/ miércoles 5 de julio de 2017

París seducido por el diseñador Karl Lagerfeld

El diseñador hizo construir su propia Torre Eiffel para desfilar bajo de ella su colección otoño-invierno creada para Chanel

Se consagró la historia de amor entre Karl Lagerfeld y París. El diseñador hizo desfilar a sus modelos a los pies de una réplica de la Torre Eiffel y la alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo, le condecoró con la medalla Grand Vermeil, la más alta distinción de la capital francesa.

Lagerfeld, cuyos espectaculares desfiles dan tanto que hablar como sus colecciones, hizo construir una réplica de la Torre Eiffel de 38 metros de alto, de acero y madera, bajo el majestuoso techo de vidrio del museo del Grand Palais.

A la selecta cita parisina, una de las más importantes del calendario anual de la moda, asistieron estrellas como Julianne Moore, Sofia Coppola, Tilda Swinton, Katy Perry, Pharrell Williams y Cara Delevingne.

El “káiser” de la moda presentó una colección para el otoño-invierno de tonalidades grises, sobria, con abrigos de tweed entallados, que dibujan una silueta redondeada, un look que se complementa con botas altas o botines negros y sombrero.

La textura jaspeada del tweed se interrumpe a veces con grandes flores bordadas aquí y allá, mientras algunos vestidos plateados evocan cotas de malla. Las plumas ornamentan varias chaquetas, erigiéndose sobre los hombros.

Al término del desfile, Lagerfeld salió a saludar como es habitual vestido de blanco y negro, con su cabello blanco recogido en coleta y sus sempiternas gafas de sol.

Lagerfeld, octogenario, se instaló en París en su adolescencia y desde 1983 es el director artístico de Chanel, marca que ha ido reinventando con el paso de las temporadas.

“Yo soy un extranjero y quiero seguir siéndolo, porque los extranjeros tienen otra visión de París y Francia”, dijo Lagerfeld.

El desfile de Chanel se enmarca en la Semana de la Alta Costura de París que culminará el miércoles, con el desfile de Fendi, del que Lagerfeld también es director artístico.

El diseñador hizo construir su propia Torre Eiffel para desfilar bajo de ella su colección otoño-invierno creada para Chanel

Se consagró la historia de amor entre Karl Lagerfeld y París. El diseñador hizo desfilar a sus modelos a los pies de una réplica de la Torre Eiffel y la alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo, le condecoró con la medalla Grand Vermeil, la más alta distinción de la capital francesa.

Lagerfeld, cuyos espectaculares desfiles dan tanto que hablar como sus colecciones, hizo construir una réplica de la Torre Eiffel de 38 metros de alto, de acero y madera, bajo el majestuoso techo de vidrio del museo del Grand Palais.

A la selecta cita parisina, una de las más importantes del calendario anual de la moda, asistieron estrellas como Julianne Moore, Sofia Coppola, Tilda Swinton, Katy Perry, Pharrell Williams y Cara Delevingne.

El “káiser” de la moda presentó una colección para el otoño-invierno de tonalidades grises, sobria, con abrigos de tweed entallados, que dibujan una silueta redondeada, un look que se complementa con botas altas o botines negros y sombrero.

La textura jaspeada del tweed se interrumpe a veces con grandes flores bordadas aquí y allá, mientras algunos vestidos plateados evocan cotas de malla. Las plumas ornamentan varias chaquetas, erigiéndose sobre los hombros.

Al término del desfile, Lagerfeld salió a saludar como es habitual vestido de blanco y negro, con su cabello blanco recogido en coleta y sus sempiternas gafas de sol.

Lagerfeld, octogenario, se instaló en París en su adolescencia y desde 1983 es el director artístico de Chanel, marca que ha ido reinventando con el paso de las temporadas.

“Yo soy un extranjero y quiero seguir siéndolo, porque los extranjeros tienen otra visión de París y Francia”, dijo Lagerfeld.

El desfile de Chanel se enmarca en la Semana de la Alta Costura de París que culminará el miércoles, con el desfile de Fendi, del que Lagerfeld también es director artístico.