imagotipo

México, Estados Unidos y Donald Trump | Horizonte económico | Luis G. Álvarez Tostado Valdivia

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

Quizás la declaración más difundida de Donald Trump es que hará que México pague la construcción de un muro en los 3 mil 140 kilómetros de frontera para evitar la migración de mexicanos a Estados Unidos. Y hablando de muros, diría Murillo Karam, “ya me cansé” de escuchar puros adjetivos calificativos y muy pocos verbos, muy pocos argumentos respecto de la posición que tiene el candidato a ser candidato por el Partido Republicano.

Que si Donald Trump es nazi, racista, homofóbico, del Ku Klux Klan, en general es el malo de la película, y que por este hecho no llegará a la Presidencia de Estados Unidos.

Creo que esos no son los argumentos duros que hay que utilizar; lo que hay que decir es qué influencia tienen los mexicanos en el país vecino, qué tan importante para la economía de Estados Unidos somos los mexicanos, no únicamente los que viven allá, sino también los que vivimos acá, todos los datos que se señalaran vienen de cifras oficiales.

Gente tan destacada como el Premio Nobel de Química 2005, Mario J. Molina; los ganadores del premio Oscar en cinematografía, Alejandro González Iñarritu, Alfonso Cuarón, Emmanuel Lubezki, son parte de la comunidad migrante mexicana que viven en Estados Unidos. Aunado a éstos voy a destacar diferentes puntos económicos que se podrían deteriorar si Donald Trump llegara a la Presidencia de nuestro vecino.

México es el segundo socio comercial de los Estados, en otras palabras, es nuestro país el segundo lugar en importancia en cuanto al intercambio de bienes y servicios, únicamente superado por China. México representa 19 por ciento de las exportaciones de país vecino y, en particular, es el primer destino de las exportaciones de los estados de California y Texas y el segundo mayor destino de 21 estados más, es decir, la importancia relativa de nuestro país para estos dos estados que representan el 21.5 por ciento del PIB de Estados Unidos es fundamental, por lo que podemos asegurar que la economía de California y Texas depende de México.

Cada minuto se comercializan cerca de un millón de dólares entre ambos países.

Hay 6 millones de empleos de Estados Unidos que dependen del comercio con nuestro país; existen 1.1 millones de empresas de mexicanos, éstas emplearon cerca de un millón de personas directamente, a los cuales se les pagan 25 mil millones de dólares al año. Las empresas de dueños mexicanos generan ingresos anuales por 167.7 mil millones de dólares. El poder adquisitivo de los mexicanos es de más de 500 mil millones de dólares en un año.

La frontera que une a ambos países es la más transitada del mundo; según la Secretaría de Relaciones Exteriores, se estima que el promedio diario de cruces es de un millón de personas, 300 mil vehículos particulares y 70 mil camiones de carga.

Respecto al sector de servicios, son 17.4 millones de turistas mexicanos anualmente visitan a Norteamérica; existen 21 líneas aéreas que ofrecen vuelos Mexico-Estados Unidos y viceversa, tan solo la línea American Airlines tiene capacidad de 305 mil asientos mensuales; suponiendo el costo por persona en 150 dólares, en promedio, se generan 46 millones de dólares en un mes para esta línea norteamericana.

Perdón por aburrirlos con tantas cifras, pero es la única manera de evaluar concretamente la relación entre ambos países; esto no es un discurso, son datos duros.

Otra cosa muy evidente es que Donald Trump tiene una estrategia de campaña basada en demeritar a los migrantes, en especial a los mexicanos, diciendo que todos son narcotraficantes, violadores, delincuentes y corruptos, lo cual evidentemente no es cierto, por lo que es muy improbable que cumpla con sus promesas de campaña; más bien, si llegara a la Presidencia de Estados Unidos, su discurso tendría que cambiar de manera definitiva y muy drástica.

Ojalá que Donald Trump no llegue a ser Presidente de Estados Unidos, no por su discurso o una posible represión a nuestro país, sino por su ignorancia y falta de seriedad; estas características no se le podrán quitar y el que más las sufrirá será el propio Estados Unidos.

gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado

/arm