imagotipo

Migrantes y ahorro / Paradigma Económico / Jorge Sánchez Tello

  • Joaquín Narro Lobo

Uneva York, E.U.- Está semana que he estado en Nueva York no deja de sorprenderme la importante aportación que han tenido y tienen los inmigrantes en Estados Unidos lo que todos los mexicanos en Estados Unidos tienen en común, es su origen, sus raíces culturales, una buena parte de su identidad cultural. La raíz cultural es tan fuerte que la mayoría hablan por lo menos algo de español, aunque sean de sexta o séptima generación. Desde luego, los hay que ya no lo hablan. Y también existen aquellos que se creen integrados a la sociedad norteamericana, pero que tarde o temprano toman conciencia de sus raíces y las buscan. Emerge así un grupo creciente, educado y bien informado que desarrolla una identidad binacional.

Los inmigrantes, legales o indocumentados, contribuyen grandemente al desarrollo económico desde el sector laboral hasta el económico y de acuerdo a información disponible son muchos millones los que tienen pensado regresar a México y es importante reconocer que actualmente ya pueden ahorrar para su retiro en las Afores. Sin embargo, la mayoría lo desconoce.

Es un paso importante esta nueva forma que tienen los migrantes para pensar en su retiro porque según datos del Hispanic Wealth de 2013 revelan que:

El 55 por ciento de los mexicanos piensa regresar a México, por lo que casi el 40 por ciento de los migrantes regresará, espera obtener una pensión.

Al menos el 72 por ciento de los mexicanos no han hecho planes para el futuro, informó la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos de Retiro (Amafore), una situación que considera alarmante debido a que la población envejece cada vez más.

El ahorro para el retiro es un tema que requiere atención en nuestro país, y representa un gran reto debido a la falta de planeación sobre el retiro se ve reflejado en la población adulta mayor.

Será una tarea titánica sumar a los millones de migrantes que quieren regresar a nuestro país, porque por lo general las personas no tienen el hábito del ahorro y menos para el retiro. En México lo hemos visto porque según los datos disponibles más del 25 por ciento de los mexicanos con más de 80 años de edad han tenido la necesidad de seguir trabajando porque no han podido ahorrar suficientemente dinero para poder mantener el mismo nivel de vida que tenían.

Además, el 58 por ciento de los jóvenes suponen que tendrán que responsabilizarse de sus padres durante el retiro porque no han ahorrado para su retiro. Por esta razón, se recomienda que los trabajadores, especialmente a los del sector privado, ahorren de manera voluntaria, ya que la aportación que reciben en su cuenta de pensión es solo de 6.5 por ciento de su salario base de cotización y será insuficiente. Uno de los principales problemas para fomentar el ahorro voluntario en las Afores, es que no hay estímulos fiscales ni para los trabajadores ni para las empresas como sí existen en otros países.

Si bien a partir de este año regresó la deducibilidad fiscal de la aportación a la Afore con un tope de 125 mil pesos anuales, siempre y cuando los recursos se mantengan hasta la edad de retiro, el problema es que no hay estímulos fiscales para los fondos de ahorro que abren las empresas para los trabajadores.

Fomentar el ahorro voluntario, debe ser tarea conjunta de las autoridades y de las Afores porque sí son insuficientes los recursos que hoy se ahorran en el esquema obligatorio. Y es bueno que este impulso que se le quiere dar al ahorro en México incluya a los que están en Estados Unidos y quieren regresar para su retiro.
*Economista e investigador asociado de la Fundef

www.fundef.org.mx

jorge.sanchez@itam.mx

Twitter: @jorgeteilus