imagotipo

Parinoush Saniee, ser mujer en Irán

  • Profesión escritora: Andrea Balanzario

  • Andrea Balanzario

Escribió y pudo publicar “El libro de mi destino”, la novela más reeditada en Irán. Best seller con 30 reediciones, además de otras tantas traducciones a diferentes lenguas. “El libro de mi destino” está disponible en 25 países incluido México.

Ser mujer en Irán

Antes escribí “pudo publicar” porque disentir del discurso oficial en Irán puede llevar a la cárcel, pero es mucho más grave el que una mujer llegue a expresar descontento por vivir siempre a la sombra del género masculino y bajo el yugo de irracionales tradiciones que no hacen más que anularla sistemáticamente por sus abuelos, padres, hermanos, hijos e incluso sobrinos o nietos. Ser varón en Irán es tener como destino convertirse en guardianes de la virtud y pureza de las mujeres de su casa. En nombre del amor, estos varones pueden llegar a extremos de matar a cualquier mujer que se atreva a romper las durísimas reglas que rigen la vida de las bebés hasta la vejez. Ser mujer en Irán está reflejado en las dos novelas de Saniee. Son lecturas difíciles porque la realidad en Irán ha sido, es y seguirá siendo cruel para cualquier mujer… siempre subordinada.

“El libro de mi destino”

Prohibida en varias ocasiones en su país, esta novela no sólo ostenta el privilegio de ser la más popular en la historia de Irán, sino también la que ha gozado de mayor repercusión internacional. Galardonada en Italia con el Premio Bocaccio, retrata la vida en Teherán desde los años previos a la revolución de 1979 hasta el presente a través de la mirada de Masumeh, una mujer inquieta e inteligente criada en el seno de una familia tradicional iraní. Es una cautivadora historia de amor y amistad, esperanza y dolor que, a través de una singular perspectiva íntima, nos abre las puertas a la turbulenta realidad de una sociedad obstinada en relegar a las mujeres a un degradante segundo plano.

Irán inconmovible

Masumeh tiene quince años cuando conoce a Said, un aprendiz de farmacéutico, y entre ambos nace un sentimiento intenso y difícil de esconder. La relación termina saliendo a la luz, lo que provoca una inmensa decepción en su padre y la feroz oposición de sus hermanos. Condenada a recluirse en casa y aislada del mundo exterior, la única vía de escape es un matrimonio concertado. El elegido es Hamid, un hombre afable, culto y entregado a sus actividades políticas, que casi no presta atención a su joven esposa ni a los hijos que van llegando. Así pues, a lo largo de los siguientes treinta años, Masumeh sufrirá en carne propia las radicales transformaciones que experimentará Irán hasta que, cumplidos sus deberes de madre, un giro inesperado la obligará a escoger entre la felicidad individual o salvaguardar el honor que imponen las tradiciones.

“Una voz escondida”

Parinoush Saniee, la autora que contó la lucha de las mujeres iraníes contra el fanatismo en “El libro de mi destino”, publicada por Salamandra en 2014, publica una nueva novela en la que las palabras no pronunciadas se convierten en un grito contra la ignorancia, la crueldad y la indiferencia. Basada en una historia real, “Una voz escondida” narra las andanzas del pequeño Shahab, un niño convencido de que no puede hablar, y que por ese motivo se ha convertido en objeto de burla de todos los que lo rodean, incluido su padre, quien muestra sin disimulo su preferencia y adoración por su hermano mayor. Shahab esconde su voz porque está harto de que los demás crean que lo hace todo mal y, a medida que crece, afianza esa imagen de niño que vive en silencio y que sólo se comunica con su madre, Mariam, mediante gestos, y con sus dos amigos imaginarios, Babi y Asi, por medio de su voz interior.

Irán indiferente

Pero Shahab no es el único que querría que las cosas fueran distintas. Si su madre es la única capaz de comprenderle es porque ella también querría callar como acto de protesta por una vida en la que se le ha impuesto un papel que no le corresponde, pues Mariam estudió una carrera universitaria y, sin embargo, nunca ha ejercido su profesión porque ha tenido que cuidar de su familia. El silencio es un arma, quizá la única con la que Shahab cuenta para reclamar la atención y el cariño que su padre nunca le ha dado. Y es que a veces el camino que lleva al corazón de quien más quieres es largo y está lleno de obstáculos y, para Shahab, solo hay una forma de recorrerlo: rompiendo el silencio. Las dos novelas se consiguen en México, pídelas por su sello: Salamandra.