/ martes 29 de diciembre de 2015

“Una génesis para la paz” conquista el espacio urbano

Una génesis para la paz”, del artista costarricense Jorge Jiménez Deredia es la exposición que con 15 esculturas convierten al centro de la Ciudad de México en un gran marco urbano que potencia metáforas, arquetipos y visiones estéticas, según lo han considerado autoridades culturales.

El antecedente de esta muestra lo ha dado el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa, y es resultado de la visita de Estado realizada por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, a Costa Rica, donde acordó con la entonces presidenta Laura Chinchilla, trasladar estas piezas a nuestro país.

Asimismo, el presidente del Conaculta afirmó que la exhibición que se recorre desde Plaza de la República hasta el Palacio de Bellas Artes, manifiesta lo mejor del muralismo mexicano, cuyos artistas quisieron siempre hacer de los espacios públicos un lugar de encuentro con la cultura. Por su parte, el artista Jorge Jiménez Deredia precisa que sus obras son un sueño de muchos años por llegar a toda América Latina con un arte inclusivo, el cual entre en contacto con todas las personas.

Las piezas,  que estarán expuestas hasta el 31 de marzo de 2016, nacen de una idea de paz y de lo que cada uno trae integrado a su alma: la memoria profunda del universo, por ello me siento muy agradecido con México, que me abrió las puertas de su más grande museo que es su ciudad misma, agregó el escultor.

Eduardo Vázquez, secretario de Cultura de la Ciudad de México, afirmó que Jiménez Deredia nos lleva al origen de la vida y su génesis, así como a los símbolos ancestrales de los pueblos latinoamericanos, con un diálogo del paisaje urbano que rescata la esencia del arte público como un elemento enriquecedor del tránsito.

FOTOS: FEDERICO XOLOCOTZI

/arm

Una génesis para la paz”, del artista costarricense Jorge Jiménez Deredia es la exposición que con 15 esculturas convierten al centro de la Ciudad de México en un gran marco urbano que potencia metáforas, arquetipos y visiones estéticas, según lo han considerado autoridades culturales.

El antecedente de esta muestra lo ha dado el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa, y es resultado de la visita de Estado realizada por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, a Costa Rica, donde acordó con la entonces presidenta Laura Chinchilla, trasladar estas piezas a nuestro país.

Asimismo, el presidente del Conaculta afirmó que la exhibición que se recorre desde Plaza de la República hasta el Palacio de Bellas Artes, manifiesta lo mejor del muralismo mexicano, cuyos artistas quisieron siempre hacer de los espacios públicos un lugar de encuentro con la cultura. Por su parte, el artista Jorge Jiménez Deredia precisa que sus obras son un sueño de muchos años por llegar a toda América Latina con un arte inclusivo, el cual entre en contacto con todas las personas.

Las piezas,  que estarán expuestas hasta el 31 de marzo de 2016, nacen de una idea de paz y de lo que cada uno trae integrado a su alma: la memoria profunda del universo, por ello me siento muy agradecido con México, que me abrió las puertas de su más grande museo que es su ciudad misma, agregó el escultor.

Eduardo Vázquez, secretario de Cultura de la Ciudad de México, afirmó que Jiménez Deredia nos lleva al origen de la vida y su génesis, así como a los símbolos ancestrales de los pueblos latinoamericanos, con un diálogo del paisaje urbano que rescata la esencia del arte público como un elemento enriquecedor del tránsito.

FOTOS: FEDERICO XOLOCOTZI

/arm