imagotipo

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Leyenda del canto de las sirenas: Tiene un poder totalmente seductor el canto de la sirena, sale desde lo más profundo de su corazón y según cuentan es la melodía más bella jamás escuchada, pero las sirenas la usan para fines muy oscuros, ellas quieren ahogar a los hombres que enamoran bajo el hechizo de su canto, si el mismo no llegara a funcionarque nunca ocurre, entonces se subirían al barco para que todos las vean y puedan enamorarse de su hermosura, una vez que tienen a alguien con ellas. Entonces lo ahogan y ya son millones los cuerpos de marinos que nunca llegan a tierra firme porque quedan sin vida en la isla de artemisa ahogados por una sirena, lo que sus cantos le daban a los marinos era una canción que podía transmitir todos los placeres del mundo submarino, entonces ellos totalmente hipnotizados y ciegos caían en la trampa de lo que ellas podrían ofrecerles, aunque incluso desde antes ya sepan lo que les esperaba, era totalmente inevitable, al menos que uno pudiera tener un plan inteligente como los que han tenido los grandes héroes. Está el caso de Jasón y los Argonautas cuando tuvieron que atravesar el océano y se vieron oyendo a las sirenas, ellos lo que hicieron para no sucumbir en la trampa de la cual ya se encontraban preparados fue que Orfeo sacó su lira y comenzó a reproducir una bellísima melodía, pero eso no era lo importante, sino que la misma tenía tanto sentimiento y era tan fuerte que resultó ser más fuerte aunque el canto de las sirenas, cuando se hubieron alejado del área en donde ellas se encontraban recién dejó de tocar y todos en la tripulación se salvaron porque estaban muy concentrados oyendo la lira y ni siquiera se dieron cuenta que acababan de estar a solo un centímetro de ser seducidos por las sirenas que estaban esperando poder ahogar a algunos de los marinos durante aquel viaje. Otra leyenda: Los pájaros carpinteros trabajan muy duro para tener un hogar en donde vivir con su familia, por eso es que van haciendo casitas en los árboles y luego pueden dejar allí a sus hijos tranquilos sin que nada malo les pase ni los depredadores los ataquen. Carpintero. En cambio, el tucán nunca tiene sitio para quedarse, siempre está yendo por nuevos lugares y se duerme en ramas de los árboles, ya que ninguna casa sabe hacer como para poder estar más cómodo y dejar de viajar un poco. Un día, se encontraba el tucán volando por los aires y se topó con un pájaro carpintero que se encontraba construyendo una casita para su familia, se sorprendió mucho al ver tan buen trabajo y se quedó hablando con él. Le preguntó el tucán si podría construir una casita para él también cuando termine la de su familia y el pájaro le pidió algo a cambio, pero el trato se llevó adelante. Al terminar la casita familiar comenzó en el árbol de al lado con la casa para su nuevo amigo el tucán, quien a cambio del trabajo que quedó muy bello le dio algunas plumas de su pelaje y las colocó con cuidado sobre la cabeza de este pajarillo que fue feliz con este detalle que hoy en día tanto le gusta lucir, ya que antes solamente el negro y blanco cubrían toda la extensión de su cuerpo. La amistad no terminó aquel día entre estas dos aves de la naturaleza, ya que nunca más se ha visto a un tucán que no tenga donde ir a dormir. Los pájaros carpinteros no se quedan por siempre en las casitas que arman dentro de los árboles y los tucanes en cambio vuelan hasta encontrar una nueva casa sin nadie dentro para poder habitarla y no estar en la intemperie con lo peligroso que puede ser para un tucán. Cuenta la leyenda que el minotauro fue producto del amor entre Pasifae, la esposa del rey Minos y un toro, esto ocasionado por una venganza que el dios Poseidón le había puesto a el rey Minos, porque este ofendido al dios. Otra má: El minotauro era una bestia agresiva y por tal motivo el rey Minos ordenó la construcción de un laberinto de donde nunca pudiera salir el minotauro. Cada cierto tiempo se le ofrecían siete mujeres y siete hombres al minotauro para que este se alimentara, estos sacrificios provenían de Atenas, debido a que el rey Minos obligaba a cumplir con estos sacrificios a la ciudad. Un día el hijo del rey egeo, Teseo se ofreció como sacrificio para el minotauro, entro al laberinto con la intención de matar a la bestia, con la ayuda de la hija del rey Minos logro salir del laberinto gracias a un hilo que ella le había entregado, él había colocado este hilo desde la entrada del laberinto para que de esta forma poder encontrar la salida. Después de salir del laberinto escapo con la hija del rey a la isla de Naxos, donde espero que la joven princesa durmiera para marcharse y abandonarla aun cuando ella lo había salvado.