imagotipo

Agenda Ciudadana

  • Rebecca Arenas

  • Rebecca Arenas
  • ¿Qué sigue en Veracruz?

 

Habida cuenta del triunfo electoral de Miguel Ángel Yunes Linares que ha puesto en jaque a los responsables del grave deterioro de la entidad, generando además gran desazón en la abultada burocracia gubernamental, que habiendo contribuido a la debacle con su comodino y falaz desempeño, hoy se muestra reacia a dejar sus cargos. Frente a todo ello, los ciudadanos nos preguntamos ¿Cuáles serían las acciones más eficaces a tomar por el flamante “gobernador electo”, para conseguir que en los dos breves años de duración de su mandato, queden sentadas las bases para la plena recuperación de nuestro Estado?

Se trata de un reto enorme y complejo, todos estamos conscientes de ello, en donde el respaldo de la ciudadanía será un factor determinante.

Un tema fundamental, es la acción de la justicia que Yunes Linares se comprometió con los votantes de llevar a cabo,  para que no queden impunes los concatenados excesos y desvíos de los Gobiernos de Fidel Herrera, que concluyó hace seis años, y de Javier Duarte que deberá concluir el próximo primero de diciembre, es decir, en 168 días.

Las acciones judiciales para estos efectos, deberán estar acompañadas de las más sólidas evidencias que permitan un proceso impecable que no dé margen a tecnicismos que impidan el castigo y la reparación del daño a los presuntos responsables. A este respecto Miguel Ángel Yunes Linares ha afirmado en repetidas ocasiones, que “cuenta con las pruebas de los delitos cometidos”, lo que obligaría a los jueces a dictaminar en consecuencia, por más habilidosas y bien relacionadas en las cúpulas, que sean las defensas contratadas.

Una expectativa reivindicatoria sin parangón que hoy tienen los veracruzanos frente a sí, que de alcanzarse cambiará la percepción de desconfianza ciudadana hacia la figura del gobernante, y contribuirá de forma sustantiva a reconstruir el tejido social que hoy mantiene a la sociedad veracruzana agraviada, irritada, con un profundo resabio de rencor frente a lo que ha visto cometer en su perjuicio en la mayor impunidad, el mayor incentivo para seguir delinquiendo.

La Comisión de la Verdad, que ha prometido instaurar Yunes Linares llegado el momento, deberá estar integrada por ciudadanos, ellos y ellas, probos, prestigiados, comprometidos con la comunidad, valientes, que no estén dispuestos a dejarse manipular o amenazar por los afectados, y sean capaces de formular conclusiones objetivas, sólidamente sustentadas, atendiendo a su conciencia y libre albedrio. Un órgano de membrete que solo siga instrucciones sería contraproducente.

No será suficiente empero, que este compromiso justiciero que Yunes Linares ha hecho a la ciudadanía veracruzana se lleve a cabo.  La vida de la entidad está muy dañada. Hoy por hoy, no hay un ámbito en la vida de nuestro Estado que funcione de forma más o menos aceptable. Este daño deberá empezar a revertirse con acciones contundentes del Gobierno que, una vez más, involucren a la gente en los proyectos que lleve a cabo el nuevo Gobierno, para que los veracruzanos los conozcan, los valoren y los respalden plenamente.

La cercanía del próximo Gabinete con la gente será fundamental, y deberá ser una cercanía física porque en Veracruz, proporcionalmente al número de la población, pocos son los que tienen acceso a la red digital. Somos una entidad muy poblada, pero con inmensas carencias y para nuestra desgracia, con una cultura de corrupción desaforada, tomada del ejemplo de los malos Gobiernos, que ha permitido que escuelas primarias inexistentes hace años, sigan recibiendo recursos y apoyos del Gobierno federal, por mencionar algo de lo mucho que hay.

Habrá de hacer el nuevo Gobierno, campaña permanente, como si fuera tiempo de elecciones, para informar a la gente “de a pie”, de los nuevos programas o de la modificación de los vigentes, que por malos manejos, no han dado los resultados esperados. Para pedir su participación y para exigir resultados.

Hoy por hoy, que la población veracruzana está a la expectativa de lo que viene con el nuevo Gobierno, el factor “sine qua non”, para que lo que las acciones de éste logren su cometido, está en involucrar a la población.

Se ha dicho y repetido hasta el cansancio que ningún Gobierno puede solo, y sin Gobierno la población tampoco puede. Qué mayor logro para un Gobierno de tan corta duración, que conseguir “que tirios y troyanos” se sumen al propósito común que a todos urge, que es recuperar el rumbo de Veracruz. La pelota está en la cancha de Miguel Ángel Yunes.
rayarenas@gmail.com