/ martes 7 de febrero de 2017

Celebra Círculo Cubano natalicio de José Martí

Una velada cultural se llevó a cabo en días recientes en la sede del Círculo Cubano en la Ciudad de México, en donde se festejó a uno de sus grandes hombres célebres: el poeta, político y escritor José Martí, con la asistencia de los miembros de esta asociación e invitados especiales.

EDUARDO SAINZ, presidente saliente, y Román Picard del Prado, presidente entrante.

El evento también sirvió para que Román Picard del Prado, tomara protesta como nuevo dirigente del gremio, cargo que ocupaba Eduardo Sainz; para los demás cargos fueron nombrados como vicepresidente, Amaro Argamacilla Bacardi; tesorero, Antonio Díaz Barriga; secretario, Manuel Verez Pérez; vicesecretario, José de Jesús  Bosch; Juan Drake y Gerardo Arredea, vocales.

Posteriormente, el doctor Alejandro González Acosta ofreció una conferencia sobre el ilustre cubano José Martí, de quien comentó lo siguiente: José Julián Martí Pérez; (La Habana, 1853-Dos Ríos, Cuba, 1895), político y escritor cubano, destacado precursor del modernismo literario hispanoamericano y uno de los principales líderes de la independencia de su país. En su juventud fue deportado a España, en este país publicó su primera obra de importancia, el drama “La adúltera”. Inició en Madrid estudios de derecho y se licenció en derecho y filosofía y letras por la Universidad de Zaragoza.

Durante sus años en España surgió en él un profundo afecto por el país, aunque nunca perdonó su política colonial. Tras viajar durante tres años por Europa y América, José Martí acabó por instalarse en México.

Allí se casó con la cubana Carmen Sayes Bazán y poco después se trasladó a Cuba. Deportado de nuevo por las autoridades cubanas, temerosas ante su pasado revolucionario, se afincó en Nueva York y se dedicó por completo a la actividad política y literaria.

Desde su residencia en el exilio, José Martí se afanó en la organización de un nuevo proceso revolucionario en Cuba, y en 1892 fundó el Partido Revolucionario Cubano y la revista “Patria”. Se convirtió entonces en el máximo adalid de la lucha por la independencia de su país, pudo partir al frente de un pequeño contingente hacia Cuba. Fue abatido por las tropas realistas cuando contaba con 42 años de edad. Martí es, junto a Simón Bolívar y José de San Martín, uno de los principales protagonistas del proceso de emancipación de Hispanoamérica.

Además de destacado ideólogo y político, José Martí fue uno de los más grandes poetas hispanoamericanos y la figura más destacada de la etapa de transición al modernismo, sus poemas escritos en su mayor parte en 1882, “Versos libres”, no vieron la luz hasta su publicación póstuma en 1913, muchos años después de su muerte.

La poesía de José Martí se funda en una visión dualista de la humanidad: realidad e idealismo, espíritu y materia, verdad y falsedad, conciencia e inconsciencia, luz y oscuridad.

La prosa de Martí se vio influida por la obra del norteamericano Ralph Waldo Emerson, para quien la palabra debía ser tan elocuente como poética e intensa dentro de un discurso sencillo y conciso.

Tanto la prosa como la poesía de Martí resultan inseparables de su biografía; él mismo declaró que eran parte indiscutible de su máxima preocupación, que no era otra que la política. Personalidad optimista, sus opiniones sobre el hombre, la poesía o la sociedad son aspectos que aparecen en sus obras al servicio de unas concepciones que tenían siempre al ser humano como centro. A largo plazo su objetivo era la mejora de la humanidad, pero a corto plazo lo era la liberación de Cuba, a la que dedicó todos sus esfuerzos.

Una velada cultural se llevó a cabo en días recientes en la sede del Círculo Cubano en la Ciudad de México, en donde se festejó a uno de sus grandes hombres célebres: el poeta, político y escritor José Martí, con la asistencia de los miembros de esta asociación e invitados especiales.

EDUARDO SAINZ, presidente saliente, y Román Picard del Prado, presidente entrante.

El evento también sirvió para que Román Picard del Prado, tomara protesta como nuevo dirigente del gremio, cargo que ocupaba Eduardo Sainz; para los demás cargos fueron nombrados como vicepresidente, Amaro Argamacilla Bacardi; tesorero, Antonio Díaz Barriga; secretario, Manuel Verez Pérez; vicesecretario, José de Jesús  Bosch; Juan Drake y Gerardo Arredea, vocales.

Posteriormente, el doctor Alejandro González Acosta ofreció una conferencia sobre el ilustre cubano José Martí, de quien comentó lo siguiente: José Julián Martí Pérez; (La Habana, 1853-Dos Ríos, Cuba, 1895), político y escritor cubano, destacado precursor del modernismo literario hispanoamericano y uno de los principales líderes de la independencia de su país. En su juventud fue deportado a España, en este país publicó su primera obra de importancia, el drama “La adúltera”. Inició en Madrid estudios de derecho y se licenció en derecho y filosofía y letras por la Universidad de Zaragoza.

Durante sus años en España surgió en él un profundo afecto por el país, aunque nunca perdonó su política colonial. Tras viajar durante tres años por Europa y América, José Martí acabó por instalarse en México.

Allí se casó con la cubana Carmen Sayes Bazán y poco después se trasladó a Cuba. Deportado de nuevo por las autoridades cubanas, temerosas ante su pasado revolucionario, se afincó en Nueva York y se dedicó por completo a la actividad política y literaria.

Desde su residencia en el exilio, José Martí se afanó en la organización de un nuevo proceso revolucionario en Cuba, y en 1892 fundó el Partido Revolucionario Cubano y la revista “Patria”. Se convirtió entonces en el máximo adalid de la lucha por la independencia de su país, pudo partir al frente de un pequeño contingente hacia Cuba. Fue abatido por las tropas realistas cuando contaba con 42 años de edad. Martí es, junto a Simón Bolívar y José de San Martín, uno de los principales protagonistas del proceso de emancipación de Hispanoamérica.

Además de destacado ideólogo y político, José Martí fue uno de los más grandes poetas hispanoamericanos y la figura más destacada de la etapa de transición al modernismo, sus poemas escritos en su mayor parte en 1882, “Versos libres”, no vieron la luz hasta su publicación póstuma en 1913, muchos años después de su muerte.

La poesía de José Martí se funda en una visión dualista de la humanidad: realidad e idealismo, espíritu y materia, verdad y falsedad, conciencia e inconsciencia, luz y oscuridad.

La prosa de Martí se vio influida por la obra del norteamericano Ralph Waldo Emerson, para quien la palabra debía ser tan elocuente como poética e intensa dentro de un discurso sencillo y conciso.

Tanto la prosa como la poesía de Martí resultan inseparables de su biografía; él mismo declaró que eran parte indiscutible de su máxima preocupación, que no era otra que la política. Personalidad optimista, sus opiniones sobre el hombre, la poesía o la sociedad son aspectos que aparecen en sus obras al servicio de unas concepciones que tenían siempre al ser humano como centro. A largo plazo su objetivo era la mejora de la humanidad, pero a corto plazo lo era la liberación de Cuba, a la que dedicó todos sus esfuerzos.