imagotipo

  • Mar de Penas (ajenas) : Java

  • Cómo cambian los tiempos
  • Fin a escenitas ridículas
  • Hay “nuevo” city mánager

Los tiempos cambian, y las cosas también, of course.

Uf, aquellas escenitas ridículas entre los famosos, ya no se dan.

Me refiero a los tiempos cuando los “exclusivos” de Televisa le huían a las cámaras de una incipiente TV Azteca que estaba pegando con tubo, y los buscaba con el fin de entrevistarlos para sus programas. En cuanto veían una cámara de Azteca, los “exclusivos” salían despavoridos como si hubieran visto al mismísimo diablo.

Fue a mediados de los años noventas. Una ocasión me tocó ver cómo a una cantante de música tradicional mexicana la sacaba del escenario del Teatro de la Ciudad agachada, escondiendo su rostro y caminando a toda prisa entre una valla de personas cubriéndola con chamarras, rebozos, suéteres, sacos y toda clase de prendas de vestir, para evitar que la captara la televisora de la competencia. Y no digo quién era dicha cantante, porque podría “perjudicar” a Rozenda Bernal, así con zeta. Y otra ocasión, Emmanuel por poco agarra a karatazos al reportero de Azteca que quería entrevistarlo.

Pero las cosas ya cambiaron. Los riesgos de veto desaparecieron y ahora muchos famosos del Ajusco se van a Televisa, como cuando de Televisa cambiaban de camiseta y se enrolaban en el Ajusco. El hecho de que Héctor Bonilla, Margarita Gralia y Regina Torné firmaran con Azteca, era noticia bomba; hoy, Betty Monroe, Rodrigo Murray, Adriana Louvier y hasta Inés Gómez Mont ya
están en San Ángel.

No, si te digo: los tiempos cambian.

Lo que causa pena (ajena) es que en la recién remozada estación Revolución del Metro, línea 2 –que por supuesto costó una millonada remodelara–, por lo menos una docena de lámparas en los andenes están fundidas y pasan los días y noches y semanas y meses y nadie las reemplaza.

Denuncio, porque ahí están mis impuestos. Y eso que no soy “city
mánager”. Qué horror, ¿de dónde sacarían semejante término tan mamón?

Bye bye.