imagotipo

  • Gabriela Mora

Hace unos días, “la Señora Marta”, aquella que apenas hace 16 años fungió como Primera Dama de México, apareció –extrañamente sola-, en un evento público: la comida del cardenal Norberto Rivera Carrera, hecho que francamente llama la atención dado que normalmente no se despega de su marido, el expresidente Fox.

Y es que a decir verdad, Vicente Fox ha incurrido en un papel protagónico en los últimos tiempos, muy similar quizá al que lo llevó en su momento a la carrera presidencial con eventos tan inverosímiles como arribar a San Lázaro montado en un caballo y manifestarse en el mismo recinto en todas formas posibles para acaparar la atención de los espectadores.

Siempre he pensado y lo he compartido con algunos analistas, que Vicente Fox fue un muy buen candidato a la Presidencia de México, pero hasta ahí llegó… Hemos de reconocer nuestras aptitudes y capacidades y en este caso, su clímax llegó a la candidatura pero su administración en el poder dejó mucho qué pensar; pues bien, hoy nuestro expresidente vuelve a las andadas adoptando un inexplicable papel protagónico: un programa de televisión propio, pelea con Donald Trump, fomenta el permiso para el consumo de mariguana, hace declaraciones controvertidas, pelea y se reconcilia con diversos personajes de la escena política…

Hoy, ha llegado el turno a su sucesor, Felipe Calderón; no obstante, es de recordar que pese a sus diferencias políticas, personales, y más aun con fuertes presiones de la sociedad, durante la administración de Calderón no se tocó ni a Fox ni a ninguno de los personajes cercanos a él, a pesar de todos los rumores que en torno a su familia política se suscitaron –cómo olvidar a tus hijos, mis hijos y los demás jijos…-.

Pues bien, recientemente este ranchero enamorado llamado Vicente Fox dio una entrevista a un medio argentino, y dijo que se vomitaría contra cualquiera que metiera a su familia a la política motivo por el cual –señaló- no quiere a Felipe Calderón… todo ello en relación a la aspiración presidencial de Margarita Zavala –a quien en lo personal y sin afán de ser feminista, reconozco desde siempre por su solidaridad, respeto y bajo perfil en los tiempos calderonistas, pero eso es otra historia…-. Y bueno, Fox reconoció también que la ruptura con su sucesor fue porque se le rebeló al buscar por fuera la candidatura presidencial del PAN.

¿Pero de qué me hablas??? La sociedad mexicana es testigo del protagonismo de esa pareja presidencial Fox Sahagún durante el sexenio 2000-2006… Marta manejó la campaña de Vicente Fox; cómo olvidar la boda justamente en un cumpleaños del Presidente que igualmente coincidió con el aniversario de su triunfo electoral y teniendo como invitado especial al entonces Jefe de Gobierno de España, José María Aznar: Sinceramente resulta irónico e irascible pensar que una mujer como Margarita ambicione el poder a expensas de su marido…

Ciertamente… la imagen de Felipe Calderón y Margarita Zavala se percibe como una familia de nivel socioeconómico medio alto, con sus problemas y reconciliaciones, como las de cualquier matrimonio, que llegó y pasó por el Gobierno sin enriquecerse y salió de Los Pinos para vivir en su casa –la que era desde antes-, y después de tres años de haber dejado Los Pinos, gozan del privilegio de lucirse en público sin temor alguno…

Sin afán de defender a nadie y en un intento de objetividad, reconozcamos que los dos años posteriores a la salida de Calderón se vieron como “la desgracia de Calderón”, impulsada por las reformas y esperanzas fincadas en el éxito de Peña; no obstante, las cosas resultaron poco menos que al revés…

Derivado de las aspiraciones presidenciales de Margarita Zavala –tiempos de mujeres luego de la nominación de Hillary Clinton…-, las palabras de Fox no tienen precio… Baste una regresión de nueve años para recordar las aspiraciones de Martita por llegar a la Presidencia de México, fue Alfonso Durazo quien, a través de una larga carta muy reveladora, dio a conocer las intenciones de Marta, ternurita…
gamogui@hotmail.com