imagotipo

La responsabilidad expone las cualidades / Cuidémonos / Hazael Ruiz Ortega

  • Hazael Ruíz Ortega

En estos días vivimos la agenda del tiempo de la Cuaresma. Más allá de las propias creencias, esos días son propicios para una detallada y profunda reflexión. Por ejemplo: el sentido de nuestra vida; de la relación con la familia; de las etapas por venir y las acciones a emprender para lograr un mejor nivel de vida con y entre la comunidad. Hagamos de ese fragmento en nuestro trayecto de vida un tiempo mágico, único para llevar a nuestra conciencia, mayormente adormecida, a la práctica de la necesaria reflexión. Aprovechemos esta oportunidad.

La reflexión puede tomar diferentes caminos. Por ejemplo, el liderazgo personal. En el interno de cada individuo siempre existe la disposición a desarrollarse en ámbitos que le expongan a ciertos desafíos y le permitan expresar y desarrollar sus cualidades. Un experto en el tema del liderazgo lo plantea así: “En algún nivel emocional profundo, anhelamos trabajar en algo que se sienta como una extensión de nuestro ser”.

De ahí la importancia de utilizar el discernimiento y ubicarnos en la actividad donde, además de lograr los requerimientos del puesto, sentirnos estimulados y contentos, podamos aportar más a nosotros y a la comunidad.

Asimismo, meditar sobre liderazgos en el contexto internacional en donde destaca, por sus evidentes implicaciones para el país, el relacionado con las elecciones primarias en Estados Unidos de América. De la elección del candidato, el elector habrá de tener presente las consecuencias positivas y negativas de tan importante decisión de otorgarle poder a alguien que expondrá ante todos su naturaleza esencial.

Otro camino a reflexionar pudiera ser sobre liderazgo espiritual. Para muchos, la reciente visita Papal al país fue grata por muchas razones.

Una de ellas fueron sus pensamientos, las redes sociales mencionan por ejemplo: “Les pido que no se dejen excluir, no se dejen desvalorizar, no se dejen tratar como mercancía. Es cierto, capaz que no tendrán el último carro en la puerta, no tendrán los bolsillos llenos de plata, pero tendrán algo que nadie nunca podrá sacarles que es la experiencia de sentirse amados, abrazados y acompañados. Es la experiencia de sentirse familia, de sentirse comunidad”. Pensamos que el poder otorgado a esta autoridad eclesiástica es positivo.

Otro aspecto podría estar relacionado a la igualdad de género. Un ejemplo: La especialista en políticas de igualdad de género de ONU-Mujeres en México, Paulina Grobet Vallarta afirmó “el Gobierno de la CDMX reconoce a las mujeres y la importancia de llevar a cabo acciones para la igualdad de género (…) hoy ONU Mujeres felicita esta iniciativa del jefe de Gobierno y lo acompaña en su acción”. Un reconocimiento al buen Gobierno con sensibilidad y empatía ante los problemas.

También, en la buena noticia del incremento del empleo en México. Visualizando a ese dinámico mosaico de las grandes, medianas, pequeñas y micro empresas. Las llamadas micro representan un 94 por ciento del total nacional y principal ruta de las personas reinsertadas a la sociedad. Meditamos que son tiempos para consolidar la responsabilidad social desde cada “trinchera”.

Repasamos que un buen líder empresarial sería aquel que cumpla con los requerimientos en forma sostenible de: sus clientes, de su personal, de su comunidad (especialmente en el tema ambiental), del Gobierno y de sus accionistas. Lograr espacios donde todos ganen, la tarea no es menor, pero existen evidencias de casos de éxito.

Para concluir, un punto toral, promover el liderazgo desde uno mismo, proyectado a la familia, a la escuela y comunidad.
hazael.ruiz@hotmail.com