/ martes 17 de enero de 2017

Zegna desfila entre lo clásico y lo deportivo

  • La Semana de la Moda Masculina de Milán

MILÁN, Italia (AFP y Redacción).- La casa italiana Ermenegildo Zegna inauguró, el pasado viernes por la noche en Milán, la Semana de la Moda Masculina con un desfile inspirado en los años 1940 y 1950 que mezclaba estilos clásicos y deportivos.

Para su vuelta a Zegna como director artístico, Alessandro Sartori escogió el Hangar Bicocca, sus 15 mil metros cuadrados y su nave de 30 metros de altura para presentar su colección Otoño-Invierno 2017-2018.

Entre altas torres de hormigón del artista alemán Anselm Kiefer, propuso prendas urbanas, cómodas y sofisticadas al mismo tiempo.

Abrigos largos o cortos, trajes y suéteres con capucha dominan en una colección multigeneracional que lucieron modelos llegados de todo el mundo.

Los trajes, de cachemir o de seda, las cazadoras de nubuck y las chaquetas se llevan sobre suéteres con cuello de pico.

Por la noche, Zegna propone un hombre de esmoquin con estampados “jacquard” y cremalleras en los tobillos.

El de Zegna era el primero de los 37 desfiles que se sucederán hasta el martes en la Milano Moda Uomo.

Las grandes firmas seguirán siendo fieles a la cita milanesa, como Versace, Prada, Fendi o Armani que, como manda la tradición, será el último en presentar sus creaciones para la temporada Otoño-Invierno 2017-2018, el martes.

  • La Semana de la Moda Masculina de Milán

MILÁN, Italia (AFP y Redacción).- La casa italiana Ermenegildo Zegna inauguró, el pasado viernes por la noche en Milán, la Semana de la Moda Masculina con un desfile inspirado en los años 1940 y 1950 que mezclaba estilos clásicos y deportivos.

Para su vuelta a Zegna como director artístico, Alessandro Sartori escogió el Hangar Bicocca, sus 15 mil metros cuadrados y su nave de 30 metros de altura para presentar su colección Otoño-Invierno 2017-2018.

Entre altas torres de hormigón del artista alemán Anselm Kiefer, propuso prendas urbanas, cómodas y sofisticadas al mismo tiempo.

Abrigos largos o cortos, trajes y suéteres con capucha dominan en una colección multigeneracional que lucieron modelos llegados de todo el mundo.

Los trajes, de cachemir o de seda, las cazadoras de nubuck y las chaquetas se llevan sobre suéteres con cuello de pico.

Por la noche, Zegna propone un hombre de esmoquin con estampados “jacquard” y cremalleras en los tobillos.

El de Zegna era el primero de los 37 desfiles que se sucederán hasta el martes en la Milano Moda Uomo.

Las grandes firmas seguirán siendo fieles a la cita milanesa, como Versace, Prada, Fendi o Armani que, como manda la tradición, será el último en presentar sus creaciones para la temporada Otoño-Invierno 2017-2018, el martes.