imagotipo

Arte y academia | Ana María Longi

  • Arte y Academia: Ana María Longgi

Un discurso especial en idioma inglés, se esparce por el mundo. Un mensaje que habla de Paz, de convivencia pacífica, de entendimiento y buenas relaciones en todas las altitudes geográficas del Medio Oriente. Sin embargo, y al mismo tiempo, un bombardeo regional es experimentado por los habitantes con saldos rojos de destrucción y muerte. Mientras que en el lugar del conflicto y de los ataques con aviones militares, tres valientes y jóvenes mujeres musulmanas tratan de trasladar los enseres más necesarios a un sitio menos peligroso. Y es que los impactos y estallidos lo acallan todo: Gritos, súplicas, rezos, y hasta los llantos de un bebé, que una de las mujeres totalmente cubierta con mantos al igual que las otras dos,tratan de poner a salvo.

El escondite da al momento, buenos resultados. Las mujeres reciben a sus maridos quienes se disponen ya a defenderse de los ataques aéreos. Las mutuas muestras de cariño, se convierten en acciones desesperadas y hasta dolorosas. Ellos, los esposos, los hombres de la casa, no esperan más y van a ayudar a sus líderes a enfrentar su destino, en tanto que ellas, débiles, extenuadas, intentan reconstruir momentáneamente sus hogares a base de ollas de comida recalentadas con fuego y tapetes extendidos en el suelo, para tratar de descansar. Así, las mujeres empiezan por liberar su belleza de los abundantes ropajes. Igualmente, bailan, sonríen y levantan al bebé en señal de esperanza y de ayuda divina. Saben que para ellas y sus familias la tranquilidad es casi nula. Inalcanzable. No obstante la madre abraza y alimenta a su bebé y lo eleva en señal de esperanza.

El primer cuestionamiento acerca del espectáculos dancístico “Rosas Transfiguradas”, creado autoralmente y dirigido por el bailarín y coreógrafo Héctor Liceaga, fue quizá contundente. ¿Por qué la Danza Clásica primero y Contemporánea después, han abordado muy frecuentemente las temáticas políticas y sociales de fuerte impacto? ¿Se trata acaso de un recurso de denuncia social diferente pero segura? o es simplemente una manera sencilla y natural de abordar los incontrolables males de la humanidad? Por favor: ¡Hábleme de “Rosas Transfiguradas” !… ¿En qué consiste su real intención estética y narrativa? ¿Cuándo y porqué nació esta temática tan especial? ¿Porqué confió el desarrollo a tres intérpretes femeninas de danza y no a más participantes?.

El proyecto

HÉCTOR LICEAGA.

HÉCTOR LICEAGA.

“Rosas Transfiguradas”, nace de un largo proceso de estudio e investigación tanto dancístico como documental, señala el joven Maestro Liceaga, y continúa: “La obra, representa la primera del repertorio de Balibbah Bellydance -Theater Company y el lenguaje coreográfico constituye una primicia a nivel mundial, ya que resulta de la fusión del bellydance, ballet, danza contemporánea y el teatro y, hasta donde tengo entendido, nunca antes se ha realizado una experiencia con estas características. Ahora bien, la obra, comenzó a gestarse por la relación -desde mi época de estudiante de danza clásica y contemporánea-, con bailarinas de danza árabe con quienes tomé algunas clases.

“Tomando en cuenta que la técnica de la danza árabe o bellydance, es sumamente compleja y muy rica en posibilidades de expresión, ya que es una danza primordialmente femenina, con poderosos movimientos de cadera y columna que las bailarinas han preservado y cultivado desde la época de las culturas Sumeria, Egipcia y Asiria hasta nuestros días. es al mismo tiempo, la suma de una forma de danza que las sacerdotisas solían cultivar como parte del culto de la “Gran Diosa”. Y quizá por toda esta historia que la antecede, el bellydance, en nuestros días se ha restringido a una forma de expresión un tanto acartonada, es decir, limitada a una forma de arte decorativo, cuyas representaciones se abren casi siempre en restaurantes y fiestas privadas.

Para tratar de definirlo mejor, diré que toda bailarina de bellydance interpreta casi invariablemente el personaje de la mujer sexualmente provocativa o que sufre mal de amores. Expresándose, o por lo menos sugerir, que la mujer de medio oriente ha perdido junto con su autoridad religiosa la posibilidad de expresar a través de la danza, la totalidad de su humanidad. “Rosas Transfiguradas”, surge entonces y primeramente, como un intento de exploración estética y de las posibilidades expresivas del bellydance y, posteriormente, y al irme sumergiendo en el tema de la situación de la mujer en medio oriente en general y no solo de la mujer musulmana. me sentí también en la necesidad de proponer un perfil que expresara la difícil situación en la que se encuentran.

“Ahora bien. ¿De dónde procede el interés de los artistas de la danza contemporánea para enfocar conceptos tanto sociales como existenciales? Bueno, tiene que ver con que es una forma de arte que surgió de elaboraciones más estructuradas en la primera mitad del siglo XX en Estados Unidos y Europa, es decir, en medio de las dos grandes guerras. En este contexto fui educado durante mi paso por “Ballet Teatro del Espacio”, por los maestros y directores de la Institución: Gladiola Orozco y Michel Descombey , éste último (qpd), testigo presencial de la Segunda Guerra Mundial. Y curiosamente, capturé o me di cuenta que casi todas las obras de los maestros contienen una dramaturgia que habla de las luchas sociales y existenciales del siglo XX, es decir, que es el producto un trabajo profundo, y muy alejado de la puerilidad de la típica representación del bellydance.

– “Las rosas” y su trasfondo

Héctor Liceaga opinó con toda claridad, que “Rosas Transfiguradas”, constituye a su manera de conciliar, una obra con múltiples niveles de lectura. “Y en esto, afirma, creo, que me sustenté de manera deliberada. Y esto se debe, porque realmente existe toda una amalgama de trasfondos: El religioso, el político y desde luego el estético. Por ejemplo: Las tres intérpretes y colaboradoras en la creación de “Rosas Transfiguradas”, en este caso Angélica Bazán, Andrea Rodríguez y Montserrat Rodríguez, representan no solo a las mujeres que sufren el yugo de un Islam fundamentalista y la política unilateral e imperialista de los EU, sino que incluso, representan una especie de manifestación corporal de las tres facetas de la diosa paleolítica, la Doncella, la Madre y la Vieja, conocidas en la época pre islámica como las tres hijas de Alhá, a quienes el Profeta Mohamed inicialmente había incluido en su sistema religioso y que, posteriormente, excluyó con el simple pretexto de ser de sexo femenino. Aspectos que él mismo calificara como “Versículos Satánicos”.  Maestro Liceaga: Coméntenos, por favor, algunos aspectos de su preparación personal y también la de su esposa y compañera la bella Maestra Angélica Bazán, que incluso, sabemos, proviene de una familia libanesa.

Angélica y la danza

“Con gusto. Empezaré por comentarle que inicié mis estudios de danza clásica y contemporánea en la escuela del Maestro Felipe Méndez, que fue mi maestro de Ballet y con el maestro Jesús Romero, en la disciplina de Danza Contemporánea. Durante mi infancia fui gimnasta. Así que resultó todo un reto el aprendizaje dancístico. Al terminar mis estudios me incorporo durante 10 años a las filas de “Ballet Teatro del Espacio”, donde continuo mi preparación principalmente con las maestras Gladiola Orozco y Solange Leburges, además de otras grandes figuras de la danza como Silvie Renaud, Jorge Cano y Federico Castro entre muchos otros no menos importantes. Es ahí donde me siento impactado y conmovido por la obra del maestro Descombey, a quien siempre consideraré mi principal influencia en el aspecto coreográfico de mi carrera. Durante mi estancia en la compañía conocí a mi compañera de vida, la talentosa bailarina y maestra Angélica Bazán, quien fue una gran motivación para la estructura de “Rosas Transfiguradas”. al resultar invaluable su aportación a la composición de la obra, debido a su amplia experiencia como intérprete de danza de dos de la más importantes compañías cultivadoras de este infinito arte en nuestro país: “Ballet Teatro del Espacio” y “Ballet Independiente”. Centros de cultura dancística, donde Angélica se desempeñó como solista, dotada, además, de gran sensibilidad interpretativa y fuerte temperamento.

– ¿Qué Es Balibbah?

Muchas gracias. Infórmenos asimismo de esa maravilla, me consta, que es el Centro Cultural Dancístico “Balibbah”. ¿Cómo nació esta institución y cuáles son sus proyectos para más adelante?.

“Por supuesto que sí. Empezaré por decirle que después de nuestro paso por Ballet Teatro del Espacio, mi esposa y yo tuvimos la fortuna de encontrarnos con las bailarinas y maestras de danza árabe Andrea Rodríguez y Montserrat Rodríguez, con quienes compartimos el anhelo de construir un proyecto educativo y artístico. Pronto nos dimos cuenta de la necesidad de tener un espacio propio, donde gozáramos de libertad para experimentar e investigar, y es así como surge “Balibbah”, escuela y compañía. El proceso de construcción de la escuela incluye la creación de una nueva técnica de enseñanza de danza árabe, enfocada a formar a bailarinas profesionales con amplias capacidades físico atléticas e interpretativa, es decir artistas capaces no solo de desenvolverse en el tradicional escenario del restaurante o cabaret, sino también en obras mucho más complejas en elaboración y diseño coreográficos, como es: “Rosas Transfiguradas”.

“La currícula de enseñanza incluye -prosigue nuestro artista invitado por El Sol de México-, no solo esta nueva técnica que denominamos Balibbah, también ponemos al alcance de nuestros alumnos clases de danza clásica y contemporánea. La composición de “Rosas Transfiguradas” fue muy especial porque requirió que las bailarinas de árabe Andrea y Montserrat, profundizaran mucho más en el estudio del ballet y la danza contemporánea y el teatro y, que la maestra Angélica Bazán se enfocara en el aprendizaje prácticamente desde cero de la danza árabe. De esta manera, “Rosas Transfiguradas” requirió no solo de la composición de la obra, sino de la formación especializada de las bailarinas concretamente para esta obra, es decir, un proceso de adaptación y aprendizaje de dos años.

Imaginemos imaginar

Maestro Héctor Liceaga. Se me ocurre preguntarle cómo sería la vida de esas “Rosas Transfiguradas” en un espacio geográfico como Nueva York. A su manera de ver. Qué sería lo que las tres mujeres de esta narración dancística harían en tal caso. ¿Se comportarían igual? ¿Qué cultivarían y que desecharían de su propio formato cultural? Se lo pregunto, porque al fin y al cabo las protagonistas son un poco o un mucho más “nómadas”, que se ven obligadas a huir constantemente para sobrevivir. ¿Podría imaginarlo? ¿Consideraría quizá una sugerencia interesante transfigurarlas así, e incluso agregar a la obra esta posibilidad?

Un beso… Y hasta la próxima charla

anamarialongi@gmail.com

/arm