imagotipo

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Pokemon es una franquicia, que originalmente comenzó como un videojuego RPG, pero debido a su popularidad ha logrado expandirse a otros medios de entretenimiento como series de televisión, juegos de cartas, ropa, entre otros, convirtiéndose en una marca que es reconocida en el mercado mundial. Las ventas de videojuegos hasta el 1 de diciembre de 2006, habían alcanzado una cantidad de 175 millones de ejemplares (incluyendo la venta de la versión Pikachu de la consola Nintendo 64), logrando ocupar el segundo lugar de las sagas de videojuegos más vendidos de Nintendo. La franquicia celebró su décimo aniversario el 27 de febrero de 2006. La saga de videojuegos es desarrollada por la compañía programadora de software japonesa Game Freak, con personajes creados por Satoshi Tajiri para la empresa de juguetes Creatures Inc., y a su vez distribuida por Nintendo. La misión en estos juegos es capturar y entrenar a los Pokemon (criaturas cuya denominación da nombre al juego), que hasta la fecha alcanzan el número de 721. La posibilidad de intercambiarlos le hizo conseguir una popularidad que se plasmó en un éxito de ventas y la consiguiente aparición de una serie animada, películas y diverso merchandising como peluches, juguetes y cartas. La producción de los videojuegos, serie de anime y demás material para su distribución en occidente fue realizada en Estados Unidos por 4Kids Entertainment hasta noviembre de 2005, momento en que decidió no renovar su contrato con Pokemon USA, (una subsidiaria de Pokemon Company). Actualmente ésta supervisa todo lo referente al material de Pokemon en su distribución en occidente. La palabra Pokemon es la contracción romanizada de la marca japonesa Pocket Monsters, literalmente “monstruos de bolsillo”, como tales contracciones son muy comunes en Japón. En inglés, la palabra se escribe Pokemon con tilde en acento agudo, a pesar de que este signo no existe en el uso habitual de este idioma. Esto se debe a que al unir las palabras Pocket Monster se obtuvo Poke-Mon. El problema es que, según las normas del inglés, esto se pronunciaría como poukmon. En muy pocos otros casos (como maté que se pronuncia /mátei/ y quiere decir mate) se puede poner en inglés un acento en la “e” para que ésta se pronuncie, resultando así el nombre “Pokemon”. En español se puede usar la transcripción rōmaji que prescinde del acento por razones ortográficas, si bien en el uso comercial habitualmente aparece usando tilde. Sobre la pronunciación de los hispanohablantes en el caso de América Latina, por el doblaje del anime, que suele ser más cercano al estadunidense, se pronuncia /pokemón/. El término Pokemon, además de referirse a la franquicia en sí, puede aludir colectivamente a las 721 especies ficticias que han aparecido en los diversos medios de la franquicia. Como marca registrada es invariable: los Pokemon. Como voz lexicalizada, ya escrita en minúscula y sin tilde, si nos atenemos a su pronunciación original, pluralizaría según la RAE en -es: los Pokemones. Cuando el creador, Satoshi Tajiri, era joven, uno de sus pasatiempos favoritos era la recolección y colección de insectos. Tajiri se dirigió a la ciudad de Tokio a estudiar, ya que su padre quería que fuese ingeniero. Sin embargo, a Tajiri no le agradaba la idea de estudiar y se dedicaba más a pasatiempos como los videojuegos. Pasó un tiempo y Tajiri llegó a trabajar como jugador de prueba de algunos juegos para revistas, junto a Ken Sugimori, con quien hizo una gran amistad. En 1989 crearon una revista llamada Game Freak. Con el éxito de la consola NES, los dos decidieron crear algo innovador para la consola, y Tajiri decidió hacer que Game Freak se convirtiera en una compañía. Comenzó a trabajar en un juego de rompecabezas llamado Mendel Palace (conocido en Japón como Quinty).
, el cual fue lanzado en 1989, obteniendo buen éxito, lo cual marcó el principio de la historia de la compañía. Al año siguiente, los dos habían decidido crear un juego para la consola Game Boy. Tajiri al ver el Game Link Cable, tuvo la idea de un juego en donde se pudiera transferir información de una Game Boy a otra. Influenciado por sagas como Final Fantasy y Dragon Quest, Tajiri asoció la idea de la metamorfosis. Tajiri creó un RPG en donde los monstruos podrían evolucionar y ser transportados de una consola portátil a otra. El proyecto fue enviado a Nintendo. Mientras que Tajiri era quien tenía la idea principal, Sugimori era el encargado de los diseños de los monstruos. Así mismo, recibieron consejos por parte de Shigeru Miyamoto (creador de Mario Bros.) para mejorar el juego, que en ese entonces recibía el nombre de Capsule Monster. La producción de este proyecto duró cinco años. En aquel tiempo, la consola GameBoy entró en declive por la escasez de nuevos juegos, debido a que la compañía Nintendo ya no tenía más ideas para la consola portátil. Por otro lado, Game Freak estuvo con carencia de acciones y recursos, por lo que su situación entró en jaque. Luego de esto, el proyecto de Tajiri fue renombrado como Pocket Monsters. En febrero de 1996 se lanzaron al mercado Pocket Monsters Aka and Midori (“Red” y “Green”) Inicialmente el juego no tuvo éxito, pero al año, se había llegado a la marca de millón de copias. Al ver esto, Nintendo decidió enviar la serie a occidente. El nombre fue abreviado a Pokemon debido a que había una serie de Mattel conocida como Monster in My Pocket. Los juegos Pokemon Red y Blue se convirtieron en un éxito en los Estados Unidos, con más de 200,000 copias vendidas en la primera semana. El eslogan de la serie en Japón fue ¡Vamos a conseguir Pokemon! el cual se hizo famoso. En los Estados Unidos, esta frase es conocida como “Gotta Catch’em All!”, en Hispanoamérica como “¡Atrápalos ya!”.