imagotipo

  • Mar de Penas (ajenas) : Java

Cuando me lo contaron, no podía creerlo…

Es más, sentí estupor.

Resulta que el productor Pedro Damián “invitó” a la prensa a la presentación de su nueva telenovela (cuyo nombre omito en un acto de total congruencia) en un bar de Polanco, pero cuando los informadores ya habían realizado su trabajo, es decir, ya habían sido utilizados, simplemente los “corrió” del lugar y de muy fea forma, porque argumentó, micrófono en mano, que aquello era “una fiesta privada para el elenco y la producción”.

¡Bah! ¿Entonces si es privada para qué invitas a los medios y haces pública la información?

De pena (ajena).

Se trató, sencillamente, de utilizar a los medios y, al grito de “cubres” y te vas, lo que nos hizo recordar el célebre “comes y te vas” que le aplicó Vicente Fox al líder cubano Fidel Castro, dicen que el productor de melodramas pidió a los reporteros que se retiraran del lugar, una vez que, consideró, estos habían realizado su labor.

No se vale. Primero te utilizan, y luego te echan. ¿De qué se trata?

Pero no es el único caso. Hay eventos donde al reportero únicamente lo “invitan” a “cubrir” la alfombra roja, ¿eeeeh? Y te lo advierten: nada más la alfombra, así es que no te me vayas a “colar” al ágape, porque te
¡fusilo!

Deleznable. Causan pena.

Cierta ocasión una chica de una televisora me llamó por teléfono para “invitarnos” a la grabación de un programa en Tlaxcala –¡hasta Tlaxcala!–, pero en el colmo de la desvergüenza me solicitó “de favor” que le pidiera a mi reportero que ya fuera ¡desayunado! , algo que me pareció indignante y, por supuesto, la mandé al caracho.

Se pasan.