imagotipo

  • Alberto Lati

Dos décimas han sido la diferencia entre trepar al podio, entre colgarse una medalla, entre esa pizca de inmortalidad…, y el cuarto lugar. ¿Solo el cuarto lugar? No coincido: ganar un meritorio cuarto lugar.

Dos décimas han marginado a Alejandra Zavala de un bronce por demás histórico si se considera que la última medalla mexicana en tiro deportivo (y única) fue en Los Ángeles 1932 con Gustavo Huet; añadamos a eso que cuatro años atrás, en Londres 2012, Ale finalizó en el sitio 18; así, es fácil comprender la dimensión de su desempeño.

Resulta cómodo decir que se quedó en la raya, que no cumplió la meta máxima, que otra vez se vuelve a “caer con la cara al Sol”, que “ya merito”. Nociones, todas ellas, injustas y absurdas. Queremos una cultura de ganadores y no debemos conformarnos con menos que lo máximo. Sin embargo, no por ello puede dejarse de reconocer cuando un representante de nuestro país se supera de esa forma.

Alejandra salió de la competencia al borde de las lágrimas (ya luego lloró cuando nuestro compañero Fernando Schwartz la entrevistó) y no era porque estuviera decepcionada, sino, más bien, por encontrarse emocionada.

Es una disciplina en la que México se ha desarrollado muy poco y donde ese resultado tiene como único precedente la plata de Huet en el lejano 1932.

Caso muy distinto la mala actuación del gimnasta Daniel Corral, la cual nos permitió terminar de asimilar que si una medalla podía conseguir (que también hubiese sido histórica) tenía que haber sido en su mejor momento, en Londres.

Respecto al tiro con arco femenil por equipos, algunas aseveraciones; que Taipei era un adversario de verdad importante; que lo doloroso fue, más bien, tener tan pronta ventaja y desperdiciarla con todo para avanzar a semifinales; y que a veces la crítica es desproporcionada. Finalmente, una especialidad poco conocida unos años atrás en nuestro país, se ha convertido con esta generación de arqueros en todo un clásico de los Olímpicos para México.

¿Las medallas cuándo? Ojalá que ya. Y ojalá que sea justamente en tiro con arco femenil, ahora a nivel individual.
Twitter/albertolati