/ jueves 1 de julio de 2021

Hoy, Diana de Gales, la princesa del pueblo cumpliría 60 años

A pesar de su trágica muerte, aún sigue estando vigente en la historia a través de la polémica y de la admiración del mundo 

Casi 24 años después de su fallecimiento en un accidente automovilístico en París, la figura de Diana de Gales sigue siendo inmortal. Su carisma, simpatía, empatía y naturalidad, hicieron que destacará en medio de una institución rígida y protocolaria y así ganarse el apelativo de La princesa del pueblo. Este 1 de julio habría cumplido 60 años.

Diana Spencer nació en 1961, en el seno de una familia ligada a los Windsor. Era hija del octavo conde de Althorp, Edward John Spencer. Iba a un internado y estudiaba ballet.

“Diana era una joven aristócrata; con una infancia complicada por el divorcio de sus padres. Esto la marcó y le provocó un carácter inestable que se reveló en su matrimonio con el príncipe Carlos”, contó la experta en realeza Sandra Meneses a El Sol de México.

Después de pasar por varios internados femeninos y sin que destacara mucho en los estudios, los abandonó con 16 años. Tras acudir a una escuela de etiqueta para la alta sociedad, en Suiza, Diana regresó a Inglaterra y se convirtió en asistente en una escuela infantil.

Conoció en 1977 al príncipe Carlos durante una cacería, pues él era amigo de Sarah, la hermana de Diana. Aunque en ese momento, se apuntaba a que en realidad, lo que unía a Sarah y Carlos era más que una amistad y que al final no prosperó.

En 1980, Carlos y Diana retomaron el contacto y salieron juntos en algunas ocasiones. “Quedamos trece veces y luego nos casamos”, según dijo ella en un relato en el documental Diana: In her own words.

A principios de 1981, él le propuso matrimonio y ella dijo que sí. El 24 de febrero, el palacio de Buckingham anunció el compromiso.

En ese momento Carlos sobre quien pesaba la presión de contraer matrimonio, tenía 32 años, y Diana tenía tan solo 19. Él vistió con un traje gris y ella con un traje azul, y juntos posaron en los jardines del palacio.

“Se dice que la familia le buscó la novia ideal a Carlos, recatada, virgen y de buena familia, para que fuera la futura reina de Inglaterra. A finales de los años 70, Carlos estaba presionado para casarse y dar un heredero, y por eso lo hizo. Esto no es porque sí, los Windsor más viejos anteponen su deber como institución de un país a su forma de pensar y hasta a sus sentimientos”, explicó la también periodista quien escribe para la revista Vanidades.

EL DÍA DE LA BODA

Carlos y Diana contrajeron matrimonio un 29 de julio de 1981. Alrededor de 750 millones de personas vieron en todo el mundo cómo Diana entró en la St. Paul’s Cathedral de Londres con aquel icónico vestido con una cola de siete metros y medio y cómo, con 20 años recién cumplidos, se convirtió en la princesa de Gales.

Foto: EFE

En 1982 nació su primer hijo, William, y en 1984, el segundo, Harry. La imagen pública de Diana se fortalecía cada día, su elegancia, sencillez y simpatía hacían de ella un personaje querido por el público.

Si bien las casas reales siempre tienen proyectos de filantropía, Diana lo llevó a otro nivel al involucrarse directamente con los enfermos de manera individual y al apoyar causas poco populares como el VIH ( que era un tabú) y las minas que existían desde la Segunda Guerra Mundial en países africanos.

“Desde el anuncio de su compromiso con Carlos tuvo encima el reflector mediático porque llegó a la monarquía más popular del planeta, y eso magnificó sus acciones para bien (por las obras filantrópicas que encabezó) y para mal (porque su vida privada quedó totalmente expuesta)”, dijo Meneses.

Sin embargo, lejos de tratarse de un matrimonio perfecto, Diana vivía bajo una horrible depresión. Las constantes infidelidades de su marido con Camilla Parker Bowles (su actual esposa) y la presión de la opinión pública y la prensa la condujeron a caer en la bulimia, -una de sus constantes luchas-. “La reina Isabel II no aceptaba a Camilla por liberal”.

Tras varios años de un matrimonio, Carlos y Diana se divorciaron en 1996, lo que trajo como consecuencia que perdiera su nombramiento de Alteza Real. Desde este momento, Lady Di comienza una nueva etapa, “de libertad y felicidad” aunque fue muy breve.

“La intromisión de los medios fue excesiva, no respetaron lo más importante, su intimidad, con el pobre argumento de que ella era un personaje público y que la gente (que tampocó respetó su privacidad) quería saber de ella”, añadió.

Tras poner fin a su relación con la realeza, Diana continuó con el trabajo humanitario que había iniciado años antes. Dedicaba su tiempo y esfuerzo a diferentes causas relacionadas con personas sin hogar, con discapacidad o con problemas de sida

ICONO DE MODA

La imagen de Lady Di impuso tendencia en todo el mundo. Fue la mujer más fotografiada durante 16 años. Era amiga de celebridades como Elton John y Michael Jackson.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

El diseñador más famoso que la vistió fue Gianni Versace, incluso ella fue a su funeral cuando fue asesinado. Mayormente se vestía de Catherine Walker que es una diseñadora británica que actualmente viste a Catalina de Cambridge, esposa del príncipe William.

“Es curioso que hoy miramos los Looks de entonces y vemos que no eran nada del otro mundo y más bien poco creativos, muy monocromáticos y muy sencillos, como era la época de la moda minimalista en los 90. Pero si tomamos en cuenta que era una princesa y no una actriz o modelo, llamaba la atención porque usaba escotes, faldas arriba de la rodilla, vestidos muy ceñidos y siempre enseñaba los hombros, cosas que no eran comunes en la realeza”, explicó Gabriella Morales-Casas, periodista especializada en el mundo de la realeza.

Según revistas especializadas en moda, tras su boda con el príncipe Carlos, adoptó un look más adulto optando por vestidos de aire de los 70 con los que comenzaba a hacerse evidente la pérdida de peso. Pero también tenía un estilo único, lleno de elegancia.

Sus vestidos siempre eran muy comentados. En su primer acto en sociedad la gente se escandalizó por su escotado vestido negro, cada vez que asistía a algún evento, sabía que robaría las miradas y, a veces, jugaba con la etiqueta del acto.

El fotógrafo Mario Testino la retrató en varias ocasiones y siempre decía que en ella irradiaba algo mágico, “mezcla de belleza, glamour y nobleza”.

Entre sus looks más sonados está el inolvidable vestido negro con el que abrió un baile en la Casa Blanca junto con John Travolta.

Así como el vestido de la venganza -revenge dress- un polémico atuendo que lució el mismo día en que su todavía esposo, el príncipe Carlos, anunció públicamente su adulterio con Camilla Parker Bowles.

Foto: Internet

Se trato de un little black dress, asimétrico realizado en crepé de seda en el que destacan el corpiño fruncido y el escote pronunciado, que combinó con medias transparentes de color negro, zapatos de tacón alto del mismo color, una gargantilla compuesta de siete hileras de perlas unidas por un broche, pendientes a juego, una pulsera en la muñeca derecha y un anillo en su mano izquierda y un bolso de mano también de color negro.

Su popularidad no se resintió, más bien todo lo contrario, tras el divorcio ella seguía siendo una persona querida y admirada.

DE LA VIDA REAL A LA FICCIÓN

Al ser un personaje tan popular y de cierta manera polémico, se convirtió en una de las protagonistas de todo tipo de producciones, desde el más reciente musical de Broadway, Diana: a true musical story, que debido a la pandemia no se ha estrenado y que el 1 de octubre se podrá ver por streaming, hasta documentales como The story of Diana y la aparición de su personaje en la serie The Crown, -ambos son proyectos de Netflix-.

“El asesor histórico de The Crown es Robert Lacey, un respetado periodista, historiador y biográfo británico, es decir, alguien que hace investigación y tiene buenas fuentes, por eso la interpretación se acerca a la realidad de Diana. Aunque hay que recordar que en ese tipo de series, algunos eventos son ficción para crear continuidad en lo que fue la historia real”, explicó Meneses.

SU MUERTE

Un año después de divorciada, Diana muere a los 36 años de edad, en un accidente automovilístico, cuando se impactó contra una columna del Túnel de l’Alma en París. También falleció su novio, el millonario árabe Dodi al Fayed, y el conductor del automóvil, Henri Paul.

A raíz de su trágica muerte, han existido misterios sin resolver, revelaciones sorpresivas, que reviven su historia y dan de qué hablar, como la más reciente, que se trata de una declaración que hizo el sargento Xavier Gourmelon, jefe de bomberos, uno de los primeros en ayudar a la princesa Diana después de su fatal accidente al Daily Mail.

Dijo que cuando llegó a la devastadora escena del accidente Diana todavía estaba “moviéndose y hablando”.

Ella habló en inglés y dijo: ‘Dios mío, ¿qué pasó?’. Entendí lo que me dijo, así que traté de calmarla y la tomé de la mano“, relató Gourmelon, quien dio declaraciones a la policía pero nunca antes había hablado con la prensa. “Luego, otros se hicieron cargo. Todo esto sucede en dos o tres minutos”, continuó.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La investigación determinó que el accidente fue causado por un exceso de velocidad y el estado de embriaguez del conductor, Henri Paul.

Su funeral se llevó a cabo en la Abadía de Westminster y se estima que 2 mil 500 millones de personas alrededor del mundo lo vieron. Lady Di fue enterrada en la finca de la familia Spencer en el pueblo de Great Brington, cerca de Althorp.

Casi 24 años después de su fallecimiento en un accidente automovilístico en París, la figura de Diana de Gales sigue siendo inmortal. Su carisma, simpatía, empatía y naturalidad, hicieron que destacará en medio de una institución rígida y protocolaria y así ganarse el apelativo de La princesa del pueblo. Este 1 de julio habría cumplido 60 años.

Diana Spencer nació en 1961, en el seno de una familia ligada a los Windsor. Era hija del octavo conde de Althorp, Edward John Spencer. Iba a un internado y estudiaba ballet.

“Diana era una joven aristócrata; con una infancia complicada por el divorcio de sus padres. Esto la marcó y le provocó un carácter inestable que se reveló en su matrimonio con el príncipe Carlos”, contó la experta en realeza Sandra Meneses a El Sol de México.

Después de pasar por varios internados femeninos y sin que destacara mucho en los estudios, los abandonó con 16 años. Tras acudir a una escuela de etiqueta para la alta sociedad, en Suiza, Diana regresó a Inglaterra y se convirtió en asistente en una escuela infantil.

Conoció en 1977 al príncipe Carlos durante una cacería, pues él era amigo de Sarah, la hermana de Diana. Aunque en ese momento, se apuntaba a que en realidad, lo que unía a Sarah y Carlos era más que una amistad y que al final no prosperó.

En 1980, Carlos y Diana retomaron el contacto y salieron juntos en algunas ocasiones. “Quedamos trece veces y luego nos casamos”, según dijo ella en un relato en el documental Diana: In her own words.

A principios de 1981, él le propuso matrimonio y ella dijo que sí. El 24 de febrero, el palacio de Buckingham anunció el compromiso.

En ese momento Carlos sobre quien pesaba la presión de contraer matrimonio, tenía 32 años, y Diana tenía tan solo 19. Él vistió con un traje gris y ella con un traje azul, y juntos posaron en los jardines del palacio.

“Se dice que la familia le buscó la novia ideal a Carlos, recatada, virgen y de buena familia, para que fuera la futura reina de Inglaterra. A finales de los años 70, Carlos estaba presionado para casarse y dar un heredero, y por eso lo hizo. Esto no es porque sí, los Windsor más viejos anteponen su deber como institución de un país a su forma de pensar y hasta a sus sentimientos”, explicó la también periodista quien escribe para la revista Vanidades.

EL DÍA DE LA BODA

Carlos y Diana contrajeron matrimonio un 29 de julio de 1981. Alrededor de 750 millones de personas vieron en todo el mundo cómo Diana entró en la St. Paul’s Cathedral de Londres con aquel icónico vestido con una cola de siete metros y medio y cómo, con 20 años recién cumplidos, se convirtió en la princesa de Gales.

Foto: EFE

En 1982 nació su primer hijo, William, y en 1984, el segundo, Harry. La imagen pública de Diana se fortalecía cada día, su elegancia, sencillez y simpatía hacían de ella un personaje querido por el público.

Si bien las casas reales siempre tienen proyectos de filantropía, Diana lo llevó a otro nivel al involucrarse directamente con los enfermos de manera individual y al apoyar causas poco populares como el VIH ( que era un tabú) y las minas que existían desde la Segunda Guerra Mundial en países africanos.

“Desde el anuncio de su compromiso con Carlos tuvo encima el reflector mediático porque llegó a la monarquía más popular del planeta, y eso magnificó sus acciones para bien (por las obras filantrópicas que encabezó) y para mal (porque su vida privada quedó totalmente expuesta)”, dijo Meneses.

Sin embargo, lejos de tratarse de un matrimonio perfecto, Diana vivía bajo una horrible depresión. Las constantes infidelidades de su marido con Camilla Parker Bowles (su actual esposa) y la presión de la opinión pública y la prensa la condujeron a caer en la bulimia, -una de sus constantes luchas-. “La reina Isabel II no aceptaba a Camilla por liberal”.

Tras varios años de un matrimonio, Carlos y Diana se divorciaron en 1996, lo que trajo como consecuencia que perdiera su nombramiento de Alteza Real. Desde este momento, Lady Di comienza una nueva etapa, “de libertad y felicidad” aunque fue muy breve.

“La intromisión de los medios fue excesiva, no respetaron lo más importante, su intimidad, con el pobre argumento de que ella era un personaje público y que la gente (que tampocó respetó su privacidad) quería saber de ella”, añadió.

Tras poner fin a su relación con la realeza, Diana continuó con el trabajo humanitario que había iniciado años antes. Dedicaba su tiempo y esfuerzo a diferentes causas relacionadas con personas sin hogar, con discapacidad o con problemas de sida

ICONO DE MODA

La imagen de Lady Di impuso tendencia en todo el mundo. Fue la mujer más fotografiada durante 16 años. Era amiga de celebridades como Elton John y Michael Jackson.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

El diseñador más famoso que la vistió fue Gianni Versace, incluso ella fue a su funeral cuando fue asesinado. Mayormente se vestía de Catherine Walker que es una diseñadora británica que actualmente viste a Catalina de Cambridge, esposa del príncipe William.

“Es curioso que hoy miramos los Looks de entonces y vemos que no eran nada del otro mundo y más bien poco creativos, muy monocromáticos y muy sencillos, como era la época de la moda minimalista en los 90. Pero si tomamos en cuenta que era una princesa y no una actriz o modelo, llamaba la atención porque usaba escotes, faldas arriba de la rodilla, vestidos muy ceñidos y siempre enseñaba los hombros, cosas que no eran comunes en la realeza”, explicó Gabriella Morales-Casas, periodista especializada en el mundo de la realeza.

Según revistas especializadas en moda, tras su boda con el príncipe Carlos, adoptó un look más adulto optando por vestidos de aire de los 70 con los que comenzaba a hacerse evidente la pérdida de peso. Pero también tenía un estilo único, lleno de elegancia.

Sus vestidos siempre eran muy comentados. En su primer acto en sociedad la gente se escandalizó por su escotado vestido negro, cada vez que asistía a algún evento, sabía que robaría las miradas y, a veces, jugaba con la etiqueta del acto.

El fotógrafo Mario Testino la retrató en varias ocasiones y siempre decía que en ella irradiaba algo mágico, “mezcla de belleza, glamour y nobleza”.

Entre sus looks más sonados está el inolvidable vestido negro con el que abrió un baile en la Casa Blanca junto con John Travolta.

Así como el vestido de la venganza -revenge dress- un polémico atuendo que lució el mismo día en que su todavía esposo, el príncipe Carlos, anunció públicamente su adulterio con Camilla Parker Bowles.

Foto: Internet

Se trato de un little black dress, asimétrico realizado en crepé de seda en el que destacan el corpiño fruncido y el escote pronunciado, que combinó con medias transparentes de color negro, zapatos de tacón alto del mismo color, una gargantilla compuesta de siete hileras de perlas unidas por un broche, pendientes a juego, una pulsera en la muñeca derecha y un anillo en su mano izquierda y un bolso de mano también de color negro.

Su popularidad no se resintió, más bien todo lo contrario, tras el divorcio ella seguía siendo una persona querida y admirada.

DE LA VIDA REAL A LA FICCIÓN

Al ser un personaje tan popular y de cierta manera polémico, se convirtió en una de las protagonistas de todo tipo de producciones, desde el más reciente musical de Broadway, Diana: a true musical story, que debido a la pandemia no se ha estrenado y que el 1 de octubre se podrá ver por streaming, hasta documentales como The story of Diana y la aparición de su personaje en la serie The Crown, -ambos son proyectos de Netflix-.

“El asesor histórico de The Crown es Robert Lacey, un respetado periodista, historiador y biográfo británico, es decir, alguien que hace investigación y tiene buenas fuentes, por eso la interpretación se acerca a la realidad de Diana. Aunque hay que recordar que en ese tipo de series, algunos eventos son ficción para crear continuidad en lo que fue la historia real”, explicó Meneses.

SU MUERTE

Un año después de divorciada, Diana muere a los 36 años de edad, en un accidente automovilístico, cuando se impactó contra una columna del Túnel de l’Alma en París. También falleció su novio, el millonario árabe Dodi al Fayed, y el conductor del automóvil, Henri Paul.

A raíz de su trágica muerte, han existido misterios sin resolver, revelaciones sorpresivas, que reviven su historia y dan de qué hablar, como la más reciente, que se trata de una declaración que hizo el sargento Xavier Gourmelon, jefe de bomberos, uno de los primeros en ayudar a la princesa Diana después de su fatal accidente al Daily Mail.

Dijo que cuando llegó a la devastadora escena del accidente Diana todavía estaba “moviéndose y hablando”.

Ella habló en inglés y dijo: ‘Dios mío, ¿qué pasó?’. Entendí lo que me dijo, así que traté de calmarla y la tomé de la mano“, relató Gourmelon, quien dio declaraciones a la policía pero nunca antes había hablado con la prensa. “Luego, otros se hicieron cargo. Todo esto sucede en dos o tres minutos”, continuó.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La investigación determinó que el accidente fue causado por un exceso de velocidad y el estado de embriaguez del conductor, Henri Paul.

Su funeral se llevó a cabo en la Abadía de Westminster y se estima que 2 mil 500 millones de personas alrededor del mundo lo vieron. Lady Di fue enterrada en la finca de la familia Spencer en el pueblo de Great Brington, cerca de Althorp.

Sociedad

Maestros mantienen bloqueos en Michoacán

De las quincenas que se les adeuda quedaron tres pendientes de liquidar

CDMX

Participan 347 en consulta por el Conjunto Estadio Azteca

La Sedema informó que la consultora Plurmac atendió al corte de ayer a 144 personas

Salud

Cura ilegal de Covid-19, los mata en Brasil

Cerca de 200 pacientes fallecieron al medicarlos con proxalutamida, fármaco no autorizado por autoridades

Sociedad

Maestros mantienen bloqueos en Michoacán

De las quincenas que se les adeuda quedaron tres pendientes de liquidar

Cultura

Alfredo López Austin ayudó a entender el mundo prehispánico

El historiador y antropólogo falleció ayer a los 85 años

CDMX

Participan 347 en consulta por el Conjunto Estadio Azteca

La Sedema informó que la consultora Plurmac atendió al corte de ayer a 144 personas

Gossip

Paola Espinosa está tranquila en casa, pero no sabe aún si se retirará

Con siete y medio millones de espectadores ¿Quién es la máscara? 3 en su estreno

Finanzas

Rocío Nahle promete revisar tabulador de Dos Bocas

La titular de la Sener estuvo en la obra de la refinería donde el martes estalló un conflicto laboral

Mundo

Colapsa la cadena de suministros globales

Varias fábricas y puertos cierran, falta de mano de obra y la alza general de precios deja a la economía mundial en una grave crisis