imagotipo

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Carlos Durón García

Lille conocida también como Lila en español, es una ciudad del norte de Francia, a orillas del río Deûle, capital de la región de Norte-Paso de Calais-Picardía.
Se encuentra cerca de la frontera con Bélgica. Lille tiene una población municipal de 231 491 habitantes, y su área metropolitana, que incluye ciudades como Villeneuve-d’Ascq, Roubaix y Tourcoing, tiene una población de un millón 164 mil 716 habitantes, siendo la cuarta mayor de Francia. Situada entre París, Londres y Bruselas, Lille es una gran plaza económica europea, que se desarrolló mucho desde los años 1990, especialmente con la construcción del barrio de negocios Euralille y la llegada de los Trenes de Gran Velocidad y los Eurostar. Con 110 mil estudiantes, Lille es también la tercera ciudad universitaria de Francia, después París y Lyon. También fue Capital Europea de la Cultura en 2004 y desde, es calificada como “Villed’art et d’histoire” (Ciudad de arte y de historia). La actual ciudad de Lille se desarrolló a partir de la aglutinación de diversos núcleos de población ubicados al final de la parte navegable de la ribera del Deûle. El nombre de la ciudad proviene de la denominación L’íle (en español, La Isla), que hace referencia a la situación de la ciudad en una superficie de tierra firme alrededor de antiguas zonas pantanosas fluviales, que daban la apariencia de estar ubicada la ciudad en una isla entre marismas. De la importante industria textil de la ciudad surgió el nombre lile (Lille en español), denominación de un tejido de lana de colores de origen escocés, típico de la producción industrial local. Los primeros restos hallados en la actual Lille datan aproximadamente del año 2000 a. C., cuando, tras la invención de la agricultura, algunos pobladores se asentaron a orillas del río Deûle y construyeron granjas y explotaciones agrícolas. Las excavaciones realizadas en zonas cercanas al río han permitido hallar restos de aquellos asentamientos, datados de la Edad del Bronce y del Hierro, y correspondientes a los pueblos celtas que ocuparon toda la costa atlántica europea. Durante toda la Edad Media, la actual Lille formó parte del condado de Flandes, territorio vasallo del reino Franco, que reunía las antiguas ciudades romanas de Arras, Cambrai y Boulogne; e incluso llegó a ser su capital. Debido a su ubicación estratégica, al final de la parte navegable de Deûle, el núcleo de L’Isle fue adquiriendo importancia comercial, con la construcción de un puerto fluvial. A partir de 830 y hasta 910, los vikingos saquearon las ciudades de la región de Flandes, incluyendo L’Isle. Por ese motivo, los condes de Flandes, soberanos de la ciudad, emprendieron la fortificación de la urbe. El primer documento que menciona el nombre actual de Lille data del año 1066, en el que también se menciona la parroquia de Saint-Maurice, la iglesia más antigua de la población. Ya desde la Alta Edad Media, Lille destacó por su larga tradición en la artesanía textil. Con el establecimiento de la corte de los condes de Flandes, la ciudad adquirió mayor importancia económica y fue experimentando un mayor crecimiento demográfico. En 1144 se constituiría la parroquia de Saint-Sauveur (San Salvador), que sería el origen de la futura catedral de la ciudad. Aunque la región era dependiente del reino de Francia, el condado de Flandes mantenía, por motivos económicos, vínculos muy próximos con Inglaterra y el Sacro Imperio Romano Germánico. Por ese motivo, y con el fin de mantener la hegemonía en Flandes, el rey francés Felipe II Augusto tenía la pretensión de ocupar la región. Debido a los intereses franceses, el rey de Inglaterra Juan sin Tierra, el emperador germánico Otón IV y Fernando de Portugal, conde de Flandes Fernando de Portugal (el conde de Flandes) formaron un coalición contra Francia. Felipe II Augusto asedió y ocupó Lille en 1213, y el conflicto finalizó en 1214 con la victoria francesa en la batalla de Bouvines.