imagotipo

A cuenta de y por cuenta de | ¿Cómo dijo? | Ricardo Espinosa

  • Cómo dijo: Ricardo Espinosa

“El ladrón sometió a los empleados a punta de pistola…”, así decía la nota periodística que daba cuenta de un asalto a una “tienda de conveniencia”. (A cierto tipo de negocios de compra rápida, se les llama tiendas de conveniencia, como queriendo decir que en las demás no es conveniente comprar).

El hecho es que el asaltante mantuvo a los empleados a raya amenazándolos con una pistola, pero no “a punta de pistola” por la sencilla razón de que las pistolas no tienen punta.

En todo caso sería “a punta de cuchillo” o de perdido de un puñal o una navaja, porque esos sí son puntiagudos, pero si la acción se hizo con una pistola, es conveniente que busquemos una manera más adecuada de decirlo.

Aquí le tengo algunas otras expresiones como ésa, que con frecuencia usamos equivocadamente:

Por ejemplo, a veces se nos cruzan las expresiones “a cuenta de” y “por cuenta de” siendo que tienen significados muy distintos. Es muy diferente decir de un tipo está gastando dinero “a cuenta de” su sueldo, que hablar de otro que “está viajando por cuenta de su empresa”.

Lo que gaste el sujeto a cuenta de su sueldo, a la hora del pago le van a descontar todo lo que haya gastado. En cambio al que viajó “por cuenta de la empresa”, nada le va a costar en lo personal, porque la empresa paga todo.

Es correcto que un cronista futbolístico que está en las tribunas diga “vámonos a nivel de cancha para una entrevista con los jugadores”. Es correcto porque si él está en la tribuna, tendrá que instalarse al nivel de la cancha para interceptar a los jugadores que quiera entrevistar.

Lo que no es correcto sería decir, por ejemplo “el asunto se trató a nivel de subsecretarios”. En ese caso lo que debe decirse es que “el asunto será tratado por los subsecretarios” porque si no, lo que estaríamos haciendo sería rebajar a los señores, como si estuvieron a un nivel inferior, con relación a otros.

A raíz de que se usa la locución “a raíz de…”, no es recomendable aplicar ésta en lugar de “debido a” ni de “por causa de” aún cuando el Diccionario de la Lengua Española señala que con frecuencia se le da ese uso. O sea que por ejemplo, la frase “no quisieron jugar la semana pasada, a raíz de diferencias económicas” no se considera adecuada. Otras expresiones parecidas que provocan fácil confusión son “a merced de” y “merced a” cuyo significado es diferente en uno y otro caso y por lo tanto conviene distinguir muy bien. Una cosa es por ejemplo “estar a merced de la lluvia y el viento” y otra muy diferente es “terminó sus estudios merced a una beca que le otorgó la universidad”.  “Estar a merced de…” significa estar dominado o sometido por algo o alguien, mientras que el que terminó sus estudios “merced a una beca” pues quiere decir que lo hizo “gracias a” o “con la ayuda de” esa beca.

Ya nada más le señalo que la expresión “a lo que se ve” no es adecuada. La forma recomendada es “por lo que se ve”.

Consultorio Verbal

Comodijo2@hotmail.com

Monterrey, N.L.

PREGUNTA DEL PÚBLICO: La Sra. Talavera pregunta: Muy frecuentemente me encuentro con frases como: “vamos a irlo a llevar” en vez de decir “vamos a ir a llevarlo” ¿Cuál es la forma correcta? Y otra cosa: ¿Por qué “fió” y rió” llevan acento y “dio” no lleva?

RESPUESTA: En los casos que usted cita, el pronombre debe ir junto el verbo cuya acción recae sobre el sujeto. Por ejemplo en “Vamos a irlo a llevar” o “vamos a ir a llevarlo” lo correcto es esto último porque el pronombre LO va junto al sujeto que se va a llevar. Fió y Rió deben llevar acento porque si no lo llevaran se podrían confundir con RÍO o con FÍO. En el caso de DIO no necesita el acento porque DÍO con acento en la Í no quiere decir nada.

AHORA PREGUNTO: ¿Qué es un prosélito?

a.- Un sirviente.

b.- Un partidario.

c.- Uno que no tiene patria.

d.- El maestro más antiguo.

RESPUESTA B.- El prosélito es el partidario que se gana para una religión, un partido o cualquiera otra facción.

Sabia frase para terminar: La mejor manera de crecer, es rodearme de personas que sean más listas que yo. Hasta la próxima.

/arm