/ sábado 13 de enero de 2018

“Un líder es un repartidor de epseranza”.  Napoleón Bonaparte

Hace algunos años, varios ya recién había venido a México el Papa Juan Pablo I, y ante la emoción , locura y estremecimiento que Su Santidad causó al pueblo,  en una amena plática con el Dr. Jesús Corral Gallardo, concluíamos la inminente necesidad de que este país fuera gobernado por un verdadero líder… Hoy, a más de treinta años de distancia y sin haber tenido la fortuna de que esto suceda, nos damos cuenta de que no solo México, en realidad, el mundo está sediento de liderazgos.

La sociedad mundial requiere hombres y mujeres ejemplares, cuya presencia denote transformación y de servicio e igualmente aporten inspiración y empuje a nuevas generaciones, que a la fecha han de conformarse con tristes figuras –muy lejos de llegar a líderes-, como la de Donald Trump, Nicolás Maduro ó Andrés López por ejemplo…

Pues bien el pasado domingo escuchamos un honroso discurso de la famosa conductora Oprah Winfrey quien en la entrega de los Golden Globes y luego de que todas las féminas y varios caballeros  vistieron de negro en protesta en contra del acoso sexual  -que hasta ahora están descubriendo existe en la Industria del cine norteamericano-, la conductora de televisión lanzó una fuerte y estructurada denuncia respecto al agresivo machismo norteamericano y la necesidad de proseguir luchando en su contra.

Una breve reseña de algunas de sus frases más impactantes: “No se me escapa que, en este momento, hay una pequeña niña mirándome mientras me convierto en la primera mujer negra en recibir este galardón… En mi carrera, lo que siempre he intentado hacer al máximo, ya sea en televisión o en el cine, es decir algo sobre cómo se comportan realmente los hombres y las mujeres;  decir cómo experimentamos la vergüenza, cómo amamos y cómo nos enfurecemos… He entrevistado y retratado a personas que han resistido algunas de las cosas más feas que la vida puede arrojar sobre alguien, pero la única cualidad que todos parecen compartir es para mantener la esperanza de una mañana más brillante incluso durante nuestras noches más oscuras… Quiero que todas las chicas vean aquí y ahora para saber que un nuevo día está en el horizonte, y cuando ese nuevo día finalmente aparezca, será debido a una gran cantidad de mujeres magníficas, muchas de las cuales están aquí en esta sala esta noche, y algunos hombres fenomenales que luchan arduamente para asegurarse de que se conviertan en los líderes que nos llevan a un momento en el que nadie tiene que volver a decir ‘Yo también’… Este año, nos convertimos en la historia. Pero no es solo una historia que afecta a la industria del entretenimiento, sino que trasciende cualquier cultura o lugar de trabajo”, dijo Winfrey.

Igualmente, la empresaria y actriz honró  a las “magníficas mujeres” que se unieron al movimiento de denuncia contra el acoso y abuso y aseguró que durante demasiado tiempo las mujeres no han sido escuchadas o creídas cuando se atrevieron a decir su verdad, pero eso se acabó…

En fin, que fue tal la trascendencia de sus palabras que varias voces influyentes por aquél país se han atrevido a mencionarla como la próxima precandidata demócrata a la Presidencia de Estados Unidos cuando Donald Trump –quien ahora sorprende con soases términos para referirse a naciones hermanas como Haití, El Salvador y países africanos-.

Y la verdad, la idea no ha sido nada despreciada para propios y extraños optimistas que ven en Oprah la posibilidad de rescatar ese liderazgo perdido al norte de nuestra frontera, una figura los inspire a continuar y engrandecer aquel sueño americano, tan apabullado en nuestros días.

Reconozcamos a la mujer creada por ella misma luego de haber sido abusada sexualmente por tres familiares, que ha logrado transformarse y hacer que no solo los norteamericanos, que el mundo la escuche, la admire, le crea!!!

Oprah  se viene convirtiendo en una imponente figura, con estatura y fuerza para llegar a ser una revolucionaria de conciencias; le falta, claro, experiencia en el mundo de la política, pero Trump tampoco la tiene: a cambio, cuenta con humildad para reconocer sus carencias e inteligencia para despertar conciencias.

Interesante el evento y la convocatoria de Oprah Winfrey, una nueva lidereza para el mundo; ojalá la tuviéramos por este lado de la frontera, que tanta falta nos hace…

gamogui@hotmail.com

 

Hace algunos años, varios ya recién había venido a México el Papa Juan Pablo I, y ante la emoción , locura y estremecimiento que Su Santidad causó al pueblo,  en una amena plática con el Dr. Jesús Corral Gallardo, concluíamos la inminente necesidad de que este país fuera gobernado por un verdadero líder… Hoy, a más de treinta años de distancia y sin haber tenido la fortuna de que esto suceda, nos damos cuenta de que no solo México, en realidad, el mundo está sediento de liderazgos.

La sociedad mundial requiere hombres y mujeres ejemplares, cuya presencia denote transformación y de servicio e igualmente aporten inspiración y empuje a nuevas generaciones, que a la fecha han de conformarse con tristes figuras –muy lejos de llegar a líderes-, como la de Donald Trump, Nicolás Maduro ó Andrés López por ejemplo…

Pues bien el pasado domingo escuchamos un honroso discurso de la famosa conductora Oprah Winfrey quien en la entrega de los Golden Globes y luego de que todas las féminas y varios caballeros  vistieron de negro en protesta en contra del acoso sexual  -que hasta ahora están descubriendo existe en la Industria del cine norteamericano-, la conductora de televisión lanzó una fuerte y estructurada denuncia respecto al agresivo machismo norteamericano y la necesidad de proseguir luchando en su contra.

Una breve reseña de algunas de sus frases más impactantes: “No se me escapa que, en este momento, hay una pequeña niña mirándome mientras me convierto en la primera mujer negra en recibir este galardón… En mi carrera, lo que siempre he intentado hacer al máximo, ya sea en televisión o en el cine, es decir algo sobre cómo se comportan realmente los hombres y las mujeres;  decir cómo experimentamos la vergüenza, cómo amamos y cómo nos enfurecemos… He entrevistado y retratado a personas que han resistido algunas de las cosas más feas que la vida puede arrojar sobre alguien, pero la única cualidad que todos parecen compartir es para mantener la esperanza de una mañana más brillante incluso durante nuestras noches más oscuras… Quiero que todas las chicas vean aquí y ahora para saber que un nuevo día está en el horizonte, y cuando ese nuevo día finalmente aparezca, será debido a una gran cantidad de mujeres magníficas, muchas de las cuales están aquí en esta sala esta noche, y algunos hombres fenomenales que luchan arduamente para asegurarse de que se conviertan en los líderes que nos llevan a un momento en el que nadie tiene que volver a decir ‘Yo también’… Este año, nos convertimos en la historia. Pero no es solo una historia que afecta a la industria del entretenimiento, sino que trasciende cualquier cultura o lugar de trabajo”, dijo Winfrey.

Igualmente, la empresaria y actriz honró  a las “magníficas mujeres” que se unieron al movimiento de denuncia contra el acoso y abuso y aseguró que durante demasiado tiempo las mujeres no han sido escuchadas o creídas cuando se atrevieron a decir su verdad, pero eso se acabó…

En fin, que fue tal la trascendencia de sus palabras que varias voces influyentes por aquél país se han atrevido a mencionarla como la próxima precandidata demócrata a la Presidencia de Estados Unidos cuando Donald Trump –quien ahora sorprende con soases términos para referirse a naciones hermanas como Haití, El Salvador y países africanos-.

Y la verdad, la idea no ha sido nada despreciada para propios y extraños optimistas que ven en Oprah la posibilidad de rescatar ese liderazgo perdido al norte de nuestra frontera, una figura los inspire a continuar y engrandecer aquel sueño americano, tan apabullado en nuestros días.

Reconozcamos a la mujer creada por ella misma luego de haber sido abusada sexualmente por tres familiares, que ha logrado transformarse y hacer que no solo los norteamericanos, que el mundo la escuche, la admire, le crea!!!

Oprah  se viene convirtiendo en una imponente figura, con estatura y fuerza para llegar a ser una revolucionaria de conciencias; le falta, claro, experiencia en el mundo de la política, pero Trump tampoco la tiene: a cambio, cuenta con humildad para reconocer sus carencias e inteligencia para despertar conciencias.

Interesante el evento y la convocatoria de Oprah Winfrey, una nueva lidereza para el mundo; ojalá la tuviéramos por este lado de la frontera, que tanta falta nos hace…

gamogui@hotmail.com