/ viernes 20 de diciembre de 2019

Un año de gobierno; lo que perdimos

Hace justo un año, con el inicio del gobierno de AMLO, el país emprendía una nueva etapa. Todo indicaba que el recién estrenado Presidente pronto cumpliría con sus promesas de resolver la lista de problemas nacionales para los cuales -aparentemente- ya tenía una solución, especialmente la violencia y la inseguridad, preocupación principal para todos.

Después del 1º de diciembre de 2018 y, durante los meses por venir, por fin llegarían los resultados esperados. Hace un año, todo era esperanza para millones de mexicanos.

De algún modo, podíamos decir que antes estábamos mejor. Al menos, teníamos la promesa de que transitaríamos hacia un futuro mejor. Existía la confianza de que los problemas que más nos preocupan por fin serían resueltos.

A lo largo de este 2019, la esperanza y el optimismo empezaron a derrumbarse. Hoy, el ánimo es de incertidumbre. Día tras día nuestra capacidad de asombro se ve rebasada al constatar que, al menos en el tema de violencia y la inseguridad, los problemas siguen fuera de control. Este año se perfila como el más violento del cual se tenga registro.

Uno de esos grupos que hasta ahora no ve soluciones y peor aún, su situación es mucho más dramática que antes, es el de las mujeres. Nunca antes, habíamos visto tanta violencia y tantas agresiones en contra de mujeres que son maltratadas, desaparecidas, asesinadas, violadas, secuestradas, golpeadas y más.

Por eso también, nunca antes habíamos visto las nuevas expresiones de movilización y protesta de mujeres, que con valentía decidieron tomar la calle, los espacios públicos y las redes sociales para exigir al Estado una vida libre de agresiones y de violencia; para demandar no sólo el respeto a sus derechos, sino también para que cese la impunidad con la que actúan sus agresores.

Tantas mujeres movilizadas, en tantos lugares de nuestro país de manera simultánea, han logrado sacudir nuestras conciencias sobre la situación que enfrentan, empezando por el reprobable silencio y la ineficacia de este gobierno para garantizarles seguridad y para estar cerca de ellas.

Para miles de mujeres, este 2019 ha sido un año perdido no sólo en términos de respuestas; sino también, lamentablemente, en términos de vidas y de respeto a su condición de mujer. Para todas ellas, mi solidaridad y todo mi respaldo a sus exigencias.

Por eso comentaba que un solo año de este gobierno bastó para acabar con nuestras esperanzas. Atrás quedaron las grandes promesas en el discurso de AMLO ese 1º de diciembre pasado, el día de su toma de posesión, en el Zócalo capitalino. Retomo tres de esos mensajes más relevantes, que, en términos de balance de gobierno, dejan mucho que desear, además de la inseguridad antes comentada:

Habrá un auténtico estado de derecho… a nadie le estará permitido violar la Constitución y las leyes, y no habrá impunidad…”. Este gobierno argumenta que respeta la Constitución, pero hay casos en que no ha sucedido así -el más reciente fue el nombramiento en la CNDH- y, en otras ocasiones, la salida que la 4T ha encontrado es muy sencilla: simplemente modifica la ley para cumplir con las instrucciones del Presidente. Ejemplos también hay muchos y en su mayoría tienen que ver con los nombramientos de personas cercanas al Ejecutivo que, en estricto sentido, estaban impedidos para ocupar una responsabilidad pública.

Mantendremos relaciones respetuosas con el Poder Legislativo y con el Poder Judicial”. Así es, el Presidente llegó al extremo de prometernos esto y, tras doce meses de gobierno, el saldo es lamentable. Pero si aún quedara duda de lo anterior, para asombro nuestro concluyo con la cita: “El Poder Ejecutivo dejará de ser el poder de los poderes”. Un año después, todo ocurre en una lógica de subordinación y sometimiento en torno a AMLO.

La política exterior se sustentará en… los principios de autodeterminación de los pueblos, no intervención… La relación con el gobierno de Estados Unidos será de respeto, beneficio mutuo y buena vecindad”. Después de las exigencias y los ultimatums impuestos por Donal Trump en temas como el control de migrantes, política laboral, aranceles, combate al narcotráfico, la controvertida firma del T-MEC, etc. Después de todas las condiciones que Estados Unidos nos impone ¿aún es posible reivindicar los principios de soberanía y autodeterminación?

Este breve contraste entre lo prometido en diciembre pasado y la manera en que concluimos el 2019, dan cuenta de nuestro retroceso.

Más allá de lo anterior, debemos seguir adelante. Muy pronto celebraremos las fiestas decembrinas y no podemos pasar por alto lo más valioso que conservamos: nuestra familia y la cercanía de los seres más queridos. Ellas y ellos son el motor y el orgullo de nuestras vidas.

En esa invaluable compañía de nuestras familias y seres queridos, les deseo felices fiestas navideñas y que tengan un feliz Año Nuevo. ¡ Felicidades !

*Presidente de la Academia Mexicana de Educación.

Hace justo un año, con el inicio del gobierno de AMLO, el país emprendía una nueva etapa. Todo indicaba que el recién estrenado Presidente pronto cumpliría con sus promesas de resolver la lista de problemas nacionales para los cuales -aparentemente- ya tenía una solución, especialmente la violencia y la inseguridad, preocupación principal para todos.

Después del 1º de diciembre de 2018 y, durante los meses por venir, por fin llegarían los resultados esperados. Hace un año, todo era esperanza para millones de mexicanos.

De algún modo, podíamos decir que antes estábamos mejor. Al menos, teníamos la promesa de que transitaríamos hacia un futuro mejor. Existía la confianza de que los problemas que más nos preocupan por fin serían resueltos.

A lo largo de este 2019, la esperanza y el optimismo empezaron a derrumbarse. Hoy, el ánimo es de incertidumbre. Día tras día nuestra capacidad de asombro se ve rebasada al constatar que, al menos en el tema de violencia y la inseguridad, los problemas siguen fuera de control. Este año se perfila como el más violento del cual se tenga registro.

Uno de esos grupos que hasta ahora no ve soluciones y peor aún, su situación es mucho más dramática que antes, es el de las mujeres. Nunca antes, habíamos visto tanta violencia y tantas agresiones en contra de mujeres que son maltratadas, desaparecidas, asesinadas, violadas, secuestradas, golpeadas y más.

Por eso también, nunca antes habíamos visto las nuevas expresiones de movilización y protesta de mujeres, que con valentía decidieron tomar la calle, los espacios públicos y las redes sociales para exigir al Estado una vida libre de agresiones y de violencia; para demandar no sólo el respeto a sus derechos, sino también para que cese la impunidad con la que actúan sus agresores.

Tantas mujeres movilizadas, en tantos lugares de nuestro país de manera simultánea, han logrado sacudir nuestras conciencias sobre la situación que enfrentan, empezando por el reprobable silencio y la ineficacia de este gobierno para garantizarles seguridad y para estar cerca de ellas.

Para miles de mujeres, este 2019 ha sido un año perdido no sólo en términos de respuestas; sino también, lamentablemente, en términos de vidas y de respeto a su condición de mujer. Para todas ellas, mi solidaridad y todo mi respaldo a sus exigencias.

Por eso comentaba que un solo año de este gobierno bastó para acabar con nuestras esperanzas. Atrás quedaron las grandes promesas en el discurso de AMLO ese 1º de diciembre pasado, el día de su toma de posesión, en el Zócalo capitalino. Retomo tres de esos mensajes más relevantes, que, en términos de balance de gobierno, dejan mucho que desear, además de la inseguridad antes comentada:

Habrá un auténtico estado de derecho… a nadie le estará permitido violar la Constitución y las leyes, y no habrá impunidad…”. Este gobierno argumenta que respeta la Constitución, pero hay casos en que no ha sucedido así -el más reciente fue el nombramiento en la CNDH- y, en otras ocasiones, la salida que la 4T ha encontrado es muy sencilla: simplemente modifica la ley para cumplir con las instrucciones del Presidente. Ejemplos también hay muchos y en su mayoría tienen que ver con los nombramientos de personas cercanas al Ejecutivo que, en estricto sentido, estaban impedidos para ocupar una responsabilidad pública.

Mantendremos relaciones respetuosas con el Poder Legislativo y con el Poder Judicial”. Así es, el Presidente llegó al extremo de prometernos esto y, tras doce meses de gobierno, el saldo es lamentable. Pero si aún quedara duda de lo anterior, para asombro nuestro concluyo con la cita: “El Poder Ejecutivo dejará de ser el poder de los poderes”. Un año después, todo ocurre en una lógica de subordinación y sometimiento en torno a AMLO.

La política exterior se sustentará en… los principios de autodeterminación de los pueblos, no intervención… La relación con el gobierno de Estados Unidos será de respeto, beneficio mutuo y buena vecindad”. Después de las exigencias y los ultimatums impuestos por Donal Trump en temas como el control de migrantes, política laboral, aranceles, combate al narcotráfico, la controvertida firma del T-MEC, etc. Después de todas las condiciones que Estados Unidos nos impone ¿aún es posible reivindicar los principios de soberanía y autodeterminación?

Este breve contraste entre lo prometido en diciembre pasado y la manera en que concluimos el 2019, dan cuenta de nuestro retroceso.

Más allá de lo anterior, debemos seguir adelante. Muy pronto celebraremos las fiestas decembrinas y no podemos pasar por alto lo más valioso que conservamos: nuestra familia y la cercanía de los seres más queridos. Ellas y ellos son el motor y el orgullo de nuestras vidas.

En esa invaluable compañía de nuestras familias y seres queridos, les deseo felices fiestas navideñas y que tengan un feliz Año Nuevo. ¡ Felicidades !

*Presidente de la Academia Mexicana de Educación.

viernes 27 de marzo de 2020

Momentos de unidad y solidaridad

viernes 13 de marzo de 2020

UNAM, ejemplo de excelencia y fortaleza

viernes 28 de febrero de 2020

¿Qué más tiene que pasar?

viernes 14 de febrero de 2020

Desdén por la Sustentabildad

viernes 31 de enero de 2020

Economías circulares

viernes 17 de enero de 2020

Acciones diarias

viernes 03 de enero de 2020

Oportunidad para reemprender

viernes 20 de diciembre de 2019

Un año de gobierno; lo que perdimos

viernes 06 de diciembre de 2019

Cambio de régimen

viernes 22 de noviembre de 2019

Aprobación presidencial en picada

Cargar Más