imagotipo

Liberalismo e ideologías / Héctor Luna de la Vega

  • Héctor Luna de la Vega

El debate político entre las ideologías y el pragmatismo se originó con la expresión de Napoleón Bonaparte sobre los “ideólogos”, cuando se refería a quienes estaban insertos en la configuración de ideas políticas, en contraposición con su radical sentido pragmático del poder a manera de “realismo”.

Los pensadores de la Revolución Mexicana, quienes diseñaron y aprobaron la Constitución de 1917, incluyeron acertadamente las ideologías del Liberalismo Sociopolítico y Liberalismo Económico, consecuentes con un cambio de conciencia nacional, dejando desde ese entonces en el pensar mexicano las preocupaciones sobre las libertades del hombre, la universalidad de los derechos civiles y políticos, y de los derechos para el desarrollo social y económico de la nación.

La globalización llevó el debate a una escala mundial donde las libertades y los preceptos ideológicos que las sustentan, se confrontan con el pragmatismo de las corporaciones transnacionales y de los organismos financieros mundiales. Las vertientes de izquierda, derecha o centro, con las cuales identificamos tendencias ideológicas de los partidos políticos, llegan a ser poco funcionales para explicarnos dogmas, idiosincrasias, plataformas electorales y programas de Gobierno.

En apego a las líneas establecidas desde el Instituto Federal Electoral y ahora en el Instituto Nacional Electoral, los partidos políticos requieren presentar sus Documentos Básicos, Declaración de Principios, Programa de Acción y Estatutos, y en campañas las Plataformas Electorales. Las similitudes pragmáticas y de las propuestas en estos últimos documentos desideologizan la razón política y convierten los procesos electorales en competencias de mercadotecnia e imagen de los candidatos.

El tema de las coaliciones y de las candidaturas independientes le agregan mayor confusión a las bases ideológicas de los partidos políticos, sin embargo el predominio de los valores, la sensibilidad y la propuestas de los candidatos en campaña se sustentan en estas épocas como nunca en la demandas locales, comunitarias y sociales de la ciudadanía, a manera de causas sociales en un contexto de las libertades sociopolíticas y de causas de prosperidad en los escenarios de las libertades económicas para el desarrollo.

Todo lo anterior lo podemos sintetizar en solución de problemas sociales y económicos (demandas, necesidades y exigencias ciudadanas) las cuales deriven en asuntos públicos, y el establecimiento de una agenda como principio de la conformación de las políticas públicas de quienes formarán el Gobierno.

Cuando preparé el texto de Análisis Político de Plataformas Electorales del EDOMEX, tomé como eje a las plataformas electorales de tres coaliciones bajo tres vertientes: Coincidencias, Convergencias y Divergencias a partir de las demandas sociales durante un lapso determinado, encontrando una simetría aspiracional entre las tres del 93.7 por ciento.

Tanto en las elecciones de 2016 como en las siguientes de 2017 y 2018, locales y federales, el análisis político sobre las libertades y las ideologías, implican una revisión más profunda sobre las razones y la prospectiva de las propuestas de los candidatos, pues el fondo y la forma se unen en las causas sociales a cumplir de quienes serán nuestros gobernantes.
hectorluna2026@gmail.com