/ domingo 25 de junio de 2017

El hombre hawaiano de Louis Vuitton conquista París

Bajo un sol abrasador y a 34 grados, París se convirtió en el Hawái de la firma Louis Vuitton, que se inspiró en la estética isleña para su colección de hombre primavera-verano 2018, combinando sobriedad y tendencia.

En este desfile, celebrado en la Plaza Colette del Palacio Real de París, escenario habitual de la línea masculina de Vuitton, la sastrería se mezcló con formas fluidas en camisas en organza, transparentes, con estampados tropicales.

La música que acompañó el espectáculo fue tan única como la ropa gracias a una colaboración exclusiva con el cantante Drake que se inspiró en la colección para presentar su nuevo éxito, Signs.

Piezas clásicas, como las gabardinas y las camisas se combinaron con mallas de neopreno, como las que se utilizan para practicar surf o windusurf.

La inspiración viene de la pasión por las islas del director creativo de la firma, el británico Kim Jones, quien cuenta en un comunicado lanzado por Vuitton haber recibido por regalo un atlas de islas remotas: “¡Me di cuenta de que había estado en todas!”.

“Me inspiró la idea de moverse fácilmente de un sitio a otro, experimentando diferentes civilizaciones, distintas identidades de forma simultánea”, explica Jones.

Jerséis de punto estampados, impermeables en talla XL y americanas fluidas serán los básicos del próximo verano para el hombre de Vuitton, que culmina el look con accesorios juveniles como sombreros de algodón en tejido vaquero, collares surferos y bolsos todo terreno con nuevas introducciones del famoso logo Monogram.

El diseño Monogram Outdoor es la nueva apuesta de Vuitton, una mezcla inspirada en las bolsas deportivas, en piel y todo en negro con el logo de la firma impreso en el asa.

Bajo un sol abrasador y a 34 grados, París se convirtió en el Hawái de la firma Louis Vuitton, que se inspiró en la estética isleña para su colección de hombre primavera-verano 2018, combinando sobriedad y tendencia.

En este desfile, celebrado en la Plaza Colette del Palacio Real de París, escenario habitual de la línea masculina de Vuitton, la sastrería se mezcló con formas fluidas en camisas en organza, transparentes, con estampados tropicales.

La música que acompañó el espectáculo fue tan única como la ropa gracias a una colaboración exclusiva con el cantante Drake que se inspiró en la colección para presentar su nuevo éxito, Signs.

Piezas clásicas, como las gabardinas y las camisas se combinaron con mallas de neopreno, como las que se utilizan para practicar surf o windusurf.

La inspiración viene de la pasión por las islas del director creativo de la firma, el británico Kim Jones, quien cuenta en un comunicado lanzado por Vuitton haber recibido por regalo un atlas de islas remotas: “¡Me di cuenta de que había estado en todas!”.

“Me inspiró la idea de moverse fácilmente de un sitio a otro, experimentando diferentes civilizaciones, distintas identidades de forma simultánea”, explica Jones.

Jerséis de punto estampados, impermeables en talla XL y americanas fluidas serán los básicos del próximo verano para el hombre de Vuitton, que culmina el look con accesorios juveniles como sombreros de algodón en tejido vaquero, collares surferos y bolsos todo terreno con nuevas introducciones del famoso logo Monogram.

El diseño Monogram Outdoor es la nueva apuesta de Vuitton, una mezcla inspirada en las bolsas deportivas, en piel y todo en negro con el logo de la firma impreso en el asa.