/ sábado 4 de febrero de 2017

Velada con música, legado e historia

La legendaria bebida alemana de inconfundible sabor puro echó la casa por la ventana, al reunir a invitados especiales en un sito de la colonia Anáhuac de la Ciudad de México, con motivo de su fiesta “56 Parts, Best as One”, que tuvo por objetivo dar a conocer la historia y cómo se elabora este delicioso licor.

El evento fue un acercamiento para comunicar este proceso de una manera innovadora, interactiva y sobre todo divertida, también se convirtió en un llamado a vivir una nueva experiencia que permitió a los consumidores seguir relacionando a la marca con innovación y fiesta, pero al mismo tiempo entender la herencia, ingredientes y proceso como los pilares de Jägermeister.

El DJ Damian Lazarus, viajó exclusivamente de Alemania para animar la fiesta, dando el toque único en el highlight de la noche, haciendo bailar a los más de 500 invitados, quienes disfrutaron de la barra central que ofrecía cocteles de todo tipo con la bebida anfitriona, y en la que se plasmaron los seis pasos más relevantes del proceso, los materiales e ingredientes utilizados con una impactante instalación que cobraba vida al ritmo de los beats del DJ, esto y un servicio único hicieron de esta experiencia una velada inolvidable y sin igual.

La legendaria bebida alemana de inconfundible sabor puro echó la casa por la ventana, al reunir a invitados especiales en un sito de la colonia Anáhuac de la Ciudad de México, con motivo de su fiesta “56 Parts, Best as One”, que tuvo por objetivo dar a conocer la historia y cómo se elabora este delicioso licor.

El evento fue un acercamiento para comunicar este proceso de una manera innovadora, interactiva y sobre todo divertida, también se convirtió en un llamado a vivir una nueva experiencia que permitió a los consumidores seguir relacionando a la marca con innovación y fiesta, pero al mismo tiempo entender la herencia, ingredientes y proceso como los pilares de Jägermeister.

El DJ Damian Lazarus, viajó exclusivamente de Alemania para animar la fiesta, dando el toque único en el highlight de la noche, haciendo bailar a los más de 500 invitados, quienes disfrutaron de la barra central que ofrecía cocteles de todo tipo con la bebida anfitriona, y en la que se plasmaron los seis pasos más relevantes del proceso, los materiales e ingredientes utilizados con una impactante instalación que cobraba vida al ritmo de los beats del DJ, esto y un servicio único hicieron de esta experiencia una velada inolvidable y sin igual.