exdirector del ISSTE, estaba relacionado con la Estafa Maestra. Suponiendo –sin conceder- que así lo fuera, ¿dónde están las pruebas y el proceso al que debería estar sometido? ¿Y el alcalde de Ciudad Delicias y los directivos de asociaciones de productores?, también involucrados en el ajo, ¿por qué a ellos?

Este desgobierno ignora el temple de la gente del Norte. Ignora la historia de Chihuahua y sus batallas. Cree que los va a doblegar por la mala, ajeno a que sólo les pica más la cresta.

En lugar de diálogo, balazos contra la población inerme. ¡El tirano saca el cobre!

catalinanq@hotmail.com

@catalinanq



Nada por el diálogo, por la razón y el entendimiento. Con mano de hierro y el peor uso de la fuerza del Estado contra los críticos, AMLO acalla –o lo intenta-, a cualquiera que se atreva a retar su palabra.

Para poner entre la espada y la pared, a quienes considera sus adversarios, usa, en primer término, a la Unidad de Inteligencia Financiera, que preside el implacable Santiago Nieto.

Uno de los ejemplos más conocidos, de los tantos que hay, fue el congelamiento de las cuentas bancarias del exministro de la Suprema Corte, Eduardo Medina Mora. El tabasqueño lo quería fuera del máximo tribunal, por lo que le aplicaron la receta de poner su patrimonio en tela de juicio, filtrar acusaciones sin sustento y cerrarle su chequera, para obligarlo a renunciar. De haber sido culpable habría habido un juicio. No, simplemente se le forzó a retirarse y ahí acabó el cuento.

La otra mano de acero la ejerce la Secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, reprimiendo, a través de una absurda y fantasmagórica multa e inhabilitación, a la Revista Nexos. El trancazo lo dirigió a su director, Héctor Aguilar Camín, a quien, desde el púlpito presidencial se denuesta y agravia, debido a sus opiniones contrarias a la 4T y al tlatoani.

El inefable Nieto dispara ahora, en el Estado de Chihuahua. Congela alrededor de 50 cuentas bancarias, pertenecientes a quienes los delirios lópezobradoristas, suponen atrás del movimiento que tiene tomada la Presa de La Boquilla.

El tema es complejo en razón de la existencia de un Tratado (1944) con Estados Unidos, por el que se comparte el agua de varios ríos. El excelente internacionalista, Enrique Berruga, explicó con palabras claras, la trascendencia de este acuerdo que, en última instancia, favorece a México.

Establece el compartir tres litros para México por uno para Estados Unidos, ya que los ríos corren entre ambas naciones. Se cumple el compromiso, a trancas y barrancas, pero, el conflicto chihuahuense radica en que ha sido un año de sequía y a los agricultores de esa región no les alcanza el agua, por lo que rechazan que se envíe al otro lado.

El movimiento ya tuvo una confrontación con la Guardia Nacional –la que llegó para desalojar a los contestatarios-, con el saldo de la muerte de una joven madre. Jessica Silva y su esposo, Jaime Torres, regresaban de una manifestación, cuando los alcanzó una patrulla de la Guardia, les disparó por la espalda y mataron a la mujer, mientras el hombre resultó gravemente herido.

Iban desarmados, de camino a su casa. AMLO se comprometió a que se llegará hasta el fondo y se castigará a los culpables. ¿Se le puede creer? En otros tiempos, habría estado al frente de quienes pelean por su sobrevivencia: ahora todopoderoso, reprime.

Para ponerlos quietos, Nieto argumentó que, José Reyes Baeza, exgobernador de la entidad y exdirector del ISSTE, estaba relacionado con la Estafa Maestra. Suponiendo –sin conceder- que así lo fuera, ¿dónde están las pruebas y el proceso al que debería estar sometido? ¿Y el alcalde de Ciudad Delicias y los directivos de asociaciones de productores?, también involucrados en el ajo, ¿por qué a ellos?

Este desgobierno ignora el temple de la gente del Norte. Ignora la historia de Chihuahua y sus batallas. Cree que los va a doblegar por la mala, ajeno a que sólo les pica más la cresta.

En lugar de diálogo, balazos contra la población inerme. ¡El tirano saca el cobre!

catalinanq@hotmail.com

@catalinanq



ÚLTIMASCOLUMNAS