imagotipo

Mayor conectividad: A380 / Raúl Aarón Pozos Lanz

  • Raúl Aarón Pozos

En la semana que recién termina, el avión más grande del mundo aterrizó en la Ciudad de México, y con ello se inaugura oficialmente la primera ruta regular en Latinoamérica del Airbus380 (París-México), para posicionar no solo a nuestro país como un destino de clase mundial, sino también para llevar a cabo operaciones aeronáuticas comerciales del más alto nivel. Esta aeronave es considerada el más grande del mundo y se convierte así en el primer vuelo que realiza a Latinoamérica, luego del memorándum de entendimiento con el que se fortaleció la relación con Francia, en el marco de la visita del presidente Enrique Peña Nieto a ese país. Esto significa que México ya está en condiciones de convertirse en una plataforma logística de alto valor agregado, gracias a las acciones de infraestructura que desarrolla la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y su titular, el secretario Gerardo Ruiz Esparza.

La transición de una economía que dependía casi enteramente del petróleo, hacia una con mayor grado de diversificación en sus ingresos, particularmente de los ingresos fiscales, las remesas y en este caso el turismo, realza la importancia de estas acciones. La SCT señala que en la presente administración se han abierto 250 nuevas rutas nacionales y 180 internacionales y que gracias a ello, la aviación mexicana registró un crecimiento de casi 13 por ciento, lo que se traduce en 73 millones de pasajeros, que fortalecieron nuestra capacidad de turismo, negocios y comercio. De acuerdo a la SCT, en los tres primeros años de la presente administración se registró un importante crecimiento en el transporte de pasajeros del 33 por ciento, la flota aérea mexicana también tuvo un incremento similar del 32 por ciento al agregarse 80 nuevas aeronaves, lo que le permitió a su vez tener una flota moderna con antigüedad no mayor a los siete años. Todo esto habla de una muy importante infraestructura para reforzar la conectividad de México con otros países y se posiciona como punto estratégico en el traslado de personas y mercancías en todo el mundo.

La llegada del A380 requería sin embargo de algunas modificaciones en las instalaciones del Aeropuerto Internacional “Benito Juárez” de la Ciudad de México y para ello, se tuvo que ampliar la Sala 75 de la Terminal 2, así como llevar a cabo adecuaciones a la Sala 33 de la Terminal 1, que permitirán la funcionalidad y operación del Airbus A380. Las acciones de mejora en las dos terminales sumaron una inversión de más de 300 mdp, y se tradujeron en la ampliación de la superficie construida a nueve mil 105 m2, en el aumento de la capacidad de pasajeros actual a dos mil por hora y el incremento de la capacidad de atención a mil 400 usuarios.

Sin embargo, estas acciones para incrementar la operatividad y conectividad de nuestro país parecerán pequeñas en comparación con el proyecto más ambicioso de la administración del presidente Peña Nieto en la materia, y me refiero al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Piense en esto: será uno de los tres más grandes del mundo; es sin duda alguna, el proyecto de infraestructura aeroportuaria más importante del país diseñado con una visión a 50 años; cuando esté en pleno funcionamiento, tendrá dos terminales y seis pistas, lo cual hará posible que aterricen y/o despeguen hasta tres aviones al mismo tiempo; podrá recibir hasta un millón de vuelos al año y estará en condiciones de recibir a 120 millones de pasajeros, aproximadamente, cuatro veces más que el actual aeropuerto. En conjunto, estas son acciones para transformar a México en la más importante plataforma logística del país. El NAICM iniciaría operaciones en el año 2020 y el costo estimado de construcción será de 169 mil millones de pesos, de los cuales, el 58 por ciento provendrá del Presupuesto de Egresos de la Federación y el 42 restante de créditos con la banca privada.

Es innegable que todas estas acciones van a transformar a México. A nivel de proyectos de obra pública, o de acciones a favor de quienes menos tienen e incluso por supuesto si hablamos de las reformas constitucionales y legales que se han llevado a cabo en los tres primeros años del presidente Peña Nieto. La tarea la estamos haciendo todos, desde el Poder Ejecutivo, desde el Legislativo y el Judicial. Hay quienes no lo quieren ver y, sin embargo, ahí están las acciones.
* Senador de la República por el Estado de Campeche. Partido Revolucionario Institucional.