imagotipo

Mundo Económico

  • Enrique Vera

  • Enrique Vera Estrada
  • Pierde México competitividad a nivel global

La semana pasada el Foro Económico Mundial dio a conocer que nuestro país había perdido competitividad a nivel mundial, lo cual significa que es un terreno menos apto para las inversiones extranjeras. En este parámetro se toma en cuenta la infraestructura que se pose; las variables macroeconómicas con que se cuenta; la gestión gubernamental; y finalmente la confianza de los empresarios nacionales.

Según yo veo nuestra economía no debería de haber perdido competitividad global o atracción a la inversión extranjera. Los argumentos que yo manejo son los siguientes:

Uno. Se cuentan con reservas internacionales por más de 175 mil millones de dólares, lo cual constituye una cifra enorme que garantiza el reembolso en dólares cuando los inversionistas extranjeros decidan retirar sus capitales de nuestro país. No hay que olvidar que en la última gran devaluación se pudo atraer un monto enorme de inversión extranjera, pero el grave problema era que casi no teníamos reservas internacionales. Hace 20 años sólo contábamos con sólo 3 mil millones de dólares. Y cuando se dio un ataque especulativo contra nuestra moneda, no se tuvieron los suficientes dólares para reembolsar las deudas y pagar a nuestros acreedores. Sin embargo en la actualidad la situación es diametralmente distinta, ya que el gran escudo financiero, que constituye la reserva monetaria de Banco de México le puede garantizar a los inversionistas extranjeros que su inversión le será devuelta si las cosas no salen bien.

Dos. Se cuenta con un endeudamiento externo moderado, que equivale al 47 por ciento del PIB. Con eso es posible ver que nuestro país no está sumamente endeudado como los países europeos, y eso es otra garantía de solvencia y de liquidez en nuestro país, pues ello implica que no se debe mucho a acreedores externos, razón por la cual es posible ver que hay esa solvencia. Lo mismo sucede en cualquier empresa en donde se puede invertir con confianza si dicha empresa no se encuentra muy endeudada. Y ello significa que no habrá que hacer pagos a terceros, lo cual significa que se puede impedir y no poner en riesgo la inversión hecha se puede ver que los accionistas y diversos inversionistas recibirán el reembolso de su inversión.

Tres. Se cuenta con una inflación sumamente baja, la cual está alineada con la inflación internacional. Esto garantiza que el dinero que traen los extranjeros no se desgatará por el alza de los precios. De hecho, nuestro banco central y nuestro Gobierno han hecho esfuerzos notables por bajar la inflación en los últimos años. En el terreno fiscal se ha apretado el gasto público y se han hecho diferentes recortes, como el de este año que es de 132 mil millones de pesos y para el 2017 se prevé que se la tijera será por 175 mil millones de pesos. De esta manera si el índice de competitividad ha disminuido, es una mala señal, pues nos dice que los sacrificios que hemos hecho a través de ese endurecimiento en la política monetaria y de la política fiscal no ha servido de gran cosa. Por una parte el recorte al gasto público y los incrementos marginales en la tasa de interés, la cual ha pasado de 3.25 a 3.75 por ciento, no han logrado reactivar el mercado interno. A pesar de que los gastos en el consumo privado se encuentran en niveles relativamente satisfactorios, pues según los datos de 4 la ANTAD, que es la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales y de Autoservicios, nos dice que las tiendas al menudeo están en niveles relativamente altos, y que los mexicanos se están allegando de más bienes de consumo duradero, como lo son los electrodomésticos, es un hecho que la confianza empresarial no es la mejor, con lo cual la inversión no se está detonando a pesar de las bajas tasas de interés con que se cuenta. Por tal razón me parece lamentable que el ajuste macroeconómico no nos ha beneficiado, como se dijo, de forma importante. Los inversionistas no perciben que sea más confiable invertir en nuestro país a pesar de que se cuentan con finanzas públicas sanas; a pesar de que la inflación es muy baja; a pesar de que las tasas de interés son bajas; y a pesar de que el déficit en cuenta corriente es moderado.

Cuatro. Las agencias calificadoras nos han dado una buena nota crediticia, en base a las reservas internacionales con que se cuenta, el bajo endeudamiento del país además de tener un tipo de cambio que no se encuentra sobrevaluado y que se calcula en base a la oferta y demanda de dólares en nuestra economía. Por tal razón yo veo que es confiable invertir en México, y se puede advertir que entran al país más de 30 mil millones de dólares anualmente. De esa forma el informe del Foro Económico Mundial no puede ser del todo confiable.

Cinco. El precio del petróleo está repuntando. Al momento de escribir estas líneas, el barril de crudo se encuentra en los 40 dólares. Por tal motivo hay menos presiones sobre las finanzas públicas y eso nos hace ver dos cosas: que los ajustes fiscales pueden ser menores en el futuro y que entrarán más dólares al país, lo cual significará mayores ingresos con que pagara a nuestros a creedores.

De esta forma yo veo que el verdadero obstáculo para que entren los capitales a nuestra economía es la inseguridad pública y la corrupción. Los fundamentos de la economía mexicana en estos momentos son buenos y yo creo que no hay razón, ni impedimento para que siga entrando la inversión a nuestra economía.