/ jueves 25 de enero de 2018

La alta costura de Schiaparelli transforma África en una leyenda de hadas

Las exclusivas presentaciones de alta costura comenzaron en estos días en París

PARÍS, Francia.- Las exclusivas presentaciones de alta costura comenzaron en estos días en París con las propuestas de Schiaparelli, que revivió los emblemas de la Colección Pagana que su creadora lanzó en 1938, inspirada en las tribus africanas y en los cuentos de hadas y princesas.



La propuesta, presentada en el apartamento donde vivía Elsa Schiaparelli, en la Place Vendôme de París, incluyó algunos conjuntos más urbanos en un intento de sacar las creaciones de alta costura de la alfombra roja, prácticamente su único lugar de éxito en la actualidad.



Con largas chaquetas, mezcla de safari y americana marcadas en torno a la cintura y combinadas con pantalones cortos, la marca mostró sus posibilidades de acercarse a una moda más diurna, mientras que los característicos vestidos en tul con bordados pasaron directamente a la lista de "más deseados" por cantantes y actrices.



Entre ellas, la cantante australiana Kylie Minogue, presente en el desfile junto a la intérprete Pixie Lott o la exmodelo Inès de la Fressange, una incondicional de la alta costura.

La maison ensalzó el valor de la artesanía de su costura, que combinó materiales sintéticos con naturales, como bolsos de lino, rafia y nylon cosidos en seda junto a tiras de plástico, bordadas con cuentas de nácar de Swarovski o trenzadas con plumas.



Los vestidos y chaquetas se llenaron de bordados de mariposas, insectos o candados, pintados a mano o elaborados a base de encajes de guipur o chenille.

También fue el turno de la holandesa Iris Van Herpen, que presentó su colección con un trabajo extremadamente técnico basado en una colaboración con la Universidad Tecnológica de Delft, con la que creó impresiones de estampados en 3D.



En su nueva línea para la temporada primavera-verano 2017, llamada Juegos de la Naturaleza, Van Herpen se inspiró en paisajes naturales tomados desde una perspectiva aérea, como si viese el mundo desde los ojos de un pájaro, para recrear su colección primavera-verano 2018.



Una gama de colores claros como el verde agua, el amarillo o el azul que se mezclaron con tonos piel y negro en minivestidos ajustados donde las hojas, impresas en 3D en un tul de 0,8 mm y pegadas sobre el tejido, crearon formas psicodélicas, casi de ciencia-ficción.



Para la modista, se trató de una colección optimista y delicada, que combinó lo artificial con lo orgánico. La atención se centró en el movimiento de las piezas, a juego con unas esculturas del artista holandés Peter Gentenaar, que habían sido colocadas sobre la pasarela, en una instalación dentro de la Galería de Mineralogía y Geología de París.



El propio trabajo de Gentenaar, que desde hace 30 años elabora esas figuras con pliegues con los que forma pétalos y nubes de colores, llevó a Van Herpen a construir su vestido final, con plisados rígidos alrededor del diseño, creando una sensación de criatura marina.



"No es tanto el agua como el movimiento en general lo que me interesa, el conjunto de una metamorfosis dentro de la naturaleza que es lo que siempre intento captar", explicó en el "backstage" la diseñadora, famosa por sus concepciones abstractas que plasma en la moda mediante vestidos casi transparentes con volúmenes esculturales.



Y de los "Juegos de la Natuzaleza" de Van Herpen a los "Juegos de Tronos" del libanés Georges Hobeika, que recuperó la estética medieval en princesas con tiaras, capas y vestidos mágicos con bordados de hilos metalizados y pedrería.



Junto a tonos verde mar y azul cielo, los beiges y dorados predominaron en la colección, donde Hobeika se atrevió con un par de looks de pantalón, en jacquard, combinado con un top que reproducía la melena de un león.



Los vestidos de corte más clásico se llevaron con escote asimétrico y aperturas infinitas en las faldas, que suben hasta bien entrada la cadera.

El libanés cerró la pasarela con un traje de novia blanco de manga larga, realizado a base de bordados en tres largos volantes que confeccionan la falda y un kilométrico velo, ajustado en el pelo mediante una corona.

PARÍS, Francia.- Las exclusivas presentaciones de alta costura comenzaron en estos días en París con las propuestas de Schiaparelli, que revivió los emblemas de la Colección Pagana que su creadora lanzó en 1938, inspirada en las tribus africanas y en los cuentos de hadas y princesas.



La propuesta, presentada en el apartamento donde vivía Elsa Schiaparelli, en la Place Vendôme de París, incluyó algunos conjuntos más urbanos en un intento de sacar las creaciones de alta costura de la alfombra roja, prácticamente su único lugar de éxito en la actualidad.



Con largas chaquetas, mezcla de safari y americana marcadas en torno a la cintura y combinadas con pantalones cortos, la marca mostró sus posibilidades de acercarse a una moda más diurna, mientras que los característicos vestidos en tul con bordados pasaron directamente a la lista de "más deseados" por cantantes y actrices.



Entre ellas, la cantante australiana Kylie Minogue, presente en el desfile junto a la intérprete Pixie Lott o la exmodelo Inès de la Fressange, una incondicional de la alta costura.

La maison ensalzó el valor de la artesanía de su costura, que combinó materiales sintéticos con naturales, como bolsos de lino, rafia y nylon cosidos en seda junto a tiras de plástico, bordadas con cuentas de nácar de Swarovski o trenzadas con plumas.



Los vestidos y chaquetas se llenaron de bordados de mariposas, insectos o candados, pintados a mano o elaborados a base de encajes de guipur o chenille.

También fue el turno de la holandesa Iris Van Herpen, que presentó su colección con un trabajo extremadamente técnico basado en una colaboración con la Universidad Tecnológica de Delft, con la que creó impresiones de estampados en 3D.



En su nueva línea para la temporada primavera-verano 2017, llamada Juegos de la Naturaleza, Van Herpen se inspiró en paisajes naturales tomados desde una perspectiva aérea, como si viese el mundo desde los ojos de un pájaro, para recrear su colección primavera-verano 2018.



Una gama de colores claros como el verde agua, el amarillo o el azul que se mezclaron con tonos piel y negro en minivestidos ajustados donde las hojas, impresas en 3D en un tul de 0,8 mm y pegadas sobre el tejido, crearon formas psicodélicas, casi de ciencia-ficción.



Para la modista, se trató de una colección optimista y delicada, que combinó lo artificial con lo orgánico. La atención se centró en el movimiento de las piezas, a juego con unas esculturas del artista holandés Peter Gentenaar, que habían sido colocadas sobre la pasarela, en una instalación dentro de la Galería de Mineralogía y Geología de París.



El propio trabajo de Gentenaar, que desde hace 30 años elabora esas figuras con pliegues con los que forma pétalos y nubes de colores, llevó a Van Herpen a construir su vestido final, con plisados rígidos alrededor del diseño, creando una sensación de criatura marina.



"No es tanto el agua como el movimiento en general lo que me interesa, el conjunto de una metamorfosis dentro de la naturaleza que es lo que siempre intento captar", explicó en el "backstage" la diseñadora, famosa por sus concepciones abstractas que plasma en la moda mediante vestidos casi transparentes con volúmenes esculturales.



Y de los "Juegos de la Natuzaleza" de Van Herpen a los "Juegos de Tronos" del libanés Georges Hobeika, que recuperó la estética medieval en princesas con tiaras, capas y vestidos mágicos con bordados de hilos metalizados y pedrería.



Junto a tonos verde mar y azul cielo, los beiges y dorados predominaron en la colección, donde Hobeika se atrevió con un par de looks de pantalón, en jacquard, combinado con un top que reproducía la melena de un león.



Los vestidos de corte más clásico se llevaron con escote asimétrico y aperturas infinitas en las faldas, que suben hasta bien entrada la cadera.

El libanés cerró la pasarela con un traje de novia blanco de manga larga, realizado a base de bordados en tres largos volantes que confeccionan la falda y un kilométrico velo, ajustado en el pelo mediante una corona.

Política

Revocación de mandato no es reelección: Muñoz Ledo

El jueves pasado la Cámara de Disputados aprobó en lo general, la reforma constitucional que permitirá que el presidente pueda someter a consulta el cargo que ostenta

Mundo

Tiroteo en Holanda deja al menos tres muertos y nueve heridos

Según versiones preliminares, un hombre abrió fuego en un tranvía en la ciudad holandesa de Utrecht e hirió a varias personas

Mundo

Cardenal francés acusado de abusos sexuales se reúne con el Papa

El clérigo de más alto rango, que se ha visto envuelto en el escándalo de abusos sexuales a menores dentro de la Iglesia Católica francesa, fue sentenciado a seis meses de prisión

Mundo

Tiroteo en un tranvía en Holanda deja al menos tres muertos y nueve heridos

Según versiones preliminares, un hombre abrió fuego en un tranvía en la ciudad holandesa de Utrecht e hirió a varias personas

Futbol

Por lesión Luis Suárez será baja entre 10 y 15 días

Pese a la lesión, Suárez estaría en condiciones de disputar la llave de cuartos de final de la Liga de Campeones entre el Barcelona y el Manchester United

Mundo

Cardenal francés acusado de abusos sexuales se reúne con el Papa

El clérigo de más alto rango, que se ha visto envuelto en el escándalo de abusos sexuales a menores dentro de la Iglesia Católica francesa, fue sentenciado a seis meses de prisión

Política

Morena exige a Semarnat inventario de parcelas que han cambiado su uso de suelo

En 2017 México se colocó entre el quinto y tercer lugar a nivel mundial en deforestación, con números que oscilan entre el 90 y 95 por ciento de tierra devastadas

Política

Revocación de mandato no es reelección: Muñoz Ledo

El jueves pasado la Cámara de Disputados aprobó en lo general, la reforma constitucional que permitirá que el presidente pueda someter a consulta el cargo que ostenta

Mundo

Violencia contra la mujer, una mancha en la conciencia de Europa

Pese a las constantes denuncias de organizaciones no gubernamentales, una de cada tres mujeres en la Unión Europea sufrió agresiones físicas o sexuales alguna vez