imagotipo

  • Sexto Sol: Rocío Sesma

Terminó una era, hay un adiós para la sonda Philae de la Agencia Espacial Europea, tras haber sido desconectada por la agencia el pasado 27 de julio, tras el percance que la ha mantenido en silencio, hubo resignación, los dos paneles solares no acoplados están sin batería.

La ESA tomo la decisión, tras la espera, el interfaz que se utiliza paras las comunicaciones entre la nave espacial Rosetta y su aterrizador, Philae, que ha estado en silencio desde el 9 de julio de 2015.

La famosa sonda Philae, módulo de la nave Rosetta, aterrizó el 6 de agosto de 2014 en el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko, y estuvo enviando señales, sin embargo, el terreno le provocó desequilibrios, volteando sus dos paneles solares quedando opuestos a la luz y se ha confirmado la muerte de las
baterías.

La Misión Rosetta es histórica, es la primera en entrar en la órbita de un cometa y lograr su aterrizaje, pero tras el accidente, es triste anunciar que tras la desconexión de Philae, también termina todo para esta nave.

Después de más de 10 años viajando a través del espacio, ahora estamos haciendo el mejor análisis científico de uno de los más antiguos remanentes de nuestro Sistema Solar”, dijo Stephan Ulamec, comandante en jefe de Philae de la agencia alemana.

Rosetta fue lanzada el 2 de marzo de 2004 y viajó seis mil 400 millones de kilómetros a través del Sistema Solar antes de llegar al cometa el 6 de agosto de 2014. Ninguna señal ha sido recibida por Rosetta de Philae desde Julio de 2015, y a principios de este año, el módulo de aterrizaje fue declarado en estado de
hibernación eterna.

A pesar de esto, la conexión se mantuvo hasta ahora ante la posibilidad de que Philae despertase. Aunque Rosetta ha sobrevolado el cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko a tan solo 10 kilómetros de su superficie, no se ha recibido ninguna señal desde el módulo de aterrizaje.

Después de 12 años de viaje y de 10 años de perseguir a un cometa, la famosa sonda Rosetta quedará dormirá para siempre, tras haber sido desconectado ya su módulo Philae, que yace en un terreno pedregoso de un frío cometa.

El próximo día 30 de septiembre finaliza sus operaciones con su aterrizaje en el cometa, del que logró enviar imágenes.

Su final se debe a que cada día se aleja más del sol y la tierra y no podrá seguir alimentándose de energía solar, pero la Agencia Espacial Europea, continuará sus investigaciones con todas las aportaciones de Rosetta hasta ser dormida.

El Cometa Gerasimenko continuará su infinito viaje espacial, cargando a Philae, a Rosetta y a nuestra tristeza, ingeniería y muchos sentimientos de la Tierra, como el orgullo de sus creadores, son parte ya del universo.
@RocíoSesma

Soldesoles20@hotmail.com