imagotipo

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El sentimiento general del mercado se decanta unas veces hacia el optimismo y se conoce como toros a los inversores que son optimistas sobre el futuro del mercado, y otras veces el sentimiento del mercado se decanta hacia el pesimismo y los que tienen un enfoque más conservador para invertir y/o son bajistas se les conoce como osos. Así que si estamos en un ambiente de toros quiere decir que los inversores reconocen que este mercado es potente, que puede responder ante los posibles problemas a largo plazo y además es rentable. El ambiente de los osos representa un mercado con peligrosas caídas de la confianza de los inversores, pero que es muy complicado hasta que el oso se cansa y se tranquiliza, con lo que el mercado se sitúa bajista. Pensad en la naturaleza perezosa del oso y el carácter enérgico y fornido del toro. Bull simboliza la carga hacia adelante con excesiva confianza, mientras que bear simboliza la preparación para el invierno y la hibernación. Pero ¿cómo terminaron las figuras de los toros y osos asociadas con el mundo financiero? En realidad nadie sabe el origen exacto de estos términos relacionados con el mercado de valores, pero os voy a contar algunas curiosas teorías: Los cazadores de osos, dada la gran demanda existente, vendían la piel antes de cazar al oso, (al igual que se hace en las posiciones cortas), con la esperanza de que el precio fuera a la baja desde que la vendían hasta que la entregaban; de ahí el término de “oso” para aquel que abre posiciones pensando que el mercado va a bajar. Aunque se remonta al siglo XVII en el proverbio que no era prudente “vender la piel del oso antes de haber cogido el oso”, en el siglo XVIII el término “piel de oso” se redujo a “mercado bajista” y se aplicó a las acciones que se venden por un especulador. Casi al mismo tiempo el término “toro” hizo su debut y originalmente se refería a una compra especulativa de las acciones en la expectativa de que se elevaría. El primer uso registrado del término se remonta a 1714. El Diccionario Inglés Oxford cita un uso en 1891 del “Bull Market” a largo plazo. El diccionario etimológico relaciona la palabra “toro” a “inflarse, hincharse” y data su connotación del mercado de valores para 1714. En la Inglaterra Isabelina se organizaban extraños combates para entretener al público en los que se ponían a luchar entre sí a un toro contra un oso y se hacían apuestas. De esta lucha del oso contra el toro derivó el término de toros para aquellos que consideran que el mercado va a subir, por simple contraposición al oso en sus batallas circenses. Es la misma historia que durante la fiebre del oro de California, los toros y osos eran arrojados a un ring para pelear como entretenimiento para los mineros. Los modernos mineros actuales son un grupo de corredores de bolsa y profesionales de los servicios financieros. Los toros atacan de abajo a arriba usando sus cuernos, de ahí que se use para tendencias alcistas. Por el contrario los osos atacan con sus zarpas de arriba a abajo, con lo que se usa el término para tendencias bajistas. También dicen que se trata de la postura que tienen estos animales cuando están a cuatro patas: el cuello de los toros tiene un ángulo hacia arriba y el cuello de los osos se inclina hacia abajo. Los toros y osos en términos del mercado de valores se hicieron de uso común entre los financieros en 1720 durante un escándalo financiero conocido como la “Burbuja de los Mares del Sur”, que giraba en torno a un plan de inversión especulativo de la Compañía de Mares del Sur. Sin embargo, otra teoría es que un mercado bajista se refiere a la naturaleza competitiva de dos familias de banqueros famosos: Barings (como en el Barings Bank) y las Bulstrodes.Es así que toda persona que empieza a operar en el mundo bursátil (bolsa de valores) no sabe de dónde viene ni a que se debe el hecho de que a losmovimientos alcista s bursátiles se les llame “toros” (bulls) y a los movimientos
bajistas bursátiles se les llame “osos” (bears).
Como ya casi todos conocemos, los índices y los precios de las acciones van variando dependiendo de la ley de la oferta y la demanda, la compra y la venta. El toro representa al comprador como tendencia alcista, al otro lado representando a los osos la tendencia bajista. El toro transmite fuerza, fortaleza en fundamentos, agresividad en la entrada, al contrario, el oso falta de fundamentos, tranquilidad y malos momentos en el mercado bursátil. Podríamos decir que para invertir en un mercado financiero debemos fijarnos en los momentos osos y momentos toro. Habitualmente se llama “toros” a los inversores que creen que la Bolsa va a subir, y “osos” a los inversores que creen que la Bolsa va a bajar, y por ello toman posiciones bajistas (vendiendo primero para comprar después). Parece que el origen de esta analogía está en la forma de atacar de estos dos animales. Los toros embisten de abajo hacia arriba (similar a un movimiento alcista de las cotizaciones), y los osos atacan moviendo su zarpa de arriba hacia abajo (similar a un movimiento bajista de las cotizaciones). Otras teorías dicen que el llamar osos a los bajistas se debe a que en determinada época los cazadores de osos vendían las pieles con idea de recomprarlas más baratas. porque esperaban que aumentase mucho la oferta de pieles, y eso hiciera caer mucho los precios. Esto concuerda con la expresión “vender la piel del oso antes de cazarlo”, así que es factible que así sea. Un mismo inversor puede ser toro hoy (porque cree que el mercado va a subir a partir de este momento) y oso dentro de un mes (porque en ese momento cree que a partir de ahí lo que va a hacer la Bolsa es bajar), por ejemplo. Esto de los “toros” y los “osos” en realidad no es muy útil, sino más bien algo anecdótico.  ¿Pero a qué se debe que los toros son alcistas y los osos son bajistas? La verdad es que realmente nadie lo sabe, pero como para casi todas las historias, existen diferentes teorías y esta es una de ellas: Al parecer el término bearish (oso) empezó a usarse en Nueva York, cuando aún eran legales las ventas de acciones al descubierto, y entonces era muy popular escuchar el proverbio que decía: “no es prudente vender la piel del oso antes de cazarlo”. Algunas de las teorías por las que se llega a la conclusión de que el oso es bajista se debe a que el oso es un animal noble y conservador, en el invierno, que representa el tiempo más duro donde el frío y la escasez de alimentos son la tónica general, un tiempo duro que será pasajero, pero que ocurrirá sin remedio, al cual el oso está bien adaptado. El oso representa un mercado débil, que intenta liberarse de las peligrosas caídas de la desconfianza de los inversores, hasta que el oso se cansa y tranquiliza y los miedos se agotan. Es entonces el momento de la llegada del toro que lucha por reactivar la bolsa. Ambos se encuentran en una lucha constante. En cambio el toro tiene un carácter enérgico y fornido que simboliza la potencia y la confianza. Su cabeza levantada por encima del cuerpo, el cuello de los toros tiene un ángulo hacia arriba, que representa el mercado alcista, por otro lado el toro al contrario que el oso cuando enviste con sus cuernos lo hace de abajo hacia arriba, y por tanto representa la fuerza que coge al mercado desde abajo y le imprime la fuerza que lo lleva hacia arriba. Al mismo tiempo el término “toro” se hizo también popular y originalmente se refería a una compra especulativa de acciones con la expectativa de que estas subirían con fuerza. Hace muchos años existían espectáculos circenses y se organizaban extraños combates para entretener al público, donde la gente apostaba por el animal que ellos creían más fuerte. En estas luchas eran populares las luchas entre distintos animales, y la más importante era la que enfrentaba entre ellos a un toro contra un oso.
¿Qué es la ictiología?
R: El estudio de los peces
¿Quiénes contendieron en la batalla de Lepanto?
R: La Santa liga (España, Venecia y Estados Pontificios) contra el imperio otomano.

&&&