/ sábado 10 de febrero de 2024

Virus del Papiloma Humano

Por Juan Carlos Martínez Vivar

El Virus de Papiloma Humano (VPH) es un virus con material genético del tipo ADN, existen más de 100 tipos reconocidos y a cada uno de ellos se le identifica con un número.

Los VPH se dividen, según su asociación causal con el cáncer, en los identificados como de alto o bajo riesgo. Existen 16 tipos clasificados como de alto riesgo, siendo los números 16, 18, 45, 31, 33 y 52 causa del 85 % de los casos de cáncer de cuello uterino (CaCU); de ellos, los números 16 y 18 propician poco más del 70 % de los casos.

El VPH es la causa de infección viral más frecuente del aparato reproductor y algunos tipos se presentan clínicamente como verrugas que pueden progresar hacia CaCU y se desarrolla en órganos genitales, zona perianal, boca o garganta.

Generalmente se transmite mediante el contacto directo de la piel, mucosas y secreciones con una persona infectada. La persona recién nacida puede infectarse al paso por el canal del parto de una mujer con la presencia del virus.

Para prevenirla, en primer orden se recomienda brindar consejería a los adolescentes sobre sexualidad y la infección por VPH, así como promover el uso de preservativos entre quienes están sexualmente activos; de manera más específica se promociona y aplica la vacuna contra el VPH en las personas candidatas a ella, de manera oportuna.

En México se dispone de las vacunas contra el VPH bivalente (Tipos 16 y 18) y tetravalente (Tipos 6, 11, 16 y 18). Ambas son eficaces en la prevención de la infección y las lesiones precancerosas del CaCU.

La eficacia de las vacunas en mujeres sin evidencia de infección previa a la vacunación es entre 93% y 95%, contra lesiones precursoras de cáncer.

Los organismos internacionales recomiendan enfocar prioritariamente la vacunación a las mujeres para reducir el impacto en salud y social del CaCU.

El esquema de vacunación oficial indica administrar dosis única a niñas a partir de los 9 y hasta los 14 años de edad. La vacuna debe aplicarse idealmente antes del inicio de la vida sexual activa, momento en que es más eficaz la intervención.

Para las mujeres Cis o Trans que viven con VIH en edades entre 11 y 49 años, el esquema de vacunación consta de tres aplicaciones: inicial, a los dos y seis meses después de la primera dosis.

En el año 2023, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) mantuvo la vacunación contra el VPH en estas dos poblaciones de manera intensiva; es por ello por lo que se debe acudir a la Unidad de Medicina Familiar más cercana para recibir la vacunación si se encuentra la persona incluida en los grupos antes mencionados.

Es importante precisar que la vacuna no sustituye las acciones de detección temprana como el papanicolaou.

Coordinador de Programas Médicos en la División de Prevención y Detección de Enfermedades, IMSS

Por Juan Carlos Martínez Vivar

El Virus de Papiloma Humano (VPH) es un virus con material genético del tipo ADN, existen más de 100 tipos reconocidos y a cada uno de ellos se le identifica con un número.

Los VPH se dividen, según su asociación causal con el cáncer, en los identificados como de alto o bajo riesgo. Existen 16 tipos clasificados como de alto riesgo, siendo los números 16, 18, 45, 31, 33 y 52 causa del 85 % de los casos de cáncer de cuello uterino (CaCU); de ellos, los números 16 y 18 propician poco más del 70 % de los casos.

El VPH es la causa de infección viral más frecuente del aparato reproductor y algunos tipos se presentan clínicamente como verrugas que pueden progresar hacia CaCU y se desarrolla en órganos genitales, zona perianal, boca o garganta.

Generalmente se transmite mediante el contacto directo de la piel, mucosas y secreciones con una persona infectada. La persona recién nacida puede infectarse al paso por el canal del parto de una mujer con la presencia del virus.

Para prevenirla, en primer orden se recomienda brindar consejería a los adolescentes sobre sexualidad y la infección por VPH, así como promover el uso de preservativos entre quienes están sexualmente activos; de manera más específica se promociona y aplica la vacuna contra el VPH en las personas candidatas a ella, de manera oportuna.

En México se dispone de las vacunas contra el VPH bivalente (Tipos 16 y 18) y tetravalente (Tipos 6, 11, 16 y 18). Ambas son eficaces en la prevención de la infección y las lesiones precancerosas del CaCU.

La eficacia de las vacunas en mujeres sin evidencia de infección previa a la vacunación es entre 93% y 95%, contra lesiones precursoras de cáncer.

Los organismos internacionales recomiendan enfocar prioritariamente la vacunación a las mujeres para reducir el impacto en salud y social del CaCU.

El esquema de vacunación oficial indica administrar dosis única a niñas a partir de los 9 y hasta los 14 años de edad. La vacuna debe aplicarse idealmente antes del inicio de la vida sexual activa, momento en que es más eficaz la intervención.

Para las mujeres Cis o Trans que viven con VIH en edades entre 11 y 49 años, el esquema de vacunación consta de tres aplicaciones: inicial, a los dos y seis meses después de la primera dosis.

En el año 2023, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) mantuvo la vacunación contra el VPH en estas dos poblaciones de manera intensiva; es por ello por lo que se debe acudir a la Unidad de Medicina Familiar más cercana para recibir la vacunación si se encuentra la persona incluida en los grupos antes mencionados.

Es importante precisar que la vacuna no sustituye las acciones de detección temprana como el papanicolaou.

Coordinador de Programas Médicos en la División de Prevención y Detección de Enfermedades, IMSS