imagotipo

El incremento de las tasas de interés: sus implicaciones / Horizonte Económico / Luis G. Alvarez Tostado Valdivia

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

El incremento de las tasas de interés: sus implicaciones

El pasado martes 16 de diciembre la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) elevó las tasa de interés de referencia en un cuarto de punto, ubicándolo ente 0.25% y 0.5%, éste se vuelve un hecho histórico, ya que desde septiembre del 2006 fue el último aumento que se dio a dicha tasa y a partir de entonces existieron bajas hasta llegar al 16 de diciembre del 2008 cuando se ubicó entre el 0% y el 0.25% ubicándose ahí hasta ahora, en otras palabras la política monetaria de Estados Unidos en cuanto a la tasa de interés no había sufrido ningún cambio desde hace siete años, por lo que se espera que en diciembre del 2016 se ubique en 1.4% y se tiene el objetivo de llegar a una tasa de referencia del 3%.

La tasa de interés de referencia es el costo del dinero de corto plazo, es el interés que cobran los bancos entre sí en préstamos de un día para otro. Esta tasa se convierte en un costo para los bancos, por lo que lo transfieren a los diferentes créditos como las tarjetas de crédito, préstamos hipotecarios y de vehículos.

La lógica económica que utilizó la Fed para mantener la tasa de interés sumamente baja y sin cambio durante mucho tiempo fue que cuando se tiene una recesión muy importante provocada por la llamada crisis financiera por los créditos hipotecarios, la cual causó la quiebra de uno de los bancos más importantes de nuestro vecino del norte, el banco Lehman Brothers, además de que con dichas tasas se intentaba incentivar los sectores más importantes de la economía como lo son el sector hipotecario y el automotriz, y en general se quería generar incentivos para aumentar la producción y por lo tanto la reactivación económica.

La reacción inmediata del Banco de México fue incrementar la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIR) en la misma magnitud que en Estados Unidos, es decir, un cuarto de punto, por lo que se ubicó en 3.25%; ésta es la primera implicación directa de dicho movimiento.

La teoría económica, en particular la teoría monetaria, nos dice que la función de la demanda de dinero depende de la tasa de interés, un aumento en la tasa de interés disminuye la demanda del dinero, pues si entendemos la tasa de interés como el precio o costo del dinero, cuando aumenta el precio disminuye la demanda.

El incremento de las tasas de interés tiene las siguientes implicaciones: disminuye el consumo, pues parte del consumo se realiza a través de las tarjetas de crédito que se dejan de utilizar al aumentar las tasas, y la inversión también decrece, pues más proyectos de inversión se vuelven inviables por las tasas de interés altas, por lo que disminuye la demanda agregada.

La política del Banco de México de seguir a la Fed tiene el claro objetivo de intentar retener las inversiones de extranjeros en el país, ya que siempre será más seguro invertir en Estados Unidos, pues su economía y su sistema político son más sólidos, por lo que el riesgo país de pérdida es mínimo. Para los ahorradores en México es un incentivo el que las tasas aumenten, por lo que se prefiere ahorrar que consumir.

Otra repercusión importante es que en un país con deuda tanto externa como interna, un incremento en las tasas de interés incrementa la presión financiera para el pago, a nivel internacional hay que pagar más a los acreedores y a nivel nacional los ahorradores tienen un mayor pago el cual necesariamente tiene que salir del presupuesto aprobado, por lo que se presionan las finanzas y el déficit público puede incrementarse de manera importante.

Se dieron análisis que decían que no habría incrementos en los montos a pagar de los créditos, pues la mayoría estaban fijos en el tiempo, si bien es cierto esto, el incremento en la TIIR le pega de manera directa a los intereses de las tarjetas de crédito, pues la estimación siempre es TIIR más algunos puntos más, por lo que la repercusión es directa, quizás en algunos créditos como el de casa y el de automóvil no se vean afectados en el corto plazo, pero si continúan las alzas como se prevé, los nuevos créditos tendrán que ser a tasas variables o se tendrá que incorporar este costo de alguna manera, por lo que sí se afectará los diferentes tipos de créditos.

Ojalá que el mercado de dinero absorba pronto el alza de las tasas y no afecte tanto a la demanda agregada, pues si no comenzaremos el 2016 con mucha incertidumbre.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado