imagotipo

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

  • Rocha, Ortiz García de Alba y Gil Valdivia, tres personajes sin par
  • Reunión de club académico

Recientemente compartimos el pan y la sal durante la reunión bimestral a la sesión-comida de ese compartimento culto e ilustrativo del Club de Roma en su sede de Polanco, con personajes estelares como Tomás López Rocha, distinguido
jalisciense, que combina la actividad empresarial y los negocios inmobiliarios con la academia, asistiendo con asiduidad a estas productivas reuniones.

También intercambié impresiones con un personaje singular que igualmente divide su tiempo entre el mecenazgo, el trabajo fecundo y creador-que diría el ínclito don Adolfo Ruiz Cortínez-y el alimento del alma, que es la cultura, en sus manifestaciones de la lectura y por supuesto la música.

Efectivamente Alejandro Ortiz García de Alba, tiene una plática fluida y amena , personaje singular, herencia de sus mayores, su franqueza y vena filantrópica que caracterizan a los espíritus triunfadores. Su tío Esteban García de Alba fue director de pensiones, lo que hoy conocemos como Seguro Social.

Por su parte su padrino Jorge Rojo Lugo, gobernador de Hidalgo, director de Banrural, secretario de la Reforma Agraria, con una pasión hacia el bienestar de los campesinos, heredada a su vez de don Javier Rojo Gómez, a quien solamente le faltó ser Presidente. Y ni hablar de esa maravillosa mecenas, dama de ingenio sin par y cantante de polendas que es Silvia García de Alba, quien por cierto se estrena en un programa televisivo, “Los colores de mi tierra”, que promete ser un éxito.

Este singular altruista, político, activista de las mejores causas comenzó su trayectoria política por la admiración que le propiciaba su familia, en actividades menores como la juventud revolucionaria ,por ser coordinador de relaciones públicas de la cámara de comercio, tenía franquicias de Videocentro, aprendiendo el valor de lo bueno y lo malo.

Actualmente preside Meta, institución desde la cual apoya las mejores causas, proporcionando asesoría a quienes sufren las peores lacras del ser humano como maltrato a menores, pederastia, jóvenes en situación de calle, o canalizar a las instancias adecuadas a mujeres o menores que padecen el lacerante
“bullying”.

Alejandro lo separa un universo de la clásica mentalidad burocrática, es la némesis del clásico empleado que te hace dar vueltas y vueltas para “resolver” un problema. El resuelve a la brevedad y busca las causas para su solución, ya en ese momento. Esa es la casta de mexicanos de los que estamos ávidos en nuestro país. También intercambié posiciones con Gerardo Gil Valdivia, una de las inteligencias más preclaras del país, y sólido pilar de este grupo internacional de intelectuales y analistas de nuestra realidad. Abogado, experto en temas energéticos y de geopolítica me expone su versión sobre los más recientes hechos en Europa y su vinculación con nuestro país. Y las repercusiones reales de lo que ocurriría con cualquiera de los dos candidatos que quedaran al frente del poderosos país vecino del norte.

Toda una sustanciosa cátedra de historia, sociología, diplomacia y relaciones políticas que deberían ser condensadas en una publicación como aquellas que elaboraba desde el Colegio de México el insustituible don Daniel Cosío Villegas.

El maestro Antonio Caso en su cátedra de zoología para estudiar el derecho, señalaba la diferencia, en la imitación cuando era conforme a la razón y extralogíca, fuera de ella en el sentido vulgar, extralogíca la entendemos como
superlogíca.

Así lo tenemos copiando el puente aéreo de Berlín en el que americanos, ingleses y franceses impidieron a los rusos cercar la antigua capital alemana abasteciendo a los aliados por avión.

Ahora con los cierres de caminos de Oaxaca por los profesores disidentes, la Conasupo cubrió otro puente aéreo, para mandar las subsistencias, maíz y fríjol.

Desde esta columna mandamos nuestro más sentido pésame a la familia de don Héctor Suárez Serrano por su sensible fallecimiento.

Y hasta los próximos 300… y… algunos más…