imagotipo

  • Franquicia diplomática: Elsa Espinoza

Elsa Espinoza

Me encanta leer a Lao Tse. Sus mensajes me hacen recapacitar y tratar de entenderlos de manera franca y abierta. Dice que ¡el equilibrio es la vida! Que nada permanece igual un segundo después. Y que no hay que aferrarse a nada, y pone como ejemplo en que vas a entrar a un rio… Pero cuando vas a entrar por segunda vez, ¡el rio y tu han cambiado, porque nada permanece igual un segundo después! Es una ilusión el que nada cambie. El flujo es la realidad. En un mundo cambiante como el nuestro, un mundo que vibra con vida, si te aferras a una posición, estarás buscando confusión… Por ello, dice que el pensamiento es lineal y de ahí nace la causa-efecto. Y es conveniente no sacar conclusiones, porque la milésima vez, puede ser la excepción… Los embajadores de Sudáfrica Sandile
Nogxina y de Argelia Rabah Hadid, ofrecieron una recepción en los salones de la cancillería sudafricana, para despedir a Martin Malan, consejero de Asuntos Políticos de la Embajada de Sudáfrica y Youssef Sadou, agregado para Asuntos Políticos de la Embajada de Argelia. Un grupo grande de amigos se hicieron presentes. Ambos embajadores, en pequeños y emotivos discursos, desearon mucha suerte a sus funcionarios y brindaron con espumosos vinos por el éxito de Martin y Youssef… La embajadora de Vietnam Le Linh Lanh, vistió de pipa y guante las nuevas oficinas comerciales de su país. En el marco de la inauguración de las nuevas instalaciones, la diplomática recibió a amigos como Virgilio Andrade, secretario de la Función Pública, al embajador mexicano Sergio Ley, el embajador de china Xiaoqi Qiu, al embajador de Belice Oliver del Cid, el embajador Alfonso de María y Campos, director general para Asia de la secretaria de Relaciones Exteriores y el embajador de Malasia. También por ahí estuvieron los embajadores de Rusia, Bangladesh, Sr Le Tuan, el embajador de Filipinas Eduardo de Vega, los embajadores de la India y Nueva Zelandia, el embajador de Honduras y de Indonesia, con muchos más que escucharon atentos el mensaje en el que la anfitriona habló sobre la importancia de México como el segundo socio comercial del país asiático en América Latina, de la excelente relación bilateral y develó una placa conmemorativa de la oficina Comercial de Vietnam en México… Brindaron con espumosos vinos y conversaron de muchos temas internacionales… Fuimos invitados a la Fiesta Nacional de Québec. El marco para este evento fue la residencia oficial, allá en las Lomas de Chapultepec, donde estuvieron presentes más de un centenar de invitados, que fueron recibidos por el delegado Eric R. Mercier y su bella esposa, la mexicana Alejandra Vizcarra… Y aprovechando la visita del presidente Peña Nieto a Canadá, el anfitrión evocó el gran acercamiento que existe hoy entre México y Québec y con ello recordó la pasada visita a nuestro país del Primer Ministro Philippe Couillard el año pasado. Ahí, mi amigo el delegado Mercier condecoró al empresario Carlos Eduardo Represas de Almeida, con grado de Caballero de la Orden Nacional de Québec, distinción que reconoce la contribución activa y el dinamismo que Represas ha aportado a la relación bilateral. Dicha condecoración se otorga a personas excepcionales que, por medio de sus valores e ideales, han marcado la evolución y la visibilidad de Québec., Hubo una muestra gastronómica de ese país, donde colaboraron Guillaume Cantin, chef quebequense, participando también la colaboración de La Tablee des Chefs, organización que lucha contra el desperdicio de comida y combate la dependencia alimentaria… Ahí me encontré con el embajador de Suiza, quien hablaba con muchos amigos; al secretario de Economía, Ildefonso Guajardo; a la ministra Ana Luisa Fajer, directora general para América del Norte de la secretaria de Relaciones Exteriores; al ministro Consejero de Francia, Wendy Coss y muchos embajadores que felicitaron a los perfectos anfitriones por tan importante fecha… y recuerden que todo lo que se mantiene en la mente crece… por ello: habla bien, actúa bien y piensa bien del prójimo… y todo te irá bien…