/ domingo 8 de septiembre de 2019

Xochimilco…

Todos, cuando menos los citadinos, conocemos y tenemos gratos recuerdos de Xochimilco, un lugar diferente y hermoso para propios y extraños, en donde además de ofrecer bellos paisajes, tradiciones ancestrales y ser cuna de nuestra cultura, encontramos especies endémicas como el ajolote, que lamentablemente se encuentra en peligro de extinción.

Esta Alcaldía situada al sur de Ciudad de México, da paso sus famosos canales -últimos restos de un enorme sistema para transportar agua que construyeron los aztecas-.

Lugar que anualmente recibe a miles de visitantes nacionales y extranjeros, que reciben la calidez de su gente y la tranquilidad de sus extensos canales en los que se encuentra el relax y la diversión al más puro estilo mexicano, como que no… Un plácido paseo en las coloridas trajineras navegando entre vendedores de comida, mariachis y artesanos en el festivo ambiente que lo caracteriza, hasta encontrar la temible e inquietante Isla de las Muñecas, qué más para un festivo día que convida a festejar el menor evento en familia y/ó con amigos... eso es Xochimilco!

No obstante, debido a la gran cantidad de visitantes y a la falta de límites y previsiones, el lugar no está exento de tragedias; tal fue el caso del pasado domingo 1 de septiembre, cuando la fiesta de un grupo de jóvenes que se divertía y se excedía en el festejo de un cumpleaños a bordo de las trajineras, terminó en desgracia al caer uno de ellos, precisamente el cumpleañero poblano “Chema” al canal en donde perdió la vida.

Pero, a partir del hecho que fue oportunamente grabado y difundido en medios y redes sociales, la conciencia despierta y haciendo un poco de investigación, sabemos que el caso de “Chema” no es un caso aislado: a través de los años, se han suscitado varios accidentes en los que personas han perdido la vida en condiciones similares a la registrada la semana pasada; sin ir más lejos, el pasado 10 de marzo de este año, un hombre de 38 años murió en circunstancias similares a la del joven poblano; en octubre de 2018, cuando servicios de urgencia realizaban la búsqueda de un menor de alrededor de 12 años que habría caído a uno de los canales a la altura del embarcadero de Zacapa, se encontró el cadáver de un adulto; en febrero del 2017, se encontró ahogado un hombre cuyo cadáver fue rescatado por elementos del H. Cuerpo de Bomberos; en enero 2015 fue rescatado el cuerpo de un joven de 18 años que al parecer había salido a pasear con un amigo... solo algunos ejemplos.

A partir de los hechos, las autoridades de la Alcaldía han tomado cartas en el asunto y se anunciaron y tomaron nuevas medidas de seguridad para los visitantes que se aplicaran en los embarcaderos, a fin de salvaguardar su integridad: a partir de ya, no se permitirá introducir más de una botella de un litro de alcohol, tres latas de cerveza o una botella de no más de 355 milímetros por persona como máximo, por trajinera.

Además, el Reglamento Turístico estipula la prohibición de pasar de trajinera a trajinera, señalando la obligación de permanecer sentados sin sacar manos ni pies de la misma, así como no usar bocinas, plantas de energía y otros aparatos musicales a altos decibeles, y a partir del primero de Octubre próximo, los paseantes deberán hacer uso de chalecos salvavidas.

Asimismo, reforzarán las acciones policíacas con apoyo de la Policía Ribereña en coordinación con la Secretaría de Seguridad y la Alcaldía mediante la instalación de filtros, patrullaje y rondines periódicos en zonas de pastizales, pantanos y boscosas, a fin de prevenir el ingreso de alcohol y hacer cumplir las normas.

Indudablemente se trata de un logro en materia de seguridad y protección civil para los visitantes; sin embargo, no se debe olvidar a los habitantes, prestadores de servicios y comerciantes de la zona por lo que se debe prever consecuencias como pérdidas económicas y escases de turismo ante las drásticas medidas anunciadas.

Hemos de reconocer que, es responsabilidad de las autoridades garantizar la seguridad de los visitantes de Xochimilco, pero compartimos responsabilidad igualmente los visitantes con la obligación de prever nuestra seguridad mediante acciones simples, pero indispensables para evitar accidentes: ser extremadamente cuidadosos con los niños, respetar las medidas respecto a cupo máximo en las trajineras, no cruzar de una a otra cuando están navegando, no abusar del consumo del alcohol y atender al uso de chalecos salvavidas.

Cuidemos nuestras tradiciones y hagamos que prevalezca la belleza, diversión y atractivos del lugar… Vamos a Xochimilco, no?

gamogui@hotmail.com

Todos, cuando menos los citadinos, conocemos y tenemos gratos recuerdos de Xochimilco, un lugar diferente y hermoso para propios y extraños, en donde además de ofrecer bellos paisajes, tradiciones ancestrales y ser cuna de nuestra cultura, encontramos especies endémicas como el ajolote, que lamentablemente se encuentra en peligro de extinción.

Esta Alcaldía situada al sur de Ciudad de México, da paso sus famosos canales -últimos restos de un enorme sistema para transportar agua que construyeron los aztecas-.

Lugar que anualmente recibe a miles de visitantes nacionales y extranjeros, que reciben la calidez de su gente y la tranquilidad de sus extensos canales en los que se encuentra el relax y la diversión al más puro estilo mexicano, como que no… Un plácido paseo en las coloridas trajineras navegando entre vendedores de comida, mariachis y artesanos en el festivo ambiente que lo caracteriza, hasta encontrar la temible e inquietante Isla de las Muñecas, qué más para un festivo día que convida a festejar el menor evento en familia y/ó con amigos... eso es Xochimilco!

No obstante, debido a la gran cantidad de visitantes y a la falta de límites y previsiones, el lugar no está exento de tragedias; tal fue el caso del pasado domingo 1 de septiembre, cuando la fiesta de un grupo de jóvenes que se divertía y se excedía en el festejo de un cumpleaños a bordo de las trajineras, terminó en desgracia al caer uno de ellos, precisamente el cumpleañero poblano “Chema” al canal en donde perdió la vida.

Pero, a partir del hecho que fue oportunamente grabado y difundido en medios y redes sociales, la conciencia despierta y haciendo un poco de investigación, sabemos que el caso de “Chema” no es un caso aislado: a través de los años, se han suscitado varios accidentes en los que personas han perdido la vida en condiciones similares a la registrada la semana pasada; sin ir más lejos, el pasado 10 de marzo de este año, un hombre de 38 años murió en circunstancias similares a la del joven poblano; en octubre de 2018, cuando servicios de urgencia realizaban la búsqueda de un menor de alrededor de 12 años que habría caído a uno de los canales a la altura del embarcadero de Zacapa, se encontró el cadáver de un adulto; en febrero del 2017, se encontró ahogado un hombre cuyo cadáver fue rescatado por elementos del H. Cuerpo de Bomberos; en enero 2015 fue rescatado el cuerpo de un joven de 18 años que al parecer había salido a pasear con un amigo... solo algunos ejemplos.

A partir de los hechos, las autoridades de la Alcaldía han tomado cartas en el asunto y se anunciaron y tomaron nuevas medidas de seguridad para los visitantes que se aplicaran en los embarcaderos, a fin de salvaguardar su integridad: a partir de ya, no se permitirá introducir más de una botella de un litro de alcohol, tres latas de cerveza o una botella de no más de 355 milímetros por persona como máximo, por trajinera.

Además, el Reglamento Turístico estipula la prohibición de pasar de trajinera a trajinera, señalando la obligación de permanecer sentados sin sacar manos ni pies de la misma, así como no usar bocinas, plantas de energía y otros aparatos musicales a altos decibeles, y a partir del primero de Octubre próximo, los paseantes deberán hacer uso de chalecos salvavidas.

Asimismo, reforzarán las acciones policíacas con apoyo de la Policía Ribereña en coordinación con la Secretaría de Seguridad y la Alcaldía mediante la instalación de filtros, patrullaje y rondines periódicos en zonas de pastizales, pantanos y boscosas, a fin de prevenir el ingreso de alcohol y hacer cumplir las normas.

Indudablemente se trata de un logro en materia de seguridad y protección civil para los visitantes; sin embargo, no se debe olvidar a los habitantes, prestadores de servicios y comerciantes de la zona por lo que se debe prever consecuencias como pérdidas económicas y escases de turismo ante las drásticas medidas anunciadas.

Hemos de reconocer que, es responsabilidad de las autoridades garantizar la seguridad de los visitantes de Xochimilco, pero compartimos responsabilidad igualmente los visitantes con la obligación de prever nuestra seguridad mediante acciones simples, pero indispensables para evitar accidentes: ser extremadamente cuidadosos con los niños, respetar las medidas respecto a cupo máximo en las trajineras, no cruzar de una a otra cuando están navegando, no abusar del consumo del alcohol y atender al uso de chalecos salvavidas.

Cuidemos nuestras tradiciones y hagamos que prevalezca la belleza, diversión y atractivos del lugar… Vamos a Xochimilco, no?

gamogui@hotmail.com

domingo 15 de septiembre de 2019

Fuchila, wakala!!

domingo 08 de septiembre de 2019

Xochimilco…

domingo 01 de septiembre de 2019

Desabasto de medicamentos

domingo 25 de agosto de 2019

La felicidad del pueblo

domingo 18 de agosto de 2019

El buen juez, por su casa empieza...

domingo 11 de agosto de 2019

Pobreza

domingo 04 de agosto de 2019

Crímen

domingo 28 de julio de 2019

Paz

domingo 21 de julio de 2019

Al pueblo circo...¿Y el PAN?

domingo 07 de julio de 2019

Abrazos, no balazos...

Cargar Más