imagotipo

  • En la Cancha / Fernando Schwartz

LLEGÓ el momento de saltar a la palestra del futbol olímpico y escribir una historia propia. Todo lo que pasó en Londres, donde se fue de menos a más y el equipo llegó a la medalla de oro, es ahora este grupo encabezado por “Potro” Gutiérrez, quien debe escribir su propia historia, su propio camino, y curiosamente no ser presionado por la historia de cuatro años atrás, porque nunca hay una que se repita. Creo que el equipo debe salir sin presiones, a hacer lo suyo y buscar el camino que lo pueda llevar a la siguiente fase que lo traiga a la Villa Olímpica de Río para realmente vivir la experiencia de los Juegos.
18 ES POCA PLANTILLA

El calendario olímpico es muy exigente, y aunque entiendo que la FIFA quiere proteger los Mundiales de Futbol, también me queda por demás claro que 18 jugadores son pocos para estar jugando continuamente en lapsos cortos de tiempo. El equipo mexicano sale a la cancha frente a Alemania hoy. El 7 enfrenta a Fiji en la misma sede y debe viajar a Brasilia para cerrar el 10 la fase de grupos frente al representativo de Corea. Son partidos seguidos, y tener tan sólo 18 elementos no es lo óptimo, pero como cada federación, se hace responsable de sus deportes.
HAY CALIDAD

Este equipo tiene calidad de sobra. Ahora es que los jóvenes lo demuestren dentro de la cancha. Es evidente que el trabajo de fuerzas básicas en México es muy bueno, pero que muchos son tapados en su salida y no pueden llegar a destacar. Del grupo que está hay dos jugadores en especial que no llegaron y fueron parte del proceso: Espericueta, de gran clase, y sin chance en Tigres, se apagó; Raúl López, prohibido de ir a Panamericanos, se apagó y quedó en el camino; siendo los elegidos por el “Potro” jugadores que le conocen y han tenido un largo camino que inició conjuntamente en los Centroamericanos de Veracruz. Como sea y con las vicisitudes que hubo para armar el equipo con los refuerzos mayores, se llegó a la cita y habrá que resolverla de la mejor manera.
SIN VOLVERSE LOCOS

México debe ser paciente. Tiene enfrente a una Alemania que trae jugadores probados en Primera División e incluso dos que estuvieron en el Mundial de Brasil 2014. Siempre esta clase de torneos es importante comenzarlos sin perder. Sacar puntos es un imperativo desde el arranque de la competencia y esa debe ser la primera misión y objetivo. Califican dos de cada grupo. En el papel a México le tocó arrancar con el rival más difícil y es una situación que debe saber sortear. Sea empate o victoria sumar es la regla en esta clase de eventos, recordando que en el camino a la medalla de oro se comenzó con dos empates consecutivos.
“CUBO” EN REVANCHA

Érick Torres se quedó en el camino hace cuatro años. Fue parte del Preolímpico ganado en Kansas y no llegó a Londres. En muestra de que el futbol te da revanchas en cualquier momento, el “Cubo” tiene ahora cuatro años después una nueva oportunidad porque continúa dando la edad para poder participar. Érick alcanzó a quedarse en el grupo final y debe aprovechar esta gran oportunidad que recibe. Tener al lado a Oribe le será de gran ayuda y debe dar un brinco en su carrera apagada en el Dynamo de Houston donde las cosas no han sido como él hubiese querido.
LOS HIDALGUENSES

Chuy, Guty y Pizarro forman un tridente de cuidado. Los tres se entienden a ciegas y bien compaginados con sus compañeros, serán fundamentales en la ofensiva del equipo mexicano. “Chucky” repite de Copa América ahora en Olímpicos y siendo el proceso extraordinario que ha llevado aquí mostrará para qué está hecho y confirmar el pase que se pretende a Europa. Pizarro y Guty son jugadores también versátiles que ayudarán mucho y no perder de vista a Salcedo Jr., que superados los problemas es un jugador muy confiable atrás. Tener gente seria como Talavera, Torres Nilo y Oribe le viene bien al Tricolor olímpico.
PREGUNTA: ¿Este Tricolor de qué metal está hecho para Olímpicos?

HASTA EL PRÓXIMO SILBATAZO
Comentarios: fschwartz@oem.com.mx

Twitter: @fersch_4

PD.- Dennis Te Kloese y Juan Carlos Ortega son piedras angulares de este barco cabalgado por el “Potro”. Éxito a todos.