imagotipo

A la hoguera / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

“Si la percepción es que promuevo la censura en las redes sociales y en la internet, quemo la iniciativa y empezamos de cero”, me dijo ayer el senador Omar Fayad Meneses después de haber leído en este mismo espacio la crítica a su Ley Fayad.

Soy usuario de las redes sociales y mi intención jamás fue la de colocar bozal en el uso de las herramientas cibernéticas, comentó. Y estableció que su búsqueda es la de tipificar delitos inexistentes en el Código Nacional de Procedimientos Penales y en los códigos penales estatales, porque el uso de internet por parte de adultos para engañar a menores de edad se ha multiplicado al igual que la pornografía infantil y el robo de datos. “Esas acciones no están contempladas como delitos en ninguna legislación”.

Qué bueno que el senador por Hidalgo haga pública su posición y deje en claro que no pretende censurar el uso de las redes sociales y menos que desde Los Pinos le hubieran ordenado hacer una propuesta que no hizo. “Se malinterpretó el contenido de la iniciativa. Por eso mejor la quemo, la mando a la hoguera y presento una nueva que no se preste a malas concepciones”, insiste.

Aprovechando la oportunidad, Fayad Meneses expresó que el debate de la legalización de la marihuana se hace “por la puerta trasera”, porque desde hace más de un lustro está permitido su uso para fines lúdicos. “Si quieren hablar del tema, hay que entrarle de lleno y analizar desde la siembra, la cosecha, el transporte y la comercialización. Si no se hace así, todo lo que se diga es un falso debate”.

Por lo pronto, lo ayudo a quemar su iniciativa bozal.