imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • Semana Azteca presenta: Desayuno en Tiffany

Los desayunos se han convertido en prácticamente la única ocasión social en que la clase política mexicana toma contacto con representantes de las profesiones que le son afines.

Todo comenzó en tiempos de López Mateos y las razones fueron varias. Cuando políticos y políticos, o periodistas y políticos de aquella época se reunían a comer, por ejemplo, lo más seguro era que ninguno regresara a trabajar. Y si la ocasión era una cena, el convivio terminaba al estilo babilónico. Así que se impusieron los chilaquiles y hot cakes como vehículos de comunicación social.

Al paso del tiempo de ha comprobado que los desayunos de trabajo son un error porque, tratándose de políticos y periodistas, lo más probable es que los desayunantes hayan amanecido crudos. Y luego, levantarse temprano, con la idea de que se va a ver uno obligado a mantener una conversación improvisada con alguien prácticamente desconocido, indispone e incordia. Además, ¿quién puede decir algo inteligente sobre un vaso de jugo de naranja?
Los insoportables de la semana

Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, expresidente de México y aspirante a la dirección general del DIF.- Como no creo tener más elocuencia o autoridad, tomo a la letra las palabras vertidas sobre el tema por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong:

– Felipe Calderón ha caído en excesos a lo largo de la temporada de campañas que acaba de terminar. El expresidente de la República deberá hacer sus análisis y valorar sus comentarios, porque mencionar a diferentes partidos y candidatos como él lo ha hecho, sin elementos suficientes, creo que es muy riesgoso.

Si bien el exmandatario está en su derecho de manifestarse y acudir a actos públicos como cualquier mexicano, debe tener un manejo responsable y serio, especialmente considerando el legado que ha dejado en muchos temas.

Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.- La Condusef se preocupa mucho por lo que le puedan hacer los jacquers a sus amados bancos, pero pasa por alto otros intentos de fraude electrónico que se vienen registrando en las últimas semanas.

Por ejemplo, está circulando un correo electrónico, al parecer procedente del Sistema de Administración Tributaria (SAT) en el que acusa al recipiente de haber presentado en diferentes empresas de toda la República proyectos para evadir impuestos, y lo invita a responder a un “link“ que proporcionan para aclarar su “grave“ situación fiscal.

El correo es, por supuesto apócrifo, como lo son también otros dos que circulan, uno avisándole al destinatario de una “importante deuda con Teléfonos de México y otro, en términos semejantes, con la Comisión Federal de Electricidad”.

¿No estamos los contribuyentes protegidos por la Condusef, y si no lo estamos, cuál dependencia tiene esa responsabilidad?

Y está claro que la luz y el teléfono no son servicios financieros, pero ¿entonces quién, dentro de la administración federal tiene la responsabilidad de evitar y castigar estas comunicaciones, cuyo objetivo es apoderarse de los datos de los ciudadanos para despojarlos?

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx