imagotipo

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Carlos Durón García

El estrecho de Gibraltar es el lugar por donde se produce la unión natural de dos masas de agua: el mar Mediterráneo y el océano Atlántico y la separación entre dos continentes: Europa y África. Incluso geológicamente, el estrecho representa la fisura de las dos placas tectónicas: la euroasiática y la africana. Es una de las vías de navegación más importantes del mundo al dar acceso al océano Atlántico y el mar Mediterráneo, el cual a su vez comunica con el Oriente Próximo y Asia por el canal de Suez. En navegación marítima se abrevia como STROG (del inglés: Strait Of Gibraltar). En la Edad Antigua también se menciona como las Columnas de Hércules. En su punto más estrecho, Europa y África están separadas por 14.4 kilómetros de océano. Tiene una profundidad de entre 300 y 900 metros. Se sabe que hace cinco millones de años quedó geológicamente cerrado, provocando la desecación del mar Mediterráneo, en lo que se conoce como crisis salina del Messiniense. En la actualidad, es un lugar de paso importante para la fauna, tanto de aves migratorias que viajan estacionalmente entre Europa y África, como de cetáceos entre el Mediterráneo y el Atlántico. Por eso, la costa peninsular española está protegida por el Parque natural del Estrecho. Desde la época de las colonias fenicias y griegas, el nombre del estrecho era conocido como las columnas de Melkart (fenicios), las columnas de Heracles (griegos) o las columnas de Hércules, el nombre romano de Heracles. En época romana también se llamaba Fretum Gaditanum (estrecho de Cádiz). Su nombre actual procede de la época de Al-Ándalus tras la conquista musulmana de la península ibérica y significa Montaña de Tarik (Djebel Tarik = Gibraltar) por ser el caudillo Tarik el que inició la invasión. En árabe se conoce como Bab el-Zakat o “Puerta de la Caridad”. Debido a su posición estratégica como salida del mar Mediterráneo a los océanos y punto de paso entre dos continentes, ha sido escenario de numerosos intercambios desde la prehistoria. En los últimos siglos ha provocado numerosas luchas, siendo el punto de inicio de la conquista musulmana de la península ibérica, la toma de Gibraltar, la batalla de Trafalgar o como escenario de la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad representa un importante paso marítimo para el tráfico naval, lo que se demuestra con el volumen de tráfico del Puerto de Algeciras, uno de los más importantes de Europa. El estrecho es la única conexión entre el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. Se encuentra entre el mar de Alborán y el golfo de Cádiz. Abarca desde la línea Gibraltar-Ceuta hasta la línea cabo Espartel-cabo Trafalgar. Su longitud es de 14.4 km en su parte más angosta, entre punta de Oliveros (España) y punta Cires (Marruecos), y su profundidad varía entre unos 280 metros en el Umbral de Camarinal hasta algo menos de mil metros, a la altura de labahía de Algeciras. A través del estrecho de Gibraltar se intercambia agua entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. En promedio, las aguas superficiales (relativamente cálidas y poco salinas), provenientes del Atlántico entran al Mediterráneo; al revés, las aguas profundas (relativamente frías y salinas), salen del Mediterráneo. Las corrientes de marea son fuertes y varían a lo largo del día, causando accidentes de buceo. Además, su forma de embudo y los macizos costeros a ambos lados del estrecho crean a menudo unos vientos muy fuertes. La ciudad de Gibraltar es territorio británico, donde se puede ver los únicos monos salvajes de Europa. Actualmente, existen diversas empresas dedicadas al avistamiento turístico de cetáceos. Por el lado español, el estrecho forma parte del Parque Natural del Estrecho. En la costa africana está Ceuta, una ciudad autónoma española. De escasa anchura y el intenso tráfico marítimo de sus aguas (más de 82 mil buques al año), tanto entre Atlántico y Mediterráneo como entre Europa y África, le convierten en uno de los pasos más transitados del planeta. En una revelación de un cable de Wikileaks, el Gobierno de Estados Unidos advierte de la importancia estratégica del paso, como uno de los lugares más importantes para la geoestrategia mundial. A pesar de la intensa vigilancia en las costas españolas (con el SIVE a la cabeza), y de los acuerdos de colaboración para evitarlo entre España y Marruecos, es también punto de paso de muchas pateras en las que inmigrantes mayoritariamente africanos intentan pasar de África a Europa.