imagotipo

Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame

* Ayotzinapa endurece el debate en el Senado

* Tin Tan, ¿olvidado por la izquierda?

La LXIII Legislatura entró al infierno de la radicalización y el disenso. El debate terso del Senado se interrumpió ante la confrontación sobre la creación de las fiscalías para Ayotzinapa.

La toma de tribuna fue la respuesta de la oposición, donde se puso en evidencia la existencia de dos cabezas de mando, la Jucopo controlada por la mayoría del senador Emilio Gamboa, y, otra, el Gobierno reglamentario de la Mesa Directiva de Roberto Gil Zuart, quien pese a sus facultades no quiso abrir el “debate de la ruptura”.

El senador Gamboa considera un cambio en la realidad por la decisión de los padres de los normalistas desaparecidos, quienes no quieren ninguna fiscalía, ahora si acepta que el debate sea abierto (“a navaja libre”), cada grupo irá a tribuna con sus posiciones con” debate largo y gane quien deba ganar” concluye el senador yucateco, seguro del mayoriteo.

Por su parte, el bando opositor prepara sus documentos, el senador Miguel Barbosa Huerta señaló que la oposición formulara nuevos documentos, mientras el PRI no ha decidido aún sus planteamientos.

Se llega al punto de partida de “la sesión reventada” del martes 22 de septiembre, pero con bandos radicalizados a los que se suman la lucha electoral del 2016 en diez estados del país.

El PRI frena el vuelo en espera de la postura asumida por el presidente Peña Nieto en entrevista con los padres de los normalistas. La Comisión Interamericana de la OEA ejerce la presión necesaria en el esclarecimiento y fijación de responsabilidades de las autoridades involucradas en todos los niveles, en especial el estatal y federal, son quienes deben rendir cuentas y pagar sentencias, no es extraño que el exmandatario Ángel Rivero sea atraído por la justicia y de paso raspar a sus aliados de Nueva Izquierda del PRD.

La radicalización del debate lleva al endurecimiento de los dictámenes pendientes, desde el derecho a la réplica, enlistado en el orden del día, hasta el de mando único y del Justicia y seguridad que se mantienen congelados a pesar de que se presentaron como respuesta inmediata a la crisis de Iguala del 26 de septiembre de 2015.

En cambio, la Cámara de diputados no enciende aún los ánimos, privan las florituras simbólicas, como renuncias a la prestación de seguros e inscripción en el ISSSTE, o el paseo de bicicleta, son marcasde armonía entre mayoría y oposición.

La discrepancia la fija por ahora la diputada Carmen Salinas, cuya inserción en el cuadro de mayorías corresponde a los factores de distracción ideológicos de parlamentos europeos, en la “Chicholina” o la nieta de Mussolini, como participantes en sesiones del Palacio de Montecitorio.

Lo que la oposición democrática debería reconocer es la acertada iniciativa que presentó la diputada Salinas en la celebración del Centenario del nacimiento de Germán Valdez, “Tin Tan”, icono del cine quien además de su contribución a la cultura visual e identidad nacional, forjo el arquetipo del mestizo de frontera “gabacha” con el “pachuco”.

Y como reconocerla y aceptarla en el “Laberinto de la Soledad” de Octavio Paz y negarla cuando es realidad viviente en la Tribuna de la Cámara.

HERIBERTO GALINDO 2016, es el título del libro que circula ya en diversos lugares del Sinaloa donde el próximo año habrá comicios, desde los años setenta el entonces Gobernador de la entidad, don Ernesto Álvarez Nolasco expresó: “Heriberto Galindo estudia para gobernador”.

La profecía se cumplió cuando Heriberto ha cubierto una larga y acreditada trayectoria política, dando pruebas de honestidad, congruencia, justicia y coherencia, quizás entre los riesgos que carga sea el pensar con sensatez y poseer un sentido agudo de la crítica. Sinaloa debe valorarlo debidamente.

EL PAPA FRANCISCO fue recibido en la Casa Blanca, su visita no ha sido valorada debidamente por los legisladores. Resulta incomprensible, porque el encuentro es parte de una disputa histórica entre concepciones religiosas que entrañan percepciones presentes reflejadas discriminadamente en la migración.