imagotipo

400 años de la muerte de Miguel de Cervantes / Libertad bajo Palabra / Pedro de León Mojarro

  • Pedro de León Mojarro

“Cambiar el mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía, sino justicia”

Miguel de Cervantes.

El escritor, dibujante, pintor, diplomático y académico mexicano Fernando del Paso, la semana pasada fue galardonado con el “Premio Miguel de Cervantes” que se entrega desde 1976 a los escritores españoles o hispanoamericanos que hayan contribuido con su obra a enriquecer el patrimonio de la lengua española.

Premio que también han recibido otros cinco escritores mexicanos, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Sergio Pitol, José Emilio Pacheco y la muy querida Elenita Poniatowska.

Fernando del Paso fue duro en su discurso, al afirmar que “Las cosas no han cambiado en México, sino para empeorar, continúan los atracos, discriminación, la impunidad, y el cinismo. Criticar a mi país en un país extranjero me da vergüenza… no denunciarlo eso sí que me daría más vergüenza”. No obstante, estando o no de acuerdo con él, la felicitación no es regateable, por su aportación a la literatura mexicana.

Fue un 22 de abril de 1616, hace 400 años, cuando falleciera Miguel Cervantes de Saavedra, autor de la mundialmente reconocida obra “Don Quijote de la Mancha” quien fuera soldado, novelista, poeta y dramaturgo español, que hasta la fecha es considerado como la máxima figura de la literatura española.

Es por eso que hoy, lectora, lector queridos, en los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes, quiero compartirles algunos fragmentos de la carta que Don Quijote de la Mancha le enviara a su inseparable amigo Sancho Panza cuando se convirtiera en gobernador de la Ínsula Barataria, a pesar de no saber leer ni escribir:

“…Para ganar la voluntad del pueblo que gobiernas, entre otras has de hacer dos cosas: la una, ser bien criado con todos, aunque esto ya otra vez te lo he dicho; y la otra, procurar la abundancia de los mantenimientos, que no hay cosa que más fatigue el corazón de los pobres que la hambre y la carestía”.

“…Sé padre de las virtudes y padrastro de los vicios. No seas siempre riguroso, ni siempre blando, y escoge el medio entre estos dos extremos, que en esto está el punto de la discreción”.

“…Visita las cárceles, las carnicerías y las plazas, que la presencia del gobernador en lugares tales es de mucha importancia”.

“…No te muestres, aunque por ventura lo seas, lo cual yo no creo, codicioso, mujeriego ni glotón; porque en sabiendo el pueblo y los que te tratan tu inclinación determinada, por allí te darán batería, hasta derribarte en el profundo de la perdición”.

“…Escribe a tus señores y muéstrateles agradecido, que la ingratitud es hija de la soberbia y uno de los mayores pecados que se sabe, y la persona que es agradecida a los que bien le han hecho da indicio que también lo será a Dios, que tantos bienes le hizo y de contino le hace”.

Así es como 4 centenarios después sigue vigente la obra del “ingenioso Hidalgo Don Quijote de la mancha” además de ser una obra universal de la lengua española, contiene mensajes que han trascendido a través del tiempo sobre virtudes y valores como el trabajo, la perseverancia, la lealtad, el honor, el amor, que los hombres debemos practicar y difundir.

P.D. Si la corrupción somos todos, la solución somos todos. Lamentablemente las leyes reglamentarias del Sistema Nacional Anticorrupción y la iniciativa 3 de 3, seguirán siendo platos de segunda mesa, hasta que la movilización y la organizaron ciudadana, se hagan respetar.

Facebook: Pedro de León Mojarro    twitter:@Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx

*Miembro de Unidos Podemos A.C.