/ viernes 3 de julio de 2020

Pandemia de Covid-19 se llevó el glamour

La industria de la moda tendrá que reinventarse tras la crisis por el coronavirus; en el corto plazo se espera que surjan textiles con avances tecnológicos que protejan al usuario

Los tacones dejaron de sonar en el asfalto. Los escaparates de las tiendas en las grandes avenidas lucen con sus maniquíes abandonados que visten la propuesta para la temporada de primavera que apenas comenzaba. Había que actuar rápido ante el cierre indefinido de establecimientos por causa de la pandemia.

En casa, al hacer un recorrido por nuestro armario, recordamos la última prenda que compramos y que apenas alcanzó a tener dos puestas. De pronto, en las noticias, aparece un anuncio sobre el regreso a una nueva normalidad, y nos llega a la mente una ligera dosis de alegría entre el miedo e incertidumbre al pensar que tal vez, todo estará bien y a lo mejor hasta podríamos volver al shopping. De inmediato reflexionamos: “No, así como está la situación, no estamos para esos lujos”.

La palabra final nos lleva a la siguiente premisa: ¿Seguirá existiendo el lujo? Entre las nuevas reglas básicas para regresar a las oficinas y la crisis económica, el cierre definitivo de empresas y los recortes logramos cambiar la mirada no a una normalidad diferente sino hacia una cruda realidad.

Foto: AFP

In and out

La industria de la moda se detuvo al igual que muchas otras. Según el último informe de la consultora Bain & Company, las ventas de lujo, que representa el 4% del PIB europeo, sufrirán contracciones de hasta un 35% en el cómputo global de 2020. En México, recientemente el Inegi reportó índices de caída en textiles y ropa del -63.5%, con respecto a los meses de abril a mayo, seguidas por las tiendas departamentales con un -61.2%.

“Esta crisis nos sorprendió a todos, no importa qué tipo de fibra o manufactura, esto ha hecho que los consumos mundiales específicamente de ropa hayan bajado a sus mínimos históricos. México no fue la excepción, los últimos resultados reportan que la industria textil y el consumo de prendas encabezan la disminución de compras. En el mercado del algodón mundial estas estimaciones han afectado los precios de esta fibra”, dice Jaime Flores, senior director de Cotton Incorporated-Latinoamerica.

Tanto las marcas de alta costura y como las de mediano prestigio a nivel internacional han optado por el e-comerce para poder salvar parte del inventario que no se vendió en tienda, pero los resultados hacia la recuperación son lentos por el tema de las restricciones en los envíos. Sin embargo, los grandes empresarios piensan en la oferta navideña como su salvación.

Foto: Reuters

“La industria tiene que adaptarse a todo esto porque no sabemos cuándo termine, ni cuándo podamos reactivarnos totalmente. Desde Cotton Incorporated hemos observado tres macrotendencias interesantes en cuanto al panorama de la moda, por encuestas que hemos hecho en Estados Unidos, en China y en México; una es el tema de la digitalización: quien no compraba en línea ya se atreve a hacerlo y lo hace ahora en mayor cantidad, las tiendas y las marcas tuvieron que cerrar sus locales pero tuvieron un aumento en sus ventas en digital. La digitalización no sólo va impactar la forma en cómo se compra sino cómo se distribuye, ahora se tendrá que repensar ¿cuánto venderé en tienda y cuánto online, la gente no va regresar tan rápido a las tiendas. Pero entonces los productores tendrán que responder mas rápido con pedidos más cortos”, describe Flores.

Dentro la segunda gran macrotedencia el experto describe como principal objetivo la apuesta por la ropa casual.

“No significa que la ropa formal vaya a desaparecer, pero el consumidor ha aprendido que puede trabajar con pijama o su ropa casual para estar relajado, entonces cuando regresemos a las calles muchos consumidores exigirán a la marca prendas confortables, entonces será una reactivación del active weare, la creatividad no debe dejar de estar ahí”.

Foto: AFP

La tercera tendencia se relaciona con el tema de la sustentabilidad: “El consumidor repensó cómo va a consumir, no solamente ropa sino otro tipo de producto, por lo que ahora no comprará el mismo número de prendas pero sí va a exigir más calidad y con mayor durabilidad, productos menos perjudiciales tanto para él como para el medio ambiente”.

El directivo dice que cuando las personas regresaron a la normalidad en Europa, las primeras categorías de producto que repuntaron fue la ropa. Como prueba de esto, comenzaron a publicar videos en redes sociales de gente haciendo filas para entrar a las tiendas de Zara, por lo que pronto se espera un incremento en el consumo del fast fashion.

“Las grandes empresas, marcas y tiendas tendrán que repensar en cómo manejar todo el capital que tienen detenido, tienen inventarios parados de la temporada pasada, y lo tendrán que mover a través de ofertas o de un reajuste del concepto de diseño para que las prendas primaverales, incluyendo trajes de baño, las puedas ver exhibidas junto con la ropa de invierno. Difícilmente puedo decir cómo será en México. Aquí lo importante es saber que el consumidor dejó de comprar y ahora va a regresar a comprar, ¿qué tanto? Esa es la gran pregunta”, considera Jaime Flores, senior director de Cotton Incorporated-Latinoamerica.

Foto: EFE

Además, se espera que la emergencia sanitaria motive la creatividad de los diseñadores quienes podrán proponer nuevas formas de vestir, incluso ya hay marcas que están creando prendas que traen como accesorio el cubrebocas.

“El algodón es un material bastante noble para este fin, tiene propiedades y comodidad para usarse como tapabocas, tiene capacidad de filtración y sirve como barrera física, no hay un pronunciamiento oficial para usar un cierto de ropa desechable o especial para viajar o trabajar, pero el algodón es una fibra que puede ser usada como barrera física”.

Diseño e ingenio

Para el diseñador mexicano Gustavo Helguera, lo más importante para salir adelante es la reinvención, “no quedarte en el pasado sino mirar para el futuro, en mi caso le estoy echando ganas al e-comerce, y es que cuando empezó la emergencia sanitaria todo apuntaba a lo digital, se empezaban a cerrar tiendas, la gente ya no acudía a puntos físicos y como empresarios teníamos que reaccionar. Fue un golpazo económico muy fuerte, yo tengo clientes de los que recibía mensualmente el pago de las ventas de mis productos en sus tiendas y todos cerraron”.

Helguera especialista en la creación de joyería, lanzó una colección especial de cubrebocas con pedrería que ha sido parte de un negocio alterno ante la crisis.

“El cubrebocas ya es el must have de todas las temporadas, es como la ropa interior, los debes tener siempre, y fue cuando dije ‘todo mundo tiene que usar tapabocas, pero vamos a ir más allá y tiene que llevar lujo, lo que yo hago ahora es nuevo lujo, a precio justo, ya no podremos seguir vendiendo de la misma forma que hace seis meses’”.

Algunos de los cubrebocas cuentan con diseños artesanales, otros llevan cristal, perlas, piedras de colores y unos son elaborados en piel con estoperoles con estilo más urbano. Sus precios van desde los 350 hasta los mil 850 pesos.

“Me los piden artistas o maquillistas, son para la gente que le gusta atrapar miradas, yo trabajo para gente que ya sabe quién es”, detalla el diseñador.

Pero antes que cualquier banalidad, Helguera mantiene la seguridad de las personas en este tipo de productos. “Los tapabocas llevan varias capas de tela, éstas te dan seguridad, tú tienes que ofrecerle a la gente cosas con las que la que se sienta segura”.

Otras marcas internacionales de alta costura se han dado a la tarea de confeccionar cubrebocas con mucho estilo entre las que destacan, Maison Margiela, Thom Brown, Marine Serre y Richard Quinn entre otras.

Ante el nuevo protocolo de vestimenta creado por las autoridades para regresar a trabajar, el cual prohíbe la barba, las joyas, la corbata y los relojes, el creativo opina: “La gente va a seguir usando accesorios. El ser humano tiene que adornarse por naturaleza; en la historia siempre ha buscado la forma de ornamentarse, sólo que ahora hay que hacerlo con mucho cuidado y en los momentos que se deba usar, hay que ser responsables y asertivos. Porque si vas a querer ir a una cena de cinco o menos personas tendrás que ir divina, si te ves bien, te sientes bien hasta en tu casa”.

El diseñador prepara una nueva colección para presentar después de la pandemia y está creando una pieza especial para apoyar a una fundación de niños indígenas porque, dice, ha sido un sector de la población muy golpeado no sólo por la pandemia sino a lo largo de los años. Para esto busca crear las alianzas necesarias para llevar a cabo el proyecto.

Old style

El publirrelacionista mexicano Gabriel Rivera Barraza, radicado en Nueva York y creador del libro Nuevo New York, describe cuál será el camino que tomará la sociedad y la moda en el mundo.

“Yo me dedico al mundo de la moda y a la filantropía, son mis fuertes. Para todo el mundo cambio la vida, los planes, los proyectos; yo tenía que organizar una gala importante y estaba por cubrir el Met Gala. Para mí ha sido una gran reinvención y tengo que usar la tecnología para que esto siga y no nos afecte, es un renacimiento del ser humano quien se tiene que adaptar a las nuevas circunstancias y ver cuál será próximo paso”.

Eventos, galas de beneficencia y hasta pasarelas se espera que por un tiempo se transmitan a través de las plataformas digitales.

"La industria de la moda pasa por un momento extremadamente sensible, fue una bomba para ellos, las grandes casas de renombre que están establecidas con historia están usando su know how para vender online, pero aún así han bajado las ventas porque la gente se está vistiendo de manera informal, el glamour y el lujo pasa a segundo término, la gente no se va a vestir de John Galliano o Chanel, ni saldrá portando zapatos de Louis Vuitton por un tiempo", considera Rivera.

El experto explica que los nuevos talentos son los más afectados. “Lo más triste que veo es que los diseñadores emergentes, que había miles en todas partes del mundo y que estaban empezando su carrera, van a desaparecer”.

Para Gabriel Rivera, las personas regresarán a las compras a la vieja usanza. “Va a resurgir la época de Coco Chanel, donde las personas acudían por cita a la boutique. Y es que por lo regular, los diseñadores tenían casi hasta cinco listas para todo el año pero ahora, tendrán que hacer sólo una o dos. Pero viéndolo positivamente, esto ayudará a los creativos porque se volvían locos con tanta producción. Ahora podrán presentar su colección cuando quieran y como quieran”.

El publirrelacionista afirma que la tecnología sorprenderá al mundo en la confección y el diseño.

"La ropa tecnológica se ha escuchado con mayor frecuencia, uno de los diseñadores que estoy seguro que pronto creará telas de este tipo es Prada. Pero más allá de que si es moda o no, lo importante es lograr que el público se sienta cómodo y protegido, el que se atreva a sacar eso sería el diseñador del año", concluye.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Los tacones dejaron de sonar en el asfalto. Los escaparates de las tiendas en las grandes avenidas lucen con sus maniquíes abandonados que visten la propuesta para la temporada de primavera que apenas comenzaba. Había que actuar rápido ante el cierre indefinido de establecimientos por causa de la pandemia.

En casa, al hacer un recorrido por nuestro armario, recordamos la última prenda que compramos y que apenas alcanzó a tener dos puestas. De pronto, en las noticias, aparece un anuncio sobre el regreso a una nueva normalidad, y nos llega a la mente una ligera dosis de alegría entre el miedo e incertidumbre al pensar que tal vez, todo estará bien y a lo mejor hasta podríamos volver al shopping. De inmediato reflexionamos: “No, así como está la situación, no estamos para esos lujos”.

La palabra final nos lleva a la siguiente premisa: ¿Seguirá existiendo el lujo? Entre las nuevas reglas básicas para regresar a las oficinas y la crisis económica, el cierre definitivo de empresas y los recortes logramos cambiar la mirada no a una normalidad diferente sino hacia una cruda realidad.

Foto: AFP

In and out

La industria de la moda se detuvo al igual que muchas otras. Según el último informe de la consultora Bain & Company, las ventas de lujo, que representa el 4% del PIB europeo, sufrirán contracciones de hasta un 35% en el cómputo global de 2020. En México, recientemente el Inegi reportó índices de caída en textiles y ropa del -63.5%, con respecto a los meses de abril a mayo, seguidas por las tiendas departamentales con un -61.2%.

“Esta crisis nos sorprendió a todos, no importa qué tipo de fibra o manufactura, esto ha hecho que los consumos mundiales específicamente de ropa hayan bajado a sus mínimos históricos. México no fue la excepción, los últimos resultados reportan que la industria textil y el consumo de prendas encabezan la disminución de compras. En el mercado del algodón mundial estas estimaciones han afectado los precios de esta fibra”, dice Jaime Flores, senior director de Cotton Incorporated-Latinoamerica.

Tanto las marcas de alta costura y como las de mediano prestigio a nivel internacional han optado por el e-comerce para poder salvar parte del inventario que no se vendió en tienda, pero los resultados hacia la recuperación son lentos por el tema de las restricciones en los envíos. Sin embargo, los grandes empresarios piensan en la oferta navideña como su salvación.

Foto: Reuters

“La industria tiene que adaptarse a todo esto porque no sabemos cuándo termine, ni cuándo podamos reactivarnos totalmente. Desde Cotton Incorporated hemos observado tres macrotendencias interesantes en cuanto al panorama de la moda, por encuestas que hemos hecho en Estados Unidos, en China y en México; una es el tema de la digitalización: quien no compraba en línea ya se atreve a hacerlo y lo hace ahora en mayor cantidad, las tiendas y las marcas tuvieron que cerrar sus locales pero tuvieron un aumento en sus ventas en digital. La digitalización no sólo va impactar la forma en cómo se compra sino cómo se distribuye, ahora se tendrá que repensar ¿cuánto venderé en tienda y cuánto online, la gente no va regresar tan rápido a las tiendas. Pero entonces los productores tendrán que responder mas rápido con pedidos más cortos”, describe Flores.

Dentro la segunda gran macrotedencia el experto describe como principal objetivo la apuesta por la ropa casual.

“No significa que la ropa formal vaya a desaparecer, pero el consumidor ha aprendido que puede trabajar con pijama o su ropa casual para estar relajado, entonces cuando regresemos a las calles muchos consumidores exigirán a la marca prendas confortables, entonces será una reactivación del active weare, la creatividad no debe dejar de estar ahí”.

Foto: AFP

La tercera tendencia se relaciona con el tema de la sustentabilidad: “El consumidor repensó cómo va a consumir, no solamente ropa sino otro tipo de producto, por lo que ahora no comprará el mismo número de prendas pero sí va a exigir más calidad y con mayor durabilidad, productos menos perjudiciales tanto para él como para el medio ambiente”.

El directivo dice que cuando las personas regresaron a la normalidad en Europa, las primeras categorías de producto que repuntaron fue la ropa. Como prueba de esto, comenzaron a publicar videos en redes sociales de gente haciendo filas para entrar a las tiendas de Zara, por lo que pronto se espera un incremento en el consumo del fast fashion.

“Las grandes empresas, marcas y tiendas tendrán que repensar en cómo manejar todo el capital que tienen detenido, tienen inventarios parados de la temporada pasada, y lo tendrán que mover a través de ofertas o de un reajuste del concepto de diseño para que las prendas primaverales, incluyendo trajes de baño, las puedas ver exhibidas junto con la ropa de invierno. Difícilmente puedo decir cómo será en México. Aquí lo importante es saber que el consumidor dejó de comprar y ahora va a regresar a comprar, ¿qué tanto? Esa es la gran pregunta”, considera Jaime Flores, senior director de Cotton Incorporated-Latinoamerica.

Foto: EFE

Además, se espera que la emergencia sanitaria motive la creatividad de los diseñadores quienes podrán proponer nuevas formas de vestir, incluso ya hay marcas que están creando prendas que traen como accesorio el cubrebocas.

“El algodón es un material bastante noble para este fin, tiene propiedades y comodidad para usarse como tapabocas, tiene capacidad de filtración y sirve como barrera física, no hay un pronunciamiento oficial para usar un cierto de ropa desechable o especial para viajar o trabajar, pero el algodón es una fibra que puede ser usada como barrera física”.

Diseño e ingenio

Para el diseñador mexicano Gustavo Helguera, lo más importante para salir adelante es la reinvención, “no quedarte en el pasado sino mirar para el futuro, en mi caso le estoy echando ganas al e-comerce, y es que cuando empezó la emergencia sanitaria todo apuntaba a lo digital, se empezaban a cerrar tiendas, la gente ya no acudía a puntos físicos y como empresarios teníamos que reaccionar. Fue un golpazo económico muy fuerte, yo tengo clientes de los que recibía mensualmente el pago de las ventas de mis productos en sus tiendas y todos cerraron”.

Helguera especialista en la creación de joyería, lanzó una colección especial de cubrebocas con pedrería que ha sido parte de un negocio alterno ante la crisis.

“El cubrebocas ya es el must have de todas las temporadas, es como la ropa interior, los debes tener siempre, y fue cuando dije ‘todo mundo tiene que usar tapabocas, pero vamos a ir más allá y tiene que llevar lujo, lo que yo hago ahora es nuevo lujo, a precio justo, ya no podremos seguir vendiendo de la misma forma que hace seis meses’”.

Algunos de los cubrebocas cuentan con diseños artesanales, otros llevan cristal, perlas, piedras de colores y unos son elaborados en piel con estoperoles con estilo más urbano. Sus precios van desde los 350 hasta los mil 850 pesos.

“Me los piden artistas o maquillistas, son para la gente que le gusta atrapar miradas, yo trabajo para gente que ya sabe quién es”, detalla el diseñador.

Pero antes que cualquier banalidad, Helguera mantiene la seguridad de las personas en este tipo de productos. “Los tapabocas llevan varias capas de tela, éstas te dan seguridad, tú tienes que ofrecerle a la gente cosas con las que la que se sienta segura”.

Otras marcas internacionales de alta costura se han dado a la tarea de confeccionar cubrebocas con mucho estilo entre las que destacan, Maison Margiela, Thom Brown, Marine Serre y Richard Quinn entre otras.

Ante el nuevo protocolo de vestimenta creado por las autoridades para regresar a trabajar, el cual prohíbe la barba, las joyas, la corbata y los relojes, el creativo opina: “La gente va a seguir usando accesorios. El ser humano tiene que adornarse por naturaleza; en la historia siempre ha buscado la forma de ornamentarse, sólo que ahora hay que hacerlo con mucho cuidado y en los momentos que se deba usar, hay que ser responsables y asertivos. Porque si vas a querer ir a una cena de cinco o menos personas tendrás que ir divina, si te ves bien, te sientes bien hasta en tu casa”.

El diseñador prepara una nueva colección para presentar después de la pandemia y está creando una pieza especial para apoyar a una fundación de niños indígenas porque, dice, ha sido un sector de la población muy golpeado no sólo por la pandemia sino a lo largo de los años. Para esto busca crear las alianzas necesarias para llevar a cabo el proyecto.

Old style

El publirrelacionista mexicano Gabriel Rivera Barraza, radicado en Nueva York y creador del libro Nuevo New York, describe cuál será el camino que tomará la sociedad y la moda en el mundo.

“Yo me dedico al mundo de la moda y a la filantropía, son mis fuertes. Para todo el mundo cambio la vida, los planes, los proyectos; yo tenía que organizar una gala importante y estaba por cubrir el Met Gala. Para mí ha sido una gran reinvención y tengo que usar la tecnología para que esto siga y no nos afecte, es un renacimiento del ser humano quien se tiene que adaptar a las nuevas circunstancias y ver cuál será próximo paso”.

Eventos, galas de beneficencia y hasta pasarelas se espera que por un tiempo se transmitan a través de las plataformas digitales.

"La industria de la moda pasa por un momento extremadamente sensible, fue una bomba para ellos, las grandes casas de renombre que están establecidas con historia están usando su know how para vender online, pero aún así han bajado las ventas porque la gente se está vistiendo de manera informal, el glamour y el lujo pasa a segundo término, la gente no se va a vestir de John Galliano o Chanel, ni saldrá portando zapatos de Louis Vuitton por un tiempo", considera Rivera.

El experto explica que los nuevos talentos son los más afectados. “Lo más triste que veo es que los diseñadores emergentes, que había miles en todas partes del mundo y que estaban empezando su carrera, van a desaparecer”.

Para Gabriel Rivera, las personas regresarán a las compras a la vieja usanza. “Va a resurgir la época de Coco Chanel, donde las personas acudían por cita a la boutique. Y es que por lo regular, los diseñadores tenían casi hasta cinco listas para todo el año pero ahora, tendrán que hacer sólo una o dos. Pero viéndolo positivamente, esto ayudará a los creativos porque se volvían locos con tanta producción. Ahora podrán presentar su colección cuando quieran y como quieran”.

El publirrelacionista afirma que la tecnología sorprenderá al mundo en la confección y el diseño.

"La ropa tecnológica se ha escuchado con mayor frecuencia, uno de los diseñadores que estoy seguro que pronto creará telas de este tipo es Prada. Pero más allá de que si es moda o no, lo importante es lograr que el público se sienta cómodo y protegido, el que se atreva a sacar eso sería el diseñador del año", concluye.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Política

Alianza Federalista somete a consulta su permanencia en pacto federal

Los tres gobernadores, pertenecientes a la Alianza Federalista, anunciaron que iniciarán la ruta para hacer la consulta

Finanzas

Corte de EU da luz verde a Aeroméxico para despedir sobrecargos

“Los deudores están autorizados a pagar aproximadamente 6.2 millones de dólares en indemnizaciones por despido”, dijo la jueza Shelley C. Chapman

CDMX

Más de 780 funcionarios del gobierno de CDMX tienen Covid

Se reportan 410 defunciones de funcionarios por Covid-19, de las cuales 83 corresponden a la Secretaría de Seguridad Ciudadana

Finanzas

Corte de EU da luz verde a Aeroméxico para despedir sobrecargos

“Los deudores están autorizados a pagar aproximadamente 6.2 millones de dólares en indemnizaciones por despido”, dijo la jueza Shelley C. Chapman

Sociedad

México llega a los 900 mil casos de Covid-19 y casi a las 90 mil muertes

El Covid-19 se ha consolidado como la cuarta causa de muerte en México, detrás de las enfermedades del corazón, de la diabetes y de los tumores malignos

Política

Gobernador de Yucatán da positivo a Covid-19

El mandatario estatal anunció que esta mañana presentó síntomas que corresponden a la enfermedad del Covid-19

CDMX

Piden a jueces rechazar construcción de un puente sobre humedales de Xochimilco

“La construcción del puente constituye una modificación relevante del paisaje que afecta la identidad cultural de la zona y de sus habitantes”, dijo el Centro Mexicano de Derecho Ambiental

CDMX

Más de 780 funcionarios del gobierno de CDMX tienen Covid

Se reportan 410 defunciones de funcionarios por Covid-19, de las cuales 83 corresponden a la Secretaría de Seguridad Ciudadana

Sociedad

De manera parcial, Guardia Nacional se retira de las presas de Chihuahua

Lo anterior ocurrió luego de la detención de seis guardias nacionales, presuntamente involucrados en la muerte de Jessica Silva Zamarripa