imagotipo

Libertad Bajo Palabra

  • Pedro de León Mojarro

  • La suerte de Nuño es la de México

“Divide las dificultades que examines en tantas partes como sea posible, para su mejor solución.”

René Descartes

Con motivo de los acontecimientos de Oaxaca, mismos que fueron y siguen siendo una provocación abierta e irresponsable, algunos analistas incluidos los “maestros” han planteado la renuncia de Aurelio Nuño.

Ciertamente, al secretario le ha faltado tacto y “mano izquierda” para enfrentar las provocaciones, ya que capacidad y argumentos para defender la ley, le sobran.

Recordemos que fue la Reforma Educativa la ley más votada y con mayor consenso social; de manera que pedir su derogación, es algo más que un despropósito. En todo caso las Reformas Energética y Hacendaria, han sido las más cuestionadas y sobre éstas no hay propuesta de derogación.

Con el pretexto del “conflicto por la Reforma Educativa”. Los disturbios de Oaxaca y Chiapas, mismos que ya se habían protagonizado al inicio del actual sexenio volvieron a aparecer. Ahora apadrinados por López Obrador.

Las demandas planteadas a principios de mayo (cancelación de la Reforma Educativa; aparición con vida de los 43; aumento salarial del cien por ciento; y 12 por ciento del PIB para educación) dejan claro que la Reforma Educativa es solo el pretexto para la provocación.

Las demandas de los “maestros”, le pongo comillas porque aunque habiendo algunos docentes metidos en el conflicto, a la luz de los acontecimientos es claro que son otros los grupos y los intereses que se valen del “Conflicto Educativo” para promover abiertamente la desestabilización del país.

Los maestros están en contra de la “privatización de la educación” pero si en algún lugar estaba privatizada era en Oaxaca, Guerrero y Chiapas. Donde las plazas eran vendidas, heredadas o repartidas al antojo de los líderes sindicales.

La mayor inconformidad que sobre la Reforma Educativa se ha planteado es la que tiene que ver con la evaluación porque se ve desde los maestros, y aquí sí hay verdaderos maestros que lo han expresado, como una  amenaza sobre la permanencia en el empleo al no acreditar la evaluación.

Hasta ahorita no nos hemos enterado de algún maestro que haya sido separado porque no acreditó la evaluación.

Si este fuera, que no lo es, el verdadero conflicto, ahí tiene responsabilidad y mucho que hacer Aurelio Nuño y estoy seguro que sin problema la mayoría de la base trabajadora del sector educativo quedarían no solamente tranquilos y seguros en materia laboral, adicionalmente habría motivación al estudio, actualización y profesionalización para el servicio de una de las más nobles tareas que es la de la educación.

Aurelio Nuño fue nombrado secretario de Educación y él como el Presidente y todos sus funcionarios, protestaron “Cumplir y hacer cumplir la ley”, no hacerlo le abona al deterioro, al “mal humor social” y a la desconfianza generalizada.

Materializar la Reforma Educativa para la profesionalización del Magisterio y para una mejor formación de nuestros hijos es lo mejor que le podría suceder a México.

Coincido con Pablo Hiriart cuando dice que: “Hoy debería haber un clamor extendido para que Nuño permanezca en el cargo, porque lo contrario sería claudicar en un terreno vital para el país, como es la enseñanza.” Hoy por hoy defender a Nuño es defender a México, la Reforma Educativa es Ley y como bien lo dicen los juristas: “La ley no se negocia”.

P.D. Hay quien dice que los Derechos Humanos de los maestros están siendo atropellados. El derecho a la educación de calidad, sí está siendo violado y atropellado para millones de niños. ¿Es justo? ¿Será ese el camino y destino de México? Yo digo que no. Y si usted, lectora, lector queridos, no tienen inconveniente nos leemos el próximo jueves.
Facebook: Pedro de León Mojarro

twitter:@Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx

*Miembro de Unidos Podemos A.C.