imagotipo

3de3 viciada/ Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Espías en conflicto. Serán los ciudadanos los que puedan “denunciar” a sus vecinos si de pronto estrenan un auto. Estarían facultados para pedir que se “investigue con qué lo compró, qué dinero utilizó, qué cheque dio, qué depósito”. Y si en efecto se descubre que el vehículo fue adquirido con dinero “ilícito”, el denunciante obtendrá el “10 por ciento de comisión”. Sin duda, el gran negocio de convertirse en “cazador de brujas”.

Por supuesto, aprobar algo así es colocarse en la inconstitucionalidad y la Suprema Corte de Justicia estaría obligada a desechar el o los artículos que contengan las “facultades ciudadanas”. ¿Usted lo sabía? Confieso que yo no. Lo que le relato y que ayer desveló Emilio Gamboa, se encuentra en la “letra chiquita” de la iniciativa ciudadana 3de3, que a lo mejor en su original no contemplaba esta medida y los senadores del PAN y el PRD se la añadieron.

Sea como fuere, así está el texto y de aprobarse todos y cada uno de nuestros vecinos se convertiría en “un espía” para combatir la corrupción. ¿Podríamos vivir tranquilos?… supongo que no. Porque con el simple hecho de no caerle bien al vecino o no compartir su forma de pensar, tendríamos un enemigo en casa.

¿A dónde nos lleva lo expresado por Gamboa? Al nuevo freno de mano en el proceso que se sigue para la aprobación de las 7 leyes -no las 7 casas- que conformarían el Sistema Nacional Anticorrupción. Seguramente hoy, los senadores del PAN y del PRD tergiversarán de nueva cuenta las cosas y exclamarán: “¡Lo dijimos: El PRI se opone a combatir la corrupción!”.