imagotipo

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Parián es una voz de origen tagalo (filipino), que significa mercado. En México durante el siglo XVII y XIX se construyó este tipo de centro comercial en diversas ciudades. Su importancia radicó en la clase de productos que ahí se comercializaban: sedas, telas, zapatos, perlas, especias, entre muchos otros productos finos, llegados de Manila, puerto donde confluían mercaderías de diversas partes del Lejano Oriente. El parián separaba a los compradores comunes de los compradores ricos. A diferencia de los portales, el Parián se construía como un edificio cerrado, conformado por calles internas y locales para la venta. En todos los casos su construcción estuvo vinculada a la época colonial y a la concentración de riqueza en ese momento. Su construcción se efectuó en centros mineros o ciudades comerciales importantes. El 8 de junio de 1692, durante el Motín del Maíz, tanto los cajones del mercado que se instalaba sobre la plancha de la Plaza de Armas, hoy Zócalo, como el Antiguo Palacio del Ayuntamiento y el Palacio Real fueron incendiados por una turba enardecida. El 17 de agosto de 1695 el virrey Gaspar de la Cerda y Mendoza, Conde de Gelves, inició la construcción de lo que sería el elegante Parián, sobre el Zócalo. “…El edificio se hizo en piedra mamposteada… y estuvo a cargo de Pedro Jiménez de Cobo que tenía el cargo de Regidor Obrero. Esta obra no se concluyó hasta el año de 1720 y constaba de dos pisos con un total de 130 locales distribuidos en el exterior e interior, para lo cual se contaba con ocho puertas de acceso”. Albergó los comercios más importantes de la ciudad, por la enorme variedad de finos productos que allí se expendían, pero fue saqueado en el Motín de la Acordada en 1828, lo que junto con la suspensión de los viajes de la Nao de China a raíz de las luchas de Independencia, marcó su decadencia, al grado de que la Marquesa de Calderón de la Barca, esposa deÁngel Calderón de la Barca, el primer embajador de España en México, escribió sobre los bellos atardeceres en la Plaza Mayor, que tenían un defecto: “…el tener una pila de tiendas llamadas El Parián…” Actualmente, de los varios Parianes que existieron en Jalisco, subsisten el de Ojuelos que se remonta al siglo XIX, y otros más, como el de Tlaquepaque, son conocidos por la música de mariachi en vivo y por venta de comida tradicional. Los parianes de San Agustín en Guadalajara y el de Zapopan desaparecieron; el primero, que se encontraba adjunto al teatro Degollado, se incendió en 1909, y el segundo fue demolido hacia 1970. También existen distribuidos en diferentes localidades del país, tal como el de Nochistlán, Zacatecas. Actualmente aún existe un parián en la ciudad de Aguascalientes, no obstante, el mismo se ha remodelado en diversas ocasiones para proyectarlo con un aspecto moderno similar al de un centro comercial. El Parián es el mercado de artesanías más famoso de la Ciudad de Puebla. Es considerado el segundo destino favorito de los turistas después de la Catedral, según la Secretaria de turismo del estado de Puebla en 2012. Actualmente tiene 112 locales decorados con ladrillos y azulejos de Talavera y se pueden encontrar todo tipo de artesanías tradicionales de la región. Tiene un horario de lunes a domingo de 10 a.m a 8 p.m. Otra de las atracciones del Parián son los caricaturistas, que mediante una foto o en persona y al momento, crean una caricatura a lápiz, en distintos tamaños y a un precio bastante accesible (150 pesos o menos). En las cercanías se pueden encontrar otros servicios para complementar la visita, tales como restaurantes, en donde se pueden consumir platillos de la gastronomía poblana, como las típicas cemitas y chalupas poblanas; cafeterías como “Café Marcel” y “Café Galería Amparo”. Algunas actividades en las que participa el mercado.- Se organiza un “corredor de ofrendas” que pasa por el mercado, además de otros puntos históricos de la ciudad de Puebla. Cabe mencionar que este mercado está entre los más visitados por los turistas, según estudios del observatorio turístico de Puebla. El mercado se construyó en 1801 en la antigua Plazuela de San Roque. Se le denominó parián por ser el paso de arrieros que venían de Veracruz, Oaxaca, La Costa Chica de Guerrero y la capital de la Colonia. Es considerado el primer mercado artesanal de la ciudad, empezando sus actividades desde el año 1760 hasta la aparición del ferrocarril, convirtiéndose en un centro de cargamento y comercio al por menor de souvenirs, las pulcatas, y puestos de frituras típicas recibiendo el nombre de “Plaza del baratillo”.